Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sudán es como un pájaro al que le han cortado las alas

Manifestantes marchan hacia el Palacio Presidencial durante una manifestación que exige la restauración del gobierno civil en Jartum, Sudán, el 4 de enero de 2022 [Mahmoud Hjaj/Anadolu Agency].

Sudán vive un caluroso invierno político ahora que la relación entre los miembros civiles y militares del Consejo de Soberanía ha llegado a un punto muerto. Las fuerzas civiles insisten en desmantelar la asociación y establecer una autoridad civil plena para dirigir el país hasta las próximas elecciones parlamentarias. Están respaldadas por manifestaciones públicas masivas en las que, según el Comité Central de Médicos de Sudán, han muerto 62 personas desde octubre.

En este ambiente lleno de nubarrones y sangre, y después de que el domingo una "marcha del millón de hombres" intentara acercarse al Palacio de la República en Jartum sólo para enfrentarse a las fuerzas de seguridad y a los gases lacrimógenos, la misión de la ONU en Sudán ha lanzado una iniciativa de diálogo entre todas las partes sudanesas. El objetivo es superar la crisis actual y acordar una vía política que evite más violencia en el país, así como abrir la puerta a los objetivos de libertad y paz de la revolución.

Aunque las principales fuerzas civiles -las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, la Asociación de Profesionales de Sudán y la Coordinación de los Comités de la Resistencia- rechazaron inicialmente la iniciativa de la ONU, su postura puede cambiar, especialmente tras la filtración de algunos de sus detalles. Estos incluyen la disolución del Consejo de Soberanía y la compensación de los militares con un Consejo de Seguridad y Defensa bajo la supervisión del primer ministro, que tendrá plenos poderes ejecutivos, incluida la facultad de formar un gobierno de independientes para dirigir el país hasta las elecciones legislativas.

Sudán: el Consejo Soberano acoge la iniciativa de diálogo de la ONU

Sin embargo, la insistencia de algunas fuerzas de la calle en que los asesinos de los manifestantes deben ser llevados ante la justicia, y que los militares deben ser excluidos de la gestión de Sudán, puede obstaculizar la aplicación de la iniciativa de la ONU. Esto llevaría a Sudán a una nueva fase de conflictos en medio de una grave crisis económica que todo el mundo está sufriendo.

Las diferencias entre las fuerzas revolucionarias con respecto a esta iniciativa complican aún más las complejidades de la situación en Sudán, sobre todo porque algunos otros grupos de la calle pueden pasar a apoyar al componente militar en el Consejo de Soberanía y, de hecho, al propio ejército. Sobre todo porque las cuestiones relacionadas con la justicia transicional y la búsqueda de justicia para los manifestantes que han sido asesinados harán que muchos soldados sean juzgados.

El primer ministro de Sudán dimite en medio del bloqueo y las protestas antigolpistas - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Además, el componente civil de Sudán tiene un largo historial de intensas disputas políticas, y está preocupado por los prejuicios étnicos y regionales, que siguen arraigados en la mentalidad política sudanesa. Esto es tan grave que el primer ministro Abdalla Hamdok dimitió tras llegar al límite de su capacidad con las fuerzas civiles discutiendo sobre un compromiso que garantice la estabilidad del país durante el resto del periodo de transición.

A esto hay que añadir el creciente riesgo de secesión que amenaza a Sudán desde su independencia; la existencia de Sudán del Sur es una prueba de que esta amenaza es muy real. Las consignas secesionistas aparecen de vez en cuando en las zonas marginales del este y el oeste del país, en las que la cultura tribal y las lealtades regionales son populares y ganan nuevo terreno con cada fracaso del proyecto de Estado democrático nacional.

LEER: Las fuerzas de seguridad sudanesas aumentan los ataques a los servicios médicos que atienden a los manifestantes

La crisis de Sudán es, por tanto, mucho más que el conflicto que tiene lugar entre civiles y militares. Su identidad nacional es un contencioso entre los partidarios del arabismo y del africanismo. Los grandes partidos tradicionales, como el Democrático Unionista y el Nacional Umma, han perdido su antigua influencia, y los desacuerdos entre facciones han reducido su popularidad. Las fuerzas más nuevas no han sido capaces de formar partidos con bases populares, mientras que los partidos de izquierda siguen siendo, en general, cautivos de los modelos estalinista, nasserista o baasista. Las fuerzas revolucionarias aún no poseen una entidad organizativa en el sentido institucional, por lo que los elementos oportunistas suelen desempeñar papeles influyentes.

Dada la carga de estas crisis, Sudán tiene toda la apariencia de un pájaro al que le han cortado las alas. Sin embargo, se trata de un país lleno de sorpresas, en el que incluso se puede conseguir lo imposible.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Shorouk News el 10 de enero de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines