Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Hisham Abu Hawash pone en evidencia la situación de los presos palestinos

Los palestinos de Gaza se solidarizan con Hisham Abu Hawash, en huelga de hambre, el 5 de enero de 2022 [Mohammed Asad/Monitor de Oriente].

El preso, Hisham Abu Hawash, llamó la atención del mundo sobre la difícil situación de los presos palestinos tras conquistar su libertad con una huelga de hambre de 141 días. Tuvo que llegar literalmente al borde de la muerte antes de doblegar la voluntad del gobierno israelí, que se vio obligado a poner fin a su detención administrativa, por temor a que estallara un levantamiento generalizado en los territorios ocupados o a que estallara una nueva guerra con la resistencia palestina, que Israel teme y trata de evitar.

Abu Hawash no ha sido el único preso que ha roto la voluntad de la ocupación con su valiente voluntad de ir a la huelga, ya sea para conseguir su libertad o su muerte. Sólo en este año le precedieron Kayed Al-Fosfus y Miqdad Al-Qawasma, y, antes de ellos, Maher Al-Akhras y Khader Adnan. Sesenta presos, en total, hicieron huelgas individuales para romper la detención administrativa, además de las huelgas masivas que tuvieron lugar.

La cuestión de los presos palestinos representa una saga heroica y una tragedia humana, al mismo tiempo. Desde 1967, la ocupación ha llevado a cabo no menos de un millón de detenciones contra palestinos, y sólo durante 2021 fueron detenidos 8.000 palestinos, entre ellos 1.300 menores y 184 mujeres. A principios del nuevo año, el número de presos en las cárceles de la ocupación era de 4.600, incluidos 225 niños y 134 mujeres. Esta cifra incluye 134 presos que llevan 25 años encarcelados y 13 que llevan 30 años, es decir, antes de la firma de los Acuerdos de Oslo. Nael Al-Barghouti es el preso político más antiguo del mundo, ya que pasó 42 años en cárceles israelíes, frente a los 27 años que pasó Nelson Mandela en las cárceles del régimen del apartheid, además de los dos presos Karim y Maher Younis, que pasaron 38 años en cautiverio.

LEER: ¿Qué hay detrás del acuerdo para liberar a Hisham Abu Hawash?

547 presos palestinos están condenados a cadena perpetua o más, y las cadenas perpetuas, según las leyes israelíes, alcanzan los 99 años, siendo el más famoso el luchador Abdullah Al-Barghouti, condenado por la ocupación a 67 cadenas perpetuas. Esto significa que debe pasar 6.633 años en prisión. Se trata de la condena más alta conocida en el mundo, una sentencia que muestra una audacia absurda, además del odio ciego del gobierno y la judicatura israelíes.

Tal vez el dolor más profundo que sienten los palestinos en relación con la cuestión de los presos es la presencia de 600 presos que padecen enfermedades crónicas y discapacidades, cuatro de los cuales tienen cáncer, y 14 con diversos tumores. La mayoría de ellos están encarcelados en la prisión de Ramleh, que es famosa por la negligencia médica que conduce a la muerte. El preso de mayor edad es Fuad Al-Shoubaki (81 años), mientras que el preso Nasser Abu Hamid, padece un cáncer avanzado, y la ocupación se niega a liberarlo. Es hermano de otros cuatro presos y de un quinto mártir que fue martirizado tras matar a un espía israelí. Su madre es conocida como la Khansaa de Palestina.

Para echar más sal en la herida, la ocupación insiste en retener los cuerpos de los presos que son martirizados en sus cárceles, hasta que sus cuerpos completen su condena. Actualmente retiene los cuerpos de ocho mártires, entre ellos Anis Dawla, Aziz Owaisat, Faris Baroud, Nassar Taqatqa y Bassam Al-Sayeh.

En cuanto al número de palestinos martirizados en las cárceles como consecuencia de la represión de la ocupación o de la negligencia médica, ha alcanzado los 227 mártires. Entre los presos actuales hay ocho representantes y líderes electos, como Marwan Barghouti y Ahmed Saadat, además de más de 50 diputados que han sido detenidos desde su elección en las últimas elecciones legislativas palestinas de 2006.

Según los datos de las organizaciones de derechos humanos y de las instituciones que se ocupan de los presos, Israel mantiene detenidos a 540 presos administrativos, según el sistema de detención administrativa legislado por la ley de emergencia del Mandato Británico en 1945. Se trata de una ley injusta, que Israel insiste en seguir utilizando, a pesar de haber sido abolida en Gran Bretaña, ya que le permite detener a los palestinos durante seis meses, que pueden ser "renovados" un número ilimitado de veces, sin que se presenten cargos contra ellos, y sin que conozcan el motivo de su detención. Esta ley significa que todos los hombres y mujeres palestinos pueden ser arrestados sin base legal, juicio o cargos, si los servicios de inteligencia y seguridad israelíes deciden detenerlos. Es como una espada sobre la cabeza de cada palestino y un medio para prohibir toda forma de resistencia o lucha, aunque sea pacífica, y para reprimir la libertad de opinión y expresión y la actividad política, cultural y social.

El verdadero "escenario del día del juicio final": cómo el palestino en huelga de hambre, Abu Hawash, forzó una concesión israelí

No hay ningún lugar en el mundo que utilice leyes tan injustas, excepto en Israel, donde las detenciones se basan en expedientes secretos a los que se niega el acceso al preso y a sus abogados. Para aclarar el alcance de la gravedad de la injusticia que representa la detención administrativa, hay que señalar que uno de los presos pasó ocho años en prisión en virtud de ella y que las autoridades de ocupación utilizaron la detención administrativa 50.000 veces contra 50.000 palestinos desde que comenzó la ocupación, incluidos 24.000 casos de detención administrativa desde 2000.

Ni que decir tiene que los tribunales en los que se juzga a los palestinos, incluidos los que residen en las zonas controladas por la AP, son tribunales militares que se rigen por las órdenes y leyes militares israelíes. Sin embargo, cuando quiere, Israel utiliza las leyes otomanas, británicas, jordanas e israelíes si son apropiadas para oprimir y abusar de los palestinos.

Todo palestino que quiera romper la detención administrativa se ve obligado a hacer huelga hasta llegar al borde de la muerte, como hizo el preso Hisham Abu Hawash, y todo esto tiene lugar a la vista de las numerosas fuerzas y gobiernos que dicen apoyar la democracia y los derechos humanos cuando se detiene a una persona en Hong Kong, Rusia o Irán. Sin embargo, cuando se trata de lo que los palestinos están sometidos a manos de Israel, la situación se convierte en un caso de ser observado pero no visto, de ser oído pero no escuchado, de ser leído pero no comprendido, y de un silencio mortal cada vez que se exige una posición por miedo al terrorismo intelectual practicado por los gobernantes de Israel. La vergüenza de Israel ha llegado al extremo de llamar antisemita a la actriz británica Emma Watson por el simple hecho de publicar una foto en solidaridad con Palestina.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 9 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines