Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La plantación de árboles en el Néguev no es una "forestación", se trata de limpieza étnica

La policía israelí detiene a un hombre mientras los beduinos protestan en el pueblo de Sawe al-Atrash, en el sur de Israel, en el desierto de Neguev, contra un proyecto de forestación del Fondo Nacional Judío (JNF), el 12 de enero de 2022. [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images]

Tras las protestas masivas de los residentes árabes y las amenazas de los parlamentarios árabes, el gobierno de ocupación israelí decidió el miércoles suspender el importante proyecto del Fondo Nacional Judío (JNF) de plantar árboles en el Néguev. El JNF es un organismo cuasi-gubernamental que supervisa el trece por ciento de la tierra en Israel para ser utilizada exclusivamente por los judíos. El domingo comenzó su proyecto de plantación; con un valor de 150 millones de NIS (48 millones de dólares) se pretende forestar grandes extensiones de tierra en el Néguev bajo la supervisión de la Autoridad de Tierras de Israel.

El gobierno israelí afirma que se trata de tierras de propiedad estatal, a pesar de que incluyen muchas aldeas árabes, que el gobierno nunca ha reconocido, por lo que siguen desconectadas de los servicios públicos, como las redes de agua y alcantarillado, la red eléctrica y el acceso a las telecomunicaciones. Sin embargo, los israelíes de izquierdas afirman que se trata de tierras que son el centro de una disputa entre el gobierno y los residentes árabes locales. Los palestinos locales saben que es su tierra en la que han vivido durante siglos.

Plantar árboles y convertir el desierto en una zona verde y de cultivo es algo bueno de lo que todos deberían alegrarse. Entonces, ¿por qué se oponen los árabes palestinos locales?

A partir de la década de 1940, los sionistas ocuparon Palestina y expulsaron a la población local en gran número, sustituyéndola por inmigrantes judíos que asumieron la "propiedad" de la tierra y los hogares palestinos. Algunos palestinos se resistieron a la violenta limpieza étnica; otros se trasladaron a zonas cercanas; otros huyeron a zonas que no habían sido ocupadas en 1948; y otros huyeron del país por completo.

LEER: Se necesitan comités populares para hacer frente a los colonos ilegales israelíes

Desde entonces, el Estado ocupante trata a los inmigrantes judíos como auténticos ciudadanos, mientras que los habitantes originales que consiguieron permanecer en sus hogares en la tierra ocupada desde 1948 son residentes "no reconocidos" o, en el mejor de los casos, ciudadanos de segunda clase. Se les denomina israelíes árabes.

En esa época, el JNF llevó a cabo proyectos de forestación en grandes áreas de la tierra ocupada, incluso en las ruinas de las aldeas palestinas desiertas, con el fin de cambiar los hechos sobre el terreno y convertir a Palestina en Israel. Mi vecino Mustafa Abul Qumsan, de 86 años, fue expulsado de su pueblo en 1948, cuando tenía 12 años. "Años después de la ocupación", me dijo, "fui a visitar mi pueblo. No encontré nuestras casas. Encontré un bosque".

Los residentes árabes palestinos de Israel saben por experiencia que los proyectos de forestación se utilizan para cubrir las pruebas de la limpieza étnica de los palestinos locales. Por lo tanto, independientemente de las razones económicas o medioambientales de la forestación en el Néguev, el objetivo principal es reforzar el control de Israel sobre la tierra ocupada ante la posible expansión de la población árabe palestina local en la zona.

Israel lleva desde 1948 intentando expulsar a la población local de las zonas de la Palestina ocupada, especialmente del Néguev. En algunas zonas, los expulsa por la fuerza o derriba sus casas. El pueblo "no reconocido" de Al Araqib, por ejemplo, ha sido demolido por los israelíes más de 150 veces desde 2011, y reconstruido por sus residentes en cada ocasión.

Para persuadir a los árabes de que abandonen sus aldeas -y dar a la limpieza étnica un barniz brillante- Israel ha propuesto en varias ocasiones que se trasladen a zonas urbanizadas con bloques de altura donde puedan disfrutar de servicios públicos. Todas estas propuestas han sido rechazadas, porque la población local sabe que son una treta para desarraigarlos de su propia tierra. Los funcionarios israelíes se oponen a ello, por supuesto.

Policías israelíes montan guardia mientras las excavadoras trabajan durante una protesta de los beduinos en la aldea de Sawe al-Atrash, en el sur de Israel, en el desierto de Neguev, contra un proyecto de forestación del Fondo Nacional Judío (JNF), el 12 de enero de 2022. [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images]

"No hay expulsión", dijo Alon Tal MK al Times of Israel. "Son tierras nacionales; tenemos derecho a protegerlas para todos los ciudadanos, y una forma de hacerlo es plantando árboles". Ha supervisado la forestación en el JNF durante más de una década. "La Autoridad de Tierras de Israel quiere conservar la tierra, que es su trabajo. Los beduinos [palestinos del Néguev] son ocupantes ilegales, y una forma de hacer que dejen de hacerlo es plantando árboles". Las palabras del miembro de la Knesset dejan al descubierto la verdadera intención del plan de forestación del gobierno israelí y del JNF.

Los palestinos del Néguev vivieron pacíficamente en su tierra durante siglos antes de la ocupación israelí. Su sola presencia significaba la propiedad; no necesitaban ni tenían (en la mayoría de los casos) documentación para demostrarlo. El Estado ocupante, sin embargo, exige ver esa prueba de propiedad. Ha impuesto muchas leyes opresivas destinadas a despojar a los palestinos de sus derechos de propiedad, y sabe perfectamente que la mayoría de los habitantes del Néguev no tienen títulos de propiedad ni documentos similares.

Desde la década de 1970, decenas de árabes palestinos han acudido a los tribunales para intentar demostrar la propiedad de sus tierras. Han perdido sus casos o los tribunales han retrasado el proceso. Mientras tanto, las autoridades de ocupación han acelerado el robo de las tierras destruyendo los pueblos no reconocidos, empeorando las condiciones de vida, bloqueando la construcción de nuevas viviendas y llevando a cabo proyectos de forestación y urbanización.

LEER: El apartheid de Israel debe tener consecuencias para el Estado colonial

"En la actualidad, hay unos 125.000 acres de tierra disputada", explicó Hanna Noach, que codirige el Foro de Coexistencia del Néguev, de izquierdas. "Los beduinos son convocados a los tribunales y se les pide que demuestren su propiedad, pero aparte de la tradición oral, a menudo no tienen nada que demostrar".

El aspecto ideológico de esta nueva y vieja apropiación de tierras es evidente. El ultraderechista Itamar Ben Gvir es parlamentario y jefe del partido Otzma Yehudit, abiertamente antiárabe. La forestación es una herramienta para la limpieza étnica de Palestina por parte de Israel, no un objetivo en sí mismo.

"Hoy, la orden del día es llegar al Néguev y participar en la importante mitzvah [mandamiento] de luchar por la Tierra de Israel", dijo el Jerusalem Post. Añadió que ha hablado con una autoridad religiosa-sionista, el rabino Dov Lior, antiguo rabino jefe de Hebrón y Kiryat Arba, "que dictaminó que estaba permitido plantar árboles para la lucha por la Tierra de Israel, y pidió a todos los miembros de la Knesset que vinieran al Néguev para hacer florecer el desierto".

Según el Ministro de Comunicaciones israelí, Yoaz Hendel, escribió en Facebook: "Hay muchas zonas en el país en las que, cuando no se cultiva la tierra, se pierde... En vísperas de Tu Bishvat [una fiesta judía que se celebra como día de concienciación ecológica], hay que reconocer que la agricultura es la solución en todas partes, y así se hará también este año".

Las intenciones de Israel son muy claras. Quiere la mayor cantidad posible de tierra palestina, con el menor número posible de palestinos viviendo en ella. De eso se trata la forestación. La ecología y el medio ambiente no tienen nada que ver. Los palestinos lo entienden; todos lo vemos; pero nadie hace nada para detenerlo, dejando que los residentes locales se enfrenten a las autoridades de ocupación israelíes por su cuenta mientras la comunidad internacional cómplice se sienta a observar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines