Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una Autoridad Palestina sin futuro

El presidente palestino Mahmoud Abbas en Sochi, Rusia, el 23 de noviembre de 2021 [MIA Rossiya Segodnya/Anadolu Agency].

Desgraciadamente, hemos entrado en 2022 con una Autoridad Palestina (AP) carente de cualquier horizonte político, o de cualquier horizonte para acabar con la ocupación israelí, el trabajo institucional o el desarrollo económico. Tenemos una AP con un liderazgo que no tiene visión ni voluntad, o en definitiva, una AP sin futuro.

La reunión entre el presidente de la AP, Mahmud "Abbas", y el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, en la casa de Gantz, cerca de Tel Aviv, en la noche del 28 de diciembre, fue una muestra evidente del fracaso y la impotencia de la AP en su despedida de 2021. Aunque la reunión perdió gran parte de su valor (si es que tenía alguno para empezar) al no tener capacidad oficial, también confirmó la función operativa de la AP, responsable únicamente de gestionar las necesidades de la vida diaria, mientras que su naturaleza como entidad nacional palestina inclusiva se ve reducida y borrada. En un momento en que se intensifican los asentamientos israelíes, la judaización y la agresión a los lugares sagrados y a la mezquita de al-Aqsa, y las aldeas palestinas son objeto de ataques regulares por parte de los colonos sionistas, "Abbas viajó para asegurar a Gantz que la AP está decidida a continuar la colaboración en materia de seguridad con Israel que impida el estallido de la resistencia contra la ocupación. Mientras tanto, cualquier conversación sobre la reactivación del proceso de paz está más cerca de juegos absurdos que no respetan las mentes del pueblo palestino y de la Ummah (nación) árabe y musulmana.

La AP (o, en términos prácticos, la dirección de Fatah y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP)) se adentra en 2022 sin un horizonte político, ya sea en el marco interno palestino o en el marco del proyecto nacional palestino y sus vías principales. En 2021, los dirigentes de la AP y la OLP perdieron cualquier credibilidad que pudieran tener, después de bloquear la vía de la reconciliación nacional palestina y las elecciones como preludio a la reorganización del frente interno palestino; empezando por el bloqueo de las elecciones legislativas, que llevó a la obstrucción de las elecciones presidenciales de la AP y de las elecciones al Consejo Nacional Palestino (CNP). Los palestinos ya no ven a este liderazgo como cualificado para gestionar la cuestión de la reconciliación. Ahora no hay más remedio que buscar un liderazgo de transición u otra entidad que cuente con la confianza del pueblo palestino.

Además, la AP ha buscado, en la misma medida en que perdió credibilidad entre los palestinos, demostrar su credibilidad ante Israel y Estados Unidos. Así, continuó la coordinación en materia de seguridad con Israel a los más altos niveles, y se "tragó" los recortes de Israel a las asignaciones a las familias de los mártires y prisioneros palestinos de los impuestos que recauda en nombre de la AP. La AP trató de imponer su "prestigio" a su propio pueblo en Cisjordania (WB) reprimiendo las protestas a favor de la resistencia, la disidencia política y las manifestaciones populares. Esto culminó con el asesinato del activista político y de derechos humanos Nizar Banat. La AP finalizó el año 2021 con un acto de enfrentamiento provocado por su agencia afiliada de "Seguridad Nacional" en Líbano, cuando sus miembros atacaron el funeral de un miembro de Hamás, matando a tres e hiriendo a decenas, en un precedente inmoral en la historia palestina.

LEER: Abbas y su "optimismo" suponen un peligro para los palestinos

Esta Autoridad y sus dirigentes han perdido el rumbo y su razón de ser, después de que el proceso de paz llegara a un callejón sin salida y la solución de los dos Estados se derrumbara. Israel consiguió "gestionar" el proceso de paz el tiempo suficiente sin resultados, para duplicar la judaización y las actividades de asentamiento en Jerusalén y los Balcanes Occidentales; y convertir la AP en un instrumento operativo que le protege las espaldas reprimiendo a su pueblo, haciendo el trabajo sucio en su nombre y blanqueando su colonialismo con un nivel de servicio de "cinco estrellas", como dicen los dirigentes israelíes. Israel se benefició de la AP como cobertura política y como forma de obtener el reconocimiento político de los Estados del mundo, incluida la normalización de las relaciones con los países árabes y musulmanes. Como consecuencia, Israel consiguió una mayor estabilidad y crecimiento económico, al tiempo que secuestró y cercó la cuestión de Palestina, en preparación para liquidarla en los términos de Israel. Poco a poco, Israel ha ido imponiendo su visión sobre el terreno, transfigurando la solución de los dos Estados en una "anexión progresiva" y una "retirada progresiva", persiguiendo sus teorías de mayor expansión territorial y menor población palestina, gestionadas por sus agentes y sustitutos.

Al mismo tiempo, los dirigentes de la AP intentan burlarse de las facciones de la resistencia, imponiéndoles la condición de acatar la "legitimidad internacional", como si ésta fuera la única vía de salvación y de tener un Estado palestino en los Balcanes Occidentales y la Franja de Gaza (GS), cuando ellos mismos han fracasado durante tres décadas en aprovechar esta "legitimidad" y sus instrumentos para lograr este objetivo. En particular, la AP parece incapaz de evaluar el "peso cualitativo" de los motores de cambio e influencia en el proyecto nacional de liberación. Así, asigna una mayor importancia a las acrobacias diplomáticas y a apaciguar a Estados Unidos e incluso a Israel, mientras que fracasa estrepitosamente a la hora de tratar con su pueblo y aprovechar sus enormes potenciales en Palestina y en la diáspora. Asimismo, la AP ha ignorado cualquier esfuerzo por reorganizar el frente interno palestino sobre bases genuinas y representativas, las capacidades y los potenciales de las facciones de la resistencia, y los independientes y diversos palestinos, árabes y musulmanes con talento y competencia. Por encima de todo, la AP se ha preocupado de mantener el dominio de una facción concreta (es decir, Fatah) sobre todos los asuntos palestinos, mientras excluye y margina a las demás.

En consecuencia, esta dirección desprovista de todo horizonte político, está decidida a seguir "luchando contra los molinos de viento". No tiene ninguna receta para hacer frente al fracaso del proceso de paz, salvo correr más rápido tras su espejismo. No tiene ninguna solución para reordenar el frente interno palestino, excepto mediante un mayor dominio de una facción concreta. La AP no tiene ningún horizonte de lucha y liberación, ni de construcción de instituciones oficiales potenciales que den cabida al pueblo palestino, a sus componentes y a sus potenciales bajo un mismo paraguas.

Incluso en la esfera económica, la AP no tiene una visión ni un programa real para aprovechar las habilidades, la experiencia, los potenciales y el capital de los palestinos en su país y en la diáspora. No tiene capacidad para reclutar y movilizar estos activos en un proyecto nacional de liberación.

LEER: Incluso si la reunión no se hubiera producido

A nivel de sus propias estructuras, existe una corrupción financiera y administrativa sistemática en la AP, en la que abundan los empleos falsos, y los empleos basados en la lealtad, con puestos ocupados esencialmente por miembros de Al Fatah y partidarios, y en los que se excluye a los afiliados a los movimientos de resistencia sin importar su mérito o competencia, mediante un sistema "clientelar patrimonial". En lugar de preparar un entorno económico adecuado para la liberación de la ocupación y para el desarrollo de una "economía de resistencia", la AP entró en el catastrófico Protocolo de París. Como consecuencia, la economía palestina en los Balcanes Occidentales y en el Reino Unido se convirtió en rehén de la ocupación y de sus instrumentos, mientras que al mismo tiempo perseguía un modelo de consumo como si estuviéramos en la fase posterior a la liberación.

De este modo, tenemos una AP y un liderazgo sin una visión de liberación ni voluntad de cambio, ni alternativas a las vías que han demostrado su fracaso. Sin embargo, el mayor desastre es que esta dirección está decidida a seguir adelante y a repetir las mismas políticas una y otra vez, al tiempo que acepta seguir siendo rehén de la "buena voluntad" de los demás, aunque sean enemigos o adversarios. Peor aún, la dirección de la AP se niega a dimitir, o al menos a hacerse a un lado y dar cabida a un proceso serio y transparente para reorganizar el frente interno palestino. En su lugar, la AP se conforma con seguir desempeñando su papel en el sometimiento y la represión del pueblo palestino y sus fuerzas de resistencia.

Este liderazgo se ha convertido en una carga para el pueblo palestino. Le guste o no, ha propiciado unas condiciones más favorables para el proyecto israelí. Ya no es posible seguir gestionando la lucha contra un proyecto sionista global, y sus instrumentos de influencia y grandes redes de intereses, a través de unos dirigentes que carecen de los mínimos requisitos para liderar una gran causa global como es la cuestión de Palestina. Por lo tanto, el pueblo palestino tendrá la palabra, tarde o temprano, y tomará las riendas y el control.

FUENTE: Alzaytouna.net

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines