Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Incluso si la reunión no se hubiera producido

El presidente palestino Mahmoud Abbas en Ramallah, Cisjordania, el 12 de mayo de 2021 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

En la práctica, la reciente reunión del presidente de la AP, Mahmud Abbas, con el ministro de Defensa, Benny Gantz, en Tel Aviv, no tuvo lugar para añadir otra confirmación o nuevas pruebas al montón de pecados políticos y nacionales que los dirigentes de la AP han estado cometiendo desde su creación, especialmente desde que Abbas asumió su presidencia. Lo único que hace la AP es despreciar aún más la conciencia y el estado de ánimo colectivo palestino, que ha abandonado las políticas y las opciones políticas de la AP y la ha condenado en su conjunto. El pueblo ya no se sorprende ante cualquier nuevo escándalo, ya sea en forma de acciones o de declaraciones y posiciones verbales.

Además, la justificación de la reunión en los medios de comunicación de la AP, alardeando de la misma y considerándola un logro y un avance en el frente israelí, no sólo es motivo de lástima, sino que también provoca ira y resentimiento, porque es incomprensible que la subestimación de la AP de la conciencia de la gente llegue a este punto, encontrando fácil mentir y engañar, así como blanquear lo feo, y promocionarlo de manera vulgar y poco convincente. Básicamente está diciendo: "No tienes más remedio que someterte a las políticas de la AP, dejarlas pasar y acostumbrarte a ellas. Tu condena no tiene ningún efecto sobre los poderosos dirigentes de la AP".

LEER: ¿Es realmente Al Fatah perseguido por Hamás en Gaza?

Los que todavía piensan bien de las intenciones de esta Autoridad, y consideran sus catastróficos pasos como jurisprudencia política, pueden sorprenderse por el alcance de su audacia para celebrar una reunión pública de este tipo. La verdad es que la AP siempre cuenta con una serie de factores que la tientan a cruzar las líneas rojas, el primero de los cuales es que las posturas prácticas ante sus políticas no van más allá de la condena verbal y la indignación mediática durante unos días, y luego desaparece todo rastro, aunque quede algún residuo en el corazón de los palestinos. El segundo hecho es que el rechazo popular a la AP no supone ninguna diferencia, ni acorta su vida ni afecta a sus posibilidades de seguir gobernando. Tiene la seguridad de que seguirá siendo la única que controla la decisión palestina, obteniendo su fuerza y legitimidad de la ocupación israelí y de sus apoyos internacionales. Esto nos lleva al tercer hecho, que es la convicción de la AP de que los pilares de su existencia y la prolongación de su vida se basan en la satisfacción de Israel con su actuación en cuanto al control de la situación en Cisjordania, la perpetuación del statu quo y el bloqueo de cualquier sorpresa que pueda encender una mecha aquí o allá.

Manifestantes palestinos vistos en una protesta en la plaza Saraya de Gaza, pidiendo la renuncia de Mahmoud Abbas, el 24 de febrero de 2019 [Mohammed Asad/Monitor de Oriente].

Los dirigentes de la AP son muy conscientes de su definición a sus propios ojos y a los de la ocupación, sabiendo que no es más que una autoridad administrativa de seguridad, que recibe facilidades económicas y vitales, a cambio de sus importantes servicios de seguridad con los que la AP paga a la ocupación con cargo al bolsillo de la resistencia y a costa de avanzar en el curso de la confrontación con el ocupante. Sin embargo, a pesar de que se ha dado cuenta de su papel, no se avergüenza de mentir y no deja de pretender desempeñar un papel patriótico y nacionalista. También sigue posicionándose como un componente natural dentro del cuerpo palestino, y lo que le ayuda a hacerlo es la ambigüedad de la posición hacia su proyecto por parte del conjunto de las facciones de la resistencia, que todavía no han sido capaces de formar una posición política unificada que sea clara y fuerte, redefina a esta Autoridad y determine su distancia respecto a ella, según lo cerca o lejos que estén sus políticas del interés nacional.

LEER: Mahmoud Abbas y su lealtad a los intereses estadounidenses e israelíes

Mientras esto sea así, no esperaremos en los próximos días un arrepentimiento espontáneo por estos pecados nacionales. Más bien, la próxima fase será testigo de una mayor profundización de estos pecados, especialmente con la aparición de signos de un renacimiento del espíritu de militancia en Cisjordania. Esto ha llegado al extremo de que la ocupación requiere la presencia de la AP para imponer su opresión y control en las calles. Seremos testigos de más violaciones de la libertad y de la lucha contra el trabajo nacional, así como de la retención de algunas míseras instalaciones sobre las cabezas de los palestinos. Los portavoces se harán más fuertes y dirán que se comprometen con las constantes nacionales mientras, en cambio, sigue apuñalándolos y haciéndolos sangrar. La única preocupación de la AP es conseguir que Israel apruebe su actuación. A la ocupación nunca le han importado los eslóganes que la maldicen o que llaman a combatirla, mientras sus amigos sigan prestándole servicios increíbles, sometiéndose a ella y cumpliendo sus órdenes.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el Centro de Información Palestino el 3 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines