Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mark Regev debería calmarse y ser honesto

El entonces embajador de Israel en el Reino Unido, Mark Regev, en Londres el 23 de enero de 2019 [Tolga Akman/WPA Pool/Getty Images].

El alto diplomático israelí Mark Regev afirmó en su columna semanal del Jerusalem Post que un posible desarrollo económico en la asediada Franja de Gaza podría ayudar a evitar otra ofensiva militar israelí. El ex embajador del Estado del apartheid en el Reino Unido pasó por alto el estricto asedio dirigido por Israel y respaldado por la comunidad internacional impuesto desde 2007, y en su lugar culpó a las facciones de la resistencia palestina, principalmente a Hamás, del deterioro de las condiciones económicas en Gaza, así como de las cuatro grandes ofensivas israelíes desde 2008 que han matado y herido a miles de hombres, mujeres y niños; han desplazado a cientos de miles y han desatado una destrucción sin precedentes en el enclave y sus infraestructuras.

Refiriéndose al reciente plan económico propuesto por el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, Regev dijo: "Todas estas ideas tienen en común la esperanza de que, al proporcionar elementos económicos tangibles a la población de Gaza, es posible reforzar el incentivo para mantener la paz y, por tanto, aplazar la próxima ronda de combates".

Para justificar las medidas ilegales israelíes contra Gaza, así como la reticencia de Israel a aceptar la solución al conflicto israelo-palestino, respaldada por la comunidad internacional, de un Estado palestino en el territorio ocupado desde 1967, Regev afirmó que Israel cedió Gaza en 2005, pero Hamás se hizo con el control y, por tanto, fue responsable de las ofensivas israelíes. El actual profesor visitante del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de Tel Aviv también dijo que el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, sugirió en 2006 que Hamás debía rechazar el "terrorismo" (eufemismo para referirse a la legítima resistencia palestina contra la ocupación israelí), reconocer a Israel y aceptar los acuerdos de paz firmados anteriormente entre Israel y la OLP. "Dieciséis años después, Hamás no ha cumplido ni uno solo de estos requisitos", afirmó.

Hay que refutar muchas cosas en su artículo. Sin embargo, me ocuparé sólo de tres.

LEER: El año 2021 se ha ido, pero sus crisis siguen con nosotros

Regev se equivocó al referirse a la causa palestina como un problema económico. El pueblo de la Palestina ocupada nunca ha situado la economía en el centro de su lucha, ni siquiera cuando está asediado. Luchan por volver a su tierra, a sus pueblos y aldeas, a sus casas, mezquitas e iglesias de las que han sido expulsados a punta de pistola desde 1948. Luchan por proteger sus actuales hogares de los colonos judíos ilegales; por impedir que sus lugares de culto se conviertan en clubes nocturnos, bares y graneros.

Regev sabe muy bien por qué luchan los palestinos, porque lleva años haciendo propaganda israelí contra la causa. Lo sabe todo sobre los prisioneros políticos que Israel mantiene en condiciones espantosas; lo sabe todo sobre el estatus real de Jerusalén como ciudad ocupada que contiene el lugar más sagrado de Palestina, la Mezquita de Al-Aqsa y su Noble Santuario; y lo sabe todo sobre el legítimo derecho palestino al retorno. Sabe todo esto, pero elige ignorarlo mientras promueve una narrativa sionista retorcida.

Los palestinos izan la bandera palestina mientras los fieles musulmanes se reúnen para rezar en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa de Jerusalén el 21 de mayo de 2021 [AHMAD GHARABLI/AFP/Getty Images].

Afirma que Israel cedió la Franja de Gaza en 2005 y que los palestinos podrían haber construido su Estado en al menos una parte del territorio ocupado por Israel en 1967 si Hamás no se hubiera hecho con el control del enclave costero y hubiera socavado la estatalidad palestina. La verdad es que, legal y prácticamente, Israel nunca ha abandonado realmente la Franja de Gaza. Puede que haya retirado a sus colonos ilegales en 2005, pero ha mantenido un estricto control sobre los pasos fronterizos terrestres, las aguas territoriales y el espacio aéreo de Gaza. En todos los aspectos, sigue siendo la potencia ocupante. Además, Hamás no se hizo con el control de Gaza; ganó las elecciones "libres, justas y seguras" de 2006, pero Israel y sus aliados ignoraron la petición de la ONU de respetar el resultado y ayudaron a Al Fatah a expulsar a Hamás de Cisjordania e intentaron, sin éxito, hacer lo mismo en Gaza. Desde entonces, apoyan a la Autoridad Palestina controlada por Al Fatah en Ramala.

Las tres condiciones citadas por Regev como surgidas con Kofi Annan eran en realidad condiciones de Israel transmitidas a Hamás a través del antiguo Secretario General de la ONU. Cada vez que se califica de "terrorismo" a la legítima resistencia palestina, sabemos que son Israel y sus partidarios los que hablan, no la ONU. Cuando se exige que un pueblo ocupado reconozca el "derecho" del ocupante a ocupar su tierra, no puede ser una auténtica exigencia de la ONU porque va en contra de las resoluciones de la ONU y del derecho internacional. No se puede criminalizar al pueblo ocupado por resistirse a la ocupación; la acción ilegal es la ocupación; el Estado criminal es Israel.

LEER: Riesgos y oportunidades para el mundo en 2022

Es tan poco razonable como inmoral insistir en que el pueblo de Palestina reconozca al Estado de ocupación colonial de Israel. Por lo tanto, Regev quiere comer su pastel y quedárselo; quiere que los palestinos acepten la ocupación de su tierra, pero se niega a tolerar ni por un momento un Estado de Palestina con su propia soberanía, fronteras y fuerzas armadas.

Al condenar a Hamás por no reconocer los acuerdos firmados entre Israel y la OLP, Regev no reflexiona sobre el hecho de que Israel no ha cumplido sus propias obligaciones en virtud de dichos acuerdos. Siempre son los palestinos los que deben hacer concesiones para complacer a Israel, mientras que el Estado de ocupación no hace lo que se supone que debe hacer para que los acuerdos funcionen. Estos acuerdos sólo pretenden apaciguar a los palestinos colaboracionistas de Ramallah mientras ganan tiempo para que Israel robe aún más tierras palestinas.

Regev quiere que la resistencia palestina acuerde un alto el fuego en la Franja de Gaza pero que ignore lo que ocurre en la Cisjordania ocupada y en Jerusalén. ¿Por qué? Los palestinos de Gaza y los de Cisjordania y Jerusalén son todos palestinos. Lógicamente, si Regev quiere que la resistencia palestina siga respetando el alto el fuego en Gaza, Israel debe detener su agresión contra los palestinos en el resto de la Palestina ocupada.

La diplomacia ha sido definida como "el arte patriótico de mentir por el propio país", un arte en el que Mark Regev destaca. Como todos los funcionarios israelíes -ya sean de extrema izquierda o de extrema derecha- quiere todo de los palestinos sin dar nada a cambio. Los palestinos que buscan sus derechos básicos y legítimos son denunciados por esta gente como "terroristas". Pues bien, ya es suficiente. Es hora de que Regev y los que son como él se calmen y sean honestos. Estamos hartos de las mentiras sionistas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines