Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Líbano es "rehén de Irán", aunque la coacción del Golfo sugiere lo contrario

Esta imagen tomada el 3 de enero de 2022 muestra una vista de una pantalla que muestra un discurso televisado del jefe del movimiento chií libanés Hezbolá, Hassan Nasrallah, emitido durante un servicio conmemorativo que marca el segundo aniversario de un ataque de un dron estadounidense que mató al máximo comandante del cuerpo de la guardia revolucionaria iraní (IRGC) Qasem Soleimani junto al comandante iraquí Abu Mahdi al-Muhandis, en un salón de una escuela en el suburbio del sur de la capital libanesa, Beirut. [ANWAR AMRO/AFP vía Getty Images]

Un tropo común en la última década ha sido la noción de que Líbano ha sido "rehén" del movimiento Hezbolá y de su principal patrocinador, Irán. Esto se basa en la preocupación por el creciente poder político y militar de Hezbolá, que junto con el Movimiento Amal forma parte del gobierno libanés desde 2005 con el apoyo de su aliado el presidente Michel Aoun. Las afirmaciones de que cuenta con 100.000 combatientes entrenados en sus filas armadas, también significan que es más grande que el ejército libanés y que es el grupo armado más poderoso del país.

Estas creencias se han visto reforzadas en gran medida por la capacidad del movimiento para consolidar el poder en ausencia de instituciones estatales fuertes, al tiempo que consigue evitar la rendición de cuentas y la responsabilidad sobre sus acciones. El presunto papel de Hezbolá en el asesinato del ex primer ministro Rafic Hariri y la absolución de tres miembros por su participación es un ejemplo de ello. Más recientemente, la investigación sobre la explosión del puerto de Beirut se ha estancado debido a que Hezbolá y Amal han boicoteado las reuniones del gabinete en protesta por la supuesta parcialidad del juez instructor, Tarek Bitar. Los anteriores llamamientos de los partidarios de Hezbolá para que fuera destituido provocaron enfrentamientos intercomunitarios con los milicianos cristianos de las Fuerzas Libanesas (FL). Fue uno de los peores episodios de violencia callejera presenciados en la capital en años, dejando al menos siete muertos, todos ellos de la comunidad chiíta, lo que desató temores creíbles de que se volviera al conflicto civil y se pusiera en peligro la frágil paz, aunque el secretario general de Hezbolá, Sayyid Hassan Nasrallah, prometió que no se cebaría en la guerra civil.

Aunque es comprensible que algunos segmentos de la sociedad sectaria libanesa consideren que el país está bajo el firme control de un movimiento chiíta apoyado por Irán, dada su historia moderna que ha tenido un impacto duradero en el orden político confesional contemporáneo, esta idea también tiene sus raíces en una "alteración" profundamente arraigada de la comunidad chiíta libanesa, antaño marginada, que fue y sigue siendo considerada como una quinta columna iraní.

Esta percepción se remonta a mucho antes del establecimiento del moderno Estado-nación libanés, donde bajo cuatro siglos de dominio otomano suní, los chiíes libaneses (histórica y coloquialmente conocidos como los metwali) fueron discriminados por su supuesta lealtad a Persia. Tras el fin del Mandato francés para Siria y Líbano en 1943, los chiíes quedaron esencialmente excluidos e infrarrepresentados de los acuerdos de reparto de poder entre los maronitas y los suníes cuando establecieron el Pacto Nacional. Fue a raíz del activismo del carismático clérigo Sayyid Musa Al-Sadr en las décadas de 1960 y 1970 cuando los chiíes se hicieron más valedores de sus derechos e identidades religiosas, y la comunidad se empoderó aún más tras la firma del Acuerdo de Taif de 1989, tanto en el plano político, al haber un reparto más equitativo de poderes para las élites políticas musulmanas del país, como en el militar, al ser Hezbolá la única milicia a la que se le permitió conservar sus armas tras el fin de la guerra civil.

LEER: El Hezbolá libanés amenaza la seguridad árabe, afirma el enviado saudí

Aunque la dimisión de Kordahi puede haber tenido un efecto de enfriamiento en la crisis, las tensiones se mantienen claramente a la luz de los comentarios de Nasrallah a principios de esta semana en relación con los saudíes y el rey Salman, acusando a Riad de exportar la ideología de Daesh, refiriéndose específicamente al monarca como un "terrorista". Los comentarios fueron una aparente respuesta a los llamamientos realizados por el rey Salman la semana anterior para poner fin a la influencia del "terrorista Hezbolá" sobre el Estado.

En lugar de defender a un miembro de la coalición de su propio gobierno, el primer ministro suní del Líbano, Najib Mikati, condenó a Hezbolá, distanciando al gobierno de los comentarios. El ciudadano saudí con doble nacionalidad, Hariri, se hizo eco de ello e insinuó que la única amenaza para Líbano es "quien quiere que el Estado libanés siga siendo rehén del Estado de Irán".

El gobierno libanés parece dispuesto a apaciguar a Riad y a sus aliados del Golfo por un temor racional a las represalias políticas y económicas, que ha incluido la orden del ministro del Interior, Bassam Mawlawi, de deportar a los opositores bahreiníes y el anuncio de la interceptación de "casi 9 millones de pastillas de Captagon" de contrabando en cítricos con destino al Golfo. "Queremos enviar un mensaje al mundo árabe sobre nuestra seriedad y nuestro trabajo para impedir que el mal dañe a nuestros hermanos árabes", insistió Mawlawi. Tras estos gestos políticos, ordenó la retirada de carteles considerados ofensivos para el rey Salman de las zonas predominantemente chiítas del sur de Beirut. En sus intentos por salvar los lazos con el Golfo, el gobierno libanés, que se muestra complaciente, corre el riesgo de permitir que estos últimos utilicen aún más su influencia a medida que se acercan las elecciones.

Por tanto, a nivel estratégico, las acciones emprendidas por el bloque liderado por Arabia Saudí tienen poco que ver con los comentarios ofensivos de los políticos y líderes libaneses. Más bien, éstos han sido astutamente explotados en un intento de que los saudíes se pongan al día y traten de ampliar su propia influencia al tiempo que alejan al país de Irán a través de Hezbolá. Puede haber argumentos convincentes de que Hezbolá socava la soberanía nacional de Líbano, sin embargo, éstos a menudo pasan por alto o no reconocen que fue Hezbolá quien protegió y reafirmó la integridad territorial de Líbano cuando el sur estaba bajo ocupación extranjera israelí. Esto puede parecer una reminiscencia del pasado, pero sigue siendo la mayor amenaza estratégica para Israel hasta el día de hoy, ya que ha acumulado un arsenal de "cientos de miles de cohetes de corto alcance y varios miles de misiles que pueden llegar hasta lo más profundo de Israel", lo que supone una disuasión modesta y creíble ante la perspectiva de que se repitan las invasiones o un estallido importante en la frontera.

Como Estado frágil con un historial de intromisión extranjera y patrocinio de múltiples actores, sería poco sincero utilizar una retórica alarmista de que el Líbano es "rehén" de una parte o potencia regional. En lo que respecta a Hezbolá, esto se basa en un legado general de la guerra civil, pero también en los prejuicios contra una comunidad anteriormente marginada que históricamente nunca había sido un actor importante en los asuntos del país, y que ahora tiene un poder y una influencia sin precedentes. Se nos dice constantemente que Beirut está bajo el firme control de Irán (aparentemente como Bagdad, Damasco y Sanaa), pero desafiando esta narrativa están los estados del Golfo que parecen ser los que mandan y que, según Nasrallah, tienen como "rehenes" a unos 350.000 libaneses expatriados. En realidad, es el sistema político anticuado y corrupto el que ha tomado como rehén al Líbano, un sistema que probablemente no se reformará mientras la gente se identifique y vote según líneas sectarias. El país se encuentra en la posición demasiado familiar de tener que equilibrar las relaciones con las potencias extranjeras rivales y, al mismo tiempo, mantener el delicado equilibrio sobre el terreno entre sus diversas comunidades, que actualmente se enfrentan a una crisis económica sin precedentes.

LEER: Irán está dispuesto a restablecer los lazos con Arabia Saudí

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránLíbanoOriente MedioRegiónSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines