Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí deportará a un intelectual uigur a China en cuestión de días, afirman sus hijas

Ciudadanos se manifiestan contra las políticas de China hacia los musulmanes uigures y otras minorías étnicas y religiosas, que sufren crímenes de lesa humanidad y genocidio, frente a la embajada china en Londres, Reino Unido, el 1 de julio de 2021. [Hasan Esen - Agencia Anadolu]

Un intelectual musulmán uigur detenido en Arabia Saudí podría ser deportado a China "en cuestión de días" y corre el riesgo de ser encarcelado y torturado, según ha revelado su familia.

Según el medio de comunicación londinense Middle East Eye, con el que hablaron las hijas del académico y empresario uigur Aimadoula Waili, un funcionario judicial saudí vio a su padre la semana pasada y le informó de que debía estar "mentalmente preparado" para ser extraditado a China "en cuestión de días".

Al parecer, la noticia se la comunicó otro uigur en el reino que sigue el caso, y que confirmó los planes de Riad de deportar a Waili y a un segundo detenido uigur, a pesar de que no están acusados de ningún delito ni en Arabia Saudí ni en China.

Una de las hijas de Waili, Nurin Hemdullah, declaró al periódico que "no hemos oído la voz de nuestro padre desde hace más de un año, y nos duele saber que podría ser enviado a China y estar separados de él para siempre". Añadió que "desde que nos enteramos de su posible deportación, hemos llorado sin parar. Y cada vez que pensamos en esta separación, el dolor es insoportable, y nuestro corazón se rompe cada vez".

Waili, también conocido como Hemdullah Abduweli, visitó Arabia Saudí en 2020 para realizar la peregrinación en la ciudad santa de La Meca. Tras conocerse que el consulado chino en Riad había solicitado su deportación, temía ser detenido y extraditado si intentaba salir del país, por lo que se ocultó viviendo de una red de uigures dentro del reino.

LEER: El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía visitará China

Sin embargo, las autoridades saudíes lo atraparon en noviembre de 2020 y desde entonces está detenido en la Prisión Central de Máxima Seguridad de Jeddah. Waili, que tenía residencia oficial en Turquía, ya había sido encarcelado en dos ocasiones por las autoridades chinas debido a sus enseñanzas religiosas.

En los últimos años han aparecido numerosos informes y pruebas sustanciales sobre la persecución del gobierno chino a los musulmanes uigures de la provincia noroccidental de Xinjiang. Los crímenes contra la humanidad incluyen la detención de más de un millón de uigures y otras personas en "campos de reeducación", la realización de torturas y los abusos sexuales y la esterilización forzosa de mujeres.

China ha negado repetidamente los informes y las pruebas de los campos de detención, y ha condenado las afirmaciones de que está reprimiendo a la minoría y al Islam en la región. Pekín, en cambio, insiste en que está luchando contra el terrorismo y el extremismo mediante la reeducación pacífica de los detenidos.

Países de mayoría musulmana como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto, Pakistán y Marruecos se han negado en gran medida a condenar o investigar la persecución de los uigures, y muchos de ellos han acordado colaborar con Pekín en la deportación de uigures en el extranjero a China.

Riad y Pekín también han incrementado sus relaciones y su cooperación en los últimos años, y el ministro de Asuntos Exteriores saudí se reunió ayer con su homólogo chino para tratar cuestiones económicas y de seguridad.

Categorías
Arabia SauditaChinaNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines