Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las protestas diplomáticas no significan nada si no se actúa contra la expansión de los asentamientos israelíes

Una vista general muestra el asentamiento israelí de Givat Zeev, cerca de la ciudad palestina de Ramallah, en la Cisjordania ocupada, el 28 de octubre de 2021 [AHMAD GHARABLI/AFP/Getty Images].

Una protesta diplomática de los embajadores europeos contra la expansión de los asentamientos israelíes fue percibida como un ataque al propio Estado por la subdirectora general de su Ministerio de Asuntos Exteriores, Aliza Bin Noun, en diciembre, según han informado los medios de comunicación locales.

Según Bin Noun, las quejas eran improcedentes porque Israel está "haciendo gestos hacia la Autoridad Palestina". Eso es lenguaje diplomático para decir que "el gobierno israelí está haciendo todo lo posible para impedir que los palestinos tengan la más mínima oportunidad de defender sus derechos políticos". Sin embargo, "si 16 representantes se presentan con quejas, es como un ataque", dijo un diplomático israelí no identificado al Jerusalem Post.

"Paralelamente al calentamiento de las relaciones, a veces los europeos presentan posturas y reclamaciones de un modo que no es aceptable para nosotros, y lo correcto es responderles de forma clara e incisiva, aunque esa respuesta sea desagradable para los oídos europeos", añadió el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, Lior Haiat.

LEER: A pesar de su armamento de última generación, el ejército de ocupación israelí es más débil que nunca

Israel intensifica su respuesta a las críticas de forma paralela a cómo intensifica su expansión colonial en territorio palestino. Por supuesto, la más mínima oposición a la expansión de los asentamientos no será una buena noticia para Israel, pero la excesiva hostilidad expresada contra los embajadores europeos está fuera de lugar, especialmente teniendo en cuenta que Europa siempre ha priorizado sus relaciones con Israel sobre su apoyo retórico a Palestina. Lo único que señalaron los diplomáticos europeos es que las acciones de Israel vulneran el derecho internacional, algo que todo el mundo conoce y con lo que se siente cómodo, a pesar del apoyo declarado a los derechos palestinos.

Israel aprueba miles de unidades de asentamientos ilegales - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Gritar "me estáis cabreando" -como se dice que Bin Noun dijo a los europeos que se aferraban fielmente a la política de criticar sin pedir responsabilidades- es llevar el desacuerdo diplomático a un extremo melodramático. Pero entonces, Israel siempre ha exagerado su percepción de las supuestas amenazas, sabiendo muy bien que la mayor amenaza a la que se enfrenta es la que se creó cuando se estableció mediante el terrorismo contra las autoridades del Mandato Británico y la limpieza étnica de los palestinos, seguida del adoctrinamiento de su población de colonos.

La protesta diplomática europea habría sido formidable si la política europea no fuera pro-israelí. La expansión de los asentamientos, aunque perjudica a los palestinos, es también la violación preferida para criticar. El consenso internacional sobre la vulneración de Israel en este sentido ha unificado las críticas tanto como la inacción internacional.

El pasado mes de diciembre, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, expresó su satisfacción por el hecho de que Estados Unidos ya no sea tan vociferante en sus críticas a la expansión de los asentamientos, salvo cuando surge la necesidad de inyectar algún grado de importancia en el compromiso de los dos Estados. Esto no es una sorpresa, dado que el presidente estadounidense Joe Biden ha decidido mantener ambas posturas: el compromiso de los dos estados y las concesiones que la administración Trump otorgó a Israel.

Si hubiera un esfuerzo colectivo y unificado para hacer que Israel rinda cuentas por su expansión de los asentamientos, que la Corte Penal Internacional ha declarado como un crimen de guerra, entonces la reciente postura de los diplomáticos europeos habría valido la pena. Sin embargo, el único esfuerzo en el que ha invertido la comunidad internacional es la protección del proyecto colonial de Israel.

La tendencia de los aliados de Israel a elegir la violación más reciente y a pronunciarse al mismo tiempo que disocian las acciones ilegales del objetivo final de Israel es a lo que el Estado de ocupación está acostumbrado y pretende ponerse a la defensiva. En última instancia, estas muestras de intimidación sólo refuerzan el statu quo decidido por Israel; las críticas sin acción son una buena obra teatral que desvía el foco de atención de las realidades que sufren los palestinos como resultado de la expansión colonial.

LEER: El apartheid de Israel debe tener consecuencias para el Estado colonial

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines