Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La otra cara de Afganistán: vidas enganchadas a las drogas

Drogadictos afganos fuman heroína en una calle de Jalalabad, Afganistán, el 18 de julio de 2017 [NOORULLAH SHIRZADA/AFP/Getty Images].

Cruzarse con drogadictos mientras se pasea por las calles de la ciudad afgana de Herat no es nada fuera de lo común; el país es el segundo en producción de opio, informa la Agencia de Noticias Anadolu.

La autoridad de los talibanes se deja sentir en cada rincón de Herat, en el noroeste del país, y los adictos, semiconscientes, están desconectados de la realidad, vagando en sus propios mundos separados.

No sólo bajo los puentes, los callejones o las callejuelas se pueden encontrar adictos, ya que también se les puede encontrar entre los altísimos minaretes de Musalla, las ruinas de un complejo religioso del siglo XIII.

Lo que los adictos tienen en común es que consumen drogas sintéticas fabricadas en laboratorio, como la heroína y la metanfetamina.

En declaraciones a la Agencia Anadolu, los toxicómanos afirmaron que las drogas sintéticas son difíciles de conseguir en Afganistán y que la primera vez que se encontraron con ellas fue en el vecino Irán.

Cabe destacar también que los adictos, que en su mayoría se reúnen en pequeños grupos de hasta tres personas, se juntan en los centros de las ciudades y continúan con sus adicciones sin ninguna intervención.

LEER: Una delegación talibán se reúne con figuras de la oposición afgana en Irán

Muchos de ellos duermen bajo los puentes, en calles desiertas o en las esquinas. Algunos ganan dinero ayudando en panaderías o verdulerías, trabajando en la construcción o recogiendo papel y residuos para reciclar, mientras que otros admiten haber robado o mendigado.

Entre los adictos hay personas de todas las edades; aunque es raro, también hay mujeres drogadictas. Entre los adictos hay personas educadas, que alguna vez tuvieron trabajos respetables.

Con los dientes podridos, la piel arrugada y los ojos inyectados en sangre, tienen la mirada perdida y viven semidesnudos con la ropa rota y sucia. Todos tienen historias muy parecidas a las de sus compañeros, que incluyen la pérdida de la familia, la riqueza o la respetabilidad.

Mientras los coches y los camiones fluyen a su alrededor, decenas de adictos se sientan en una glorieta en medio de un bulevar de doble sentido y se envenenan con drogas, mientras ocultan sus cuerpos bajo telas, como mantas.

Una mujer sentada en el arcén con otros adictos deja sin respuesta las preguntas y se limita a mirar con ojos inexpresivos. Por no hablar de responder a las preguntas, la mayoría de los adictos ahuyentan agresivamente a cualquiera que haga preguntas. Sólo unos pocos responden a las preguntas, hablando con frases cortas, como si estuvieran a su pesar.

Vida familiar destruida

Inyectándose heroína junto a un montón de basura está Fairuz Mohammad Ashaf, de 57 años, que dijo haber vivido en la capital de Irán, Teherán, durante dos años junto a su mujer y sus tres hijos, y que luego se instaló en Alemania.

LEER: El Reino Unido financió una empresa con un millón de dólares para desanimar a los afganos a emigrar, según un informe

Comenzó a abusar de la droga hace una década en Teherán, mientras trabajaba allí como sastre, relató, y añadió: "Con el tiempo, pensé que tenía que conseguir más heroína para hacer mejor mi trabajo. Ese fue mi fin".

Su familia se desmoronó después de dos años en Alemania, dijo Ashaf, y finalmente regresó a Afganistán, una decisión que, según dijo, aún lamenta profundamente.

Volver fue un error. La gente comete errores en su vida, y éste fue el mío. Por desgracia, no he visto a mis hijos desde hace cinco años

dijo.

Hoy en día, Ashaf recoge artículos para una panadería y limpia el lugar; a cambio, se le permite dormir allí. A veces, este hombre cansado recoge papel y plástico y los vende para ganarse la vida a duras penas.

"Estoy tan cansado ahora, que quiero acabar con esto", se lamenta. "Me arrepiento mucho; todas mis posesiones y mi familia han desaparecido".

'Ya no puedo dejarlo'

Otro adicto, Fakr Ahmad, dijo que sus tres matrimonios terminaron en divorcio, y que no ha visto a ninguno de sus tres hijos desde hace mucho tiempo.

Cuando se le preguntó a este hombre de 39 años, que vivió en Irán durante 20 años, si dejaría de consumir heroína, dijo que "ya no puede dejarlo. He terminado con ella. Lo dejé 13 veces y volví a empezar".

El consumo de heroína le costó caro, ya que acabó perdiendo su patrimonio y se vio obligado a vivir en la calle, dijo.

Ahora está lleno de remordimientos.

LEER: El título de caballero de Blair es un acto real de traición a sus víctimas en Irak y Afganistán

"He perdido a todos mis familiares. Me evitan, pensando que soy una mala persona. (La gente) es mala conmigo dondequiera que vaya. La gente me mira con desprecio. Los niños pequeños me tiran piedras", dice.

Se gana la vida recogiendo papel y plástico de la basura, o mendigando en las calles, y a veces roba.

La adicción es la autodestrucción".

Mohammad Alizadeh, de 32 años, vivía en Irán con su mujer y sus tres hijos antes de ser deportado hace dos meses; se inició en las drogas cuando su jefe empezó a abusar de ellas en el trabajo.

"Intenté dejarlo un año después, pero acabó en fracaso", dijo, y añadió que llevaba varios meses vagando por las calles de Herat.

¿Es posible no lamentar esto? Toda mi vida quedó destrozada. La adicción es una autodestrucción. Te dices a ti mismo que lo dejarás hoy, mañana o pasado, y sigue así

dijo.

Añadió que el hambre y el frío se han cobrado recientemente las vidas de los adictos -en el invierno posterior a la toma del poder por los talibanes, con el país en una situación económica desesperada- y que él había visto hasta siete muertes desde que llegó a Herat.

Naimullah Haqqani, Director de Cultura e Información de Herat y portavoz provincial de los talibanes, dijo que Herat era una provincia grande y que están elaborando planes a largo plazo para luchar contra el abuso de drogas y tratar a los adictos.

"Muchos adictos fueron llevados y entregados a especialistas para recibir tratamiento físico y psicológico. Se les anima a dejar las drogas en los centros de examen", dijo. "Estamos trabajando para que llegue un día en que Herat esté libre de drogadictos".

El 85% de la producción mundial de opio procede de Afganistán

Afganistán, primer productor mundial de drogas ilegales, exporta más plantas como la adormidera y el cáñamo que cualquier otro país.

El pasado mes de noviembre, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) publicó un informe en el que afirmaba que más del 85% del opio obtenido de hachís en todo el mundo en 2020 se produjo en Afganistán.

Además, entre 2015 y 2019, Afganistán ocupó el segundo lugar, después de Marruecos, en el cultivo de cannabis.

Los funcionarios talibanes subrayaron que, tras tomar el control del país, lucharían contra el narcotráfico. Sin embargo, también afirman que, mientras se aborda la cuestión, hay que ofrecer a la población formas alternativas de ganarse la vida, por lo que es necesario restablecer la ayuda internacional, que se ralentizó tras la toma del poder por parte de los talibanes.

Categorías
AfganistánNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines