Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El uso y abuso de la detención administrativa por parte de Israel

Palestinos con pancartas se reúnen para protestar contra la decisión de la "detención administrativa" de Israel frente al edificio de la Media Luna Roja en la ciudad de Gaza, Gaza, el 20 de diciembre de 2021 [Mustafa Hassona/Anadolu Agency].

El pueblo palestino ensalzó con razón a Hisham Abu Hawash como un hombre valiente que estaba dispuesto a morir en pos de su libertad. El 4 de enero, el Estado ocupante de Israel accedió a su liberación tras su huelga de hambre de casi cinco meses. Las imágenes del cuerpo frágil y casi esquelético de Hisham se compartieron ampliamente en las redes sociales, junto con un vídeo de los hijos de Hisham visitando y abrazando a su padre moribundo, lo que suscitó la ira de los defensores de los derechos humanos.

Los que han experimentado el ayuno, especialmente por motivos religiosos, reconocerán fácilmente lo difícil que es pasar hambre. Al final de un solo día de ayuno, están dispuestos a darse un festín. Imagínese estar sin comer durante casi cinco meses, como hizo Hisham. Imagínese también lo que llevaría a alguien a hacer esto.

Dudo que ninguno de sus captores fuera tan valiente como para hacer lo que él hizo por la libertad.

Hisham estaba recluido en régimen de detención administrativa, que Israel utiliza y abusa a su antojo sin rendir cuentas. Una práctica que utiliza para retener a los palestinos durante periodos prolongados sin cargos, bajo la sospecha de que suponen una amenaza para la seguridad. Una vez que ha designado las pruebas como "secretas", puede solicitar repetidamente la renovación de la detención, que los tribunales israelíes casi siempre apoyan.

Abu Hawash no es el primero y seguramente no será el último palestino de cuyos derechos Israel abusa impunemente. Los palestinos tienen que "agradecer" a Gran Bretaña esta ley, que Israel introdujo en 1979, basándose en el Reglamento del Mandato Británico de 1945 (Emergencia de Defensa).

En octubre, cinco palestinos se declararon en huelga de hambre exigiendo su libertad, lo que llevó a los expertos de la ONU a señalar que los llamamientos a Israel para que cumpla con su obligación no han servido de nada. "En el derecho internacional, la detención administrativa sólo se permite en circunstancias excepcionales, y sólo por períodos cortos de tiempo. Las prácticas de Israel superan todos los límites legales internacionales".

LEER: ¿Qué hay detrás del acuerdo para liberar a Hisham Abu Hawash?

Todos los detenidos, excepto uno, lograron que Israel los liberara con pocos días de diferencia, excepto Abu Hawash, a quien los médicos advirtieron la semana pasada que estaba al borde de la muerte.

La comunidad internacional, que suele apresurarse a reclamar el derecho de Israel a defenderse de la resistencia palestina, se ató la lengua y no dijo nada en contra de esta práctica que los expertos de la ONU calificaron de "práctica ilegal".

Mientras que Abu Hawash será liberado el 26 de febrero, en la actualidad hay más de 500 palestinos, entre ellos seis niños, que se encuentran bajo detención administrativa.

Los restantes detenidos han anunciado recientemente que boicotearán el sistema judicial israelí en protesta por su detención.

Queda en manos de los detenidos individuales luchar por su libertad de la detención administrativa. Israel puede detener, y en 2022 lo hará, a más palestinos sin cargos ni condena. Aunque algunas misiones extranjeras en Palestina manifestaron su "preocupación" por el caso de Hisham, ninguna se comprometió a adoptar una postura que ejerciera suficiente presión sobre Israel para obligarlo a poner fin a esta práctica.

El consulado británico en Jerusalén tuiteó: "Gravemente preocupado por el deterioro del estado de salud del palestino #HishamAbuHawash que lleva 141 días en huelga de hambre para protestar por su detención administrativa en una prisión israelí desde octubre de 2020. ½", mientras que la Delegación de la Unión Europea para los palestinos tuiteó: "1/2 Seriamente preocupado por el crítico estado de salud del palestino Hisham Abu Hawash, que lleva 140 días en huelga de hambre prolongada para protestar por su detención administrativa en una prisión israelí desde octubre de 2020."

Ninguna de las dos embajadas en Tel Aviv tuiteó ni hizo ningún comentario sobre esta práctica. ¿Por qué esta división de responsabilidades? ¿Las misiones expresan su preocupación en Ramala pero apoyan ciegamente a Israel en Tel Aviv? En cuanto a EE.UU., la cuenta de Twitter de la embajada de EE.UU. no se pronunció sobre el asunto y, en ausencia de un consulado de EE.UU. en Jerusalén Este, es difícil juzgar si el consulado que Biden prometió pero que hasta ahora no ha reabierto, habría dicho algo al respecto.

La reacción en Palestina a la liberación de Hisham fue de júbilo, pero los palestinos se preguntaron si el presidente palestino Mahmoud Abbas había planteado la cuestión de Abu Hawash cuando se reunió con el ministro de Defensa israelí Gantz en su casa cerca de Tel Aviv. Sin embargo, un vídeo que circula por las redes sociales parece mostrar a Abbas recibiendo el agradecimiento de un miembro de la familia de Hisham que agradece al presidente sus esfuerzos por liberarlo. Lo que está claro es que Hisham obtuvo su libertad gracias a su propio sacrificio y al apoyo de personas de todo el mundo, y no a la intervención de Abbas.

LEER: ¿Será 2022 el "Año de los prisioneros palestinos"?

En Israel, la reacción de una sociedad que sigue moviéndose hacia la derecha al elegir continuamente líderes extremistas fue de enfado por el acuerdo de liberación de Abu Hawash. Sin embargo, su ira debería haberse dirigido a su gobierno y al sistema legal que permite la detención sin cargos. No aceptarían esta práctica para su propia familia o amigos.

La ira fue ejemplificada por el MK Itamar Ben Gvir, extremista y de extrema derecha, quien al escuchar la noticia del "acuerdo" intentó entrar en la habitación de Abu Hawash en el hospital, pero fue impedido por la familia y los partidarios de Hisham. Otro israelí de extrema derecha atacó a un camarógrafo palestino fuera del hospital simplemente por informar sobre la reunión.

El legado británico desde la Declaración Balfour y la Nakba palestina que coincidió con el fin del Mandato Británico, sigue persiguiendo a los palestinos, con la práctica de la detención administrativa que Israel adoptó para adaptarse a sus políticas opresivas hacia los palestinos.

Los sucesivos detenidos administrativos han utilizado las huelgas de hambre como última arma para buscar pacíficamente su libertad. Además de etiquetar a los palestinos como "terroristas" y su uso de medios pacíficos de resistencia como diferentes variaciones de esto, incluyendo "terror económico", "terror político", es probable que un líder israelí acople una nueva frase para etiquetar las huelgas de hambre como una forma de terror. Tal vez podría ser "terror de hambre" o "terror del hambre". La alternativa será etiquetarla como alguna forma de "nuevo antisemitismo", quizás que los detenidos administrativos no harían esto si fueran detenidos por otro país, "señalando a Israel" porque es lo que ellos afirman como "el único estado judío del mundo". Aunque parezca una locura, no me sorprendería en absoluto que los dirigentes israelíes intentaran desprestigiar a estos valientes detenidos por luchar pacíficamente por su libertad.

El camino más fácil para el Estado opresor sería poner fin a esta práctica. Los detenidos deberían ser acusados o liberados si el Estado no puede presentar cargos.

De paso, podría reconocer los derechos de los palestinos a la libertad, la justicia y la igualdad en su patria, poner fin a sus políticas de apartheid colonialista de colonos y hacer la paz con los palestinos en cuya tierra sigue existiendo mediante la negación de sus derechos, incluido el derecho de los refugiados a regresar, la opresión y, lo que es más importante, a través del cañón de la pistola.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El profesor Kamel Hawwash es un académico palestino británico de ingeniería con sede en la Universidad de Birmingham. Es comentarista de asuntos de Oriente Medio, vicepresidente del Consejo Británico de Política Palestina (BPPC) y miembro del Comité Ejecutivo de la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y ... escribe aquí a título personal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines