Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Hoy se espera el veredicto en un juicio histórico contra las torturas toleradas por el Estado en Siria

Los acusados sirios Anwar Raslan y Eyad al-Gharib en un tribunal de Coblenza, Alemania, el 4 de junio de 2020 [THOMAS LOHNES/AFP/Getty Images].

Hoy se conocerá el veredicto de un juicio histórico por crímenes contra la humanidad contra un agente de la inteligencia secreta siria en la ciudad de Coblenza (Alemania).

Anwar Raslan, que desertó del temido servicio de inteligencia sirio y se trasladó a Alemania, donde solicitó asilo en 2018, es el exfuncionario del régimen sirio de mayor rango juzgado en Europa por crímenes contra la humanidad en Siria.

Según la legislación alemana, los delitos graves pueden ser juzgados en el país aunque Alemania no tenga una conexión directa con los crímenes en virtud del principio de jurisdicción universal.

Siria no es miembro de la Corte Penal Internacional, lo que ha dificultado las posibilidades de que se celebren juicios en ese país, y China y Rusia han vetado los intentos del Consejo de Seguridad de la ONU de otorgarle jurisdicción. Un juicio como éste nunca se celebraría en la propia Siria, donde la impunidad está muy extendida.

Raslan, ex coronel, está acusado de ser cómplice del asesinato de 58 personas y de la tortura de al menos otras 4.000 en la Subdivisión de Inteligencia General Al-Khatib en Damasco, Siria -conocida como Subdivisión 251- entre 2011 y 2012.

Este 2022: Refugiados, democracia y derechos humanos

Los fiscales argumentaron que supervisó las violaciones, los abusos sexuales, las torturas mediante descargas eléctricas y la privación del sueño de los prisioneros y las palizas con alambres y látigos.

Los abogados de Raslan leyeron una declaración que había preparado en la que decía que no tenía nada que ver con las torturas. También afirmó ser una víctima y dijo que había liberado a personas siempre que pudo.

El abogado sirio Anwar Al-Bunni, que actuó como testigo en el juicio, ha dicho que Raslan era un motor en este aparato diabólico, no un engranaje de la máquina.

El veredicto se espera a lo largo de esta mañana. En diciembre, los fiscales alemanes pidieron que Raslan fuera condenado a cadena perpetua.

El acusado sirio Anwar Raslan llega al tribunal de Coblenza, al oeste de Alemania, para un juicio sin precedentes sobre la tortura patrocinada por el Estado en Siria, el 23 de abril de 2020 [THOMAS LOHNES/AFP/Getty Images].

La condena de Raslan forma parte de una serie de juicios que se están celebrando en Alemania contra la tortura tolerada por el Estado en Siria. Dentro de una semana también se juzgará a un médico sirio identificado como Alaa M y acusado de crímenes contra la humanidad en Homs en 2012.

En febrero del año pasado, un tribunal alemán condenó al coacusado de menor rango de Raslan, Eyad Al-Gharib, a cuatro años y medio de prisión por complicidad en crímenes contra la humanidad, la primera vez que el derecho internacional se utilizaba para condenar a un miembro de los servicios de inteligencia sirios.

Los fiscales argumentaron que Al-Gharib ayudó a detener a 30 manifestantes antigubernamentales en 2011 y los llevó a una prisión de Damasco donde posteriormente fueron torturados y asesinados.

LEER: El presidente sirio Assad pide que se amplíe el eje de resistencia

Al-Gharib fue declarado culpable de complicidad en crímenes contra la humanidad por haber transportado a los presos a una cárcel donde sabía que se practicaban torturas sistemáticas.

Los testimonios de los testigos a lo largo del juicio describieron las torturas en Siria, entre ellas cómo colgaban a los ex presos del techo, los violaban, les arrancaban las uñas y los mojaban en agua para luego torturarlos con descargas eléctricas.

Las imágenes filtradas por el militar desertor conocido como César también se mostraron en el juicio como prueba clave. César era un fotógrafo que trabajaba para la policía militar de Damasco y que fotografió a manifestantes muertos por disparos de las fuerzas gubernamentales.

Entre mayo de 2011 y agosto de 2013, mientras trabajaba, guardó 53.000 fotos y las sacó de Siria en un disco duro.

Para el juicio de los dos hombres, un experto forense de la Universidad de Colonia, el doctor Marcus Rothschild, analizó 27.000 de las fotos de César, según un informe de Human Rights Watch. De las 6.821 personas que aparecen en las imágenes, concluyó que 110 fueron tomadas en la sucursal 251, donde trabajaban Raslan y Al-Gharib, a juzgar por el número que estaba escrito en las cabezas de los cadáveres.

El Dr. Rothchild llegó a la conclusión de que el 7,3% de los cadáveres de la Subdivisión 251 probablemente habían muerto de hambre y 55 presentaban lesiones consistentes en golpes, empujones o patadas.

LEER: ¿Han reducido los ataques aéreos israelíes la influencia de Irán en Siria?

Al menos 350.000 personas han muerto en la guerra de Siria y más de 12 millones de sirios han sido desplazados de sus hogares, siendo el gobierno sirio el responsable de la mayoría de los crímenes contra la población civil.

Se han bombardeado hospitales, escuelas y mercados, y decenas de miles de presos políticos han desaparecido a la fuerza y han sido sistemáticamente torturados.

Si bien Europa acogió al principio a los refugiados sirios, una década después del inicio de los combates, la cobertura mediática ha disminuido y los políticos hablan de que Damasco es un lugar seguro al que enviar a los sirios.

A principios de esta semana, el Ministerio del Interior del Reino Unido dijo a un solicitante de asilo sirio de 25 años que puede volver a su país porque es seguro hacerlo, mientras que el gobierno danés es el primer país europeo que revoca los permisos de los refugiados sirios.

La cobertura mediática generada por este juicio ha sido una oportunidad para que los sirios hablen de cómo siguen produciéndose atrocidades en el país, como desapariciones forzadas, torturas, ejecuciones extrajudiciales y secuestros de refugiados sirios que han regresado recientemente, todo ello sin que las autoridades responsables rindan cuentas.

El director general del Centro de Víctimas de la Tortura, Simon Adams, describió el procesamiento de Anwar y Al-Gharib como un "intento histórico de acabar con la impunidad que ha permitido que los crímenes contra la humanidad queden sin castigo durante demasiado tiempo".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AlemaniaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónSiria

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines