Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto libera a 3 destacados presos políticos. ¿Qué pasa con los otros 65.000?

Una foto de Patrick Zaki y las de otros activistas de derechos humanos detenidos en todo el mundo expuestas en una celda durante una manifestación por la libertad de expresión el 16 de junio de 2021 en Nápoles, Italia [Ivan Romano/Getty Images].

El nuevo año trajo consigo la grata noticia de que tres de los más destacados presos políticos de Egipto han sido, o van a ser, liberados de la cárcel.

El ex investigador del EIPR Patrick Zaki, que estudiaba un máster en Italia, fue liberado el 8 de diciembre tras 22 meses en prisión, donde estuvo incomunicado, fue golpeado y torturado con descargas eléctricas. Durante su estancia en la cárcel, Roma le concedió la ciudadanía italiana honorífica.

Ola Qaradawi regresó a su país el 31 de diciembre tras permanecer en prisión preventiva desde 2017 y ser acusado de formar parte de una organización ilegal en referencia a los ahora ilegalizados Hermanos Musulmanes. Durante dos de los cuatro años de su encarcelamiento, Ola estuvo en régimen de aislamiento.

Esta semana comenzó con la noticia de que la fiscalía egipcia deportará al activista palestino-egipcio Ramy Shaath a Francia, donde vive su esposa, que ha liderado la campaña para su liberación, después de que él pasara casi tres años detenido.

Su puesta en libertad es una buena noticia -los tres estuvieron recluidos en condiciones horribles-, pero conviene recordar que en Egipto hay unos 65.000 presos políticos, por lo que la liberación de Ola, Patrick y Ramy ni siquiera hace mella en el número total de personas encarceladas. También hay otros presos políticos de alto nivel que siguen encarcelados. Entonces, ¿por qué liberar a estos tres?

LEER: La democracia y el eje de las tiranías árabes

Cuando Ola y su marido Hosam Khalaf fueron detenidos en 2017, se convirtieron en parte de un conflicto geopolítico más amplio entre Qatar, donde Ola tiene la ciudadanía, y Egipto, que entonces formaba parte de un cuarteto de países que impuso un bloqueo terrestre, marítimo y aéreo a Doha alegando que apoyaba el terrorismo.

Sin embargo, después de que ambos países acordaran reanudar sus relaciones diplomáticas en enero de 2021, su relación ha mejorado gradualmente y han anunciado que están trabajando para lograr un acercamiento aún más profundo. La liberación de Ola formaba parte de estas negociaciones.

La liberación de Patrick habría apaciguado al gobierno italiano, que estaba siendo presionado por los defensores de los derechos para que ayudara a poner fin a su injusta detención, especialmente tras el caso de Giulio Regeni, del que el gobierno egipcio se niega a responsabilizarse. El cuerpo sin vida de Regeni estaba en la carretera del desierto entre El Cairo y Alejandría, en 2015, mostrando signos de tortura. También habría ayudado a suavizar las negociaciones para nuevas ventas de armas. En 2020 Italia consiguió un acuerdo para vender a Egipto dos buques de guerra por valor de 1.200 millones de dólares.

En cuanto a Ramy, es probable que su liberación alivie la presión sobre el gobierno francés, un importante socio económico estratégico cuya inversión El Cairo busca activamente aumentar.

Los grupos de derechos han presionado a París para que ponga los derechos humanos en el centro de su relación cada vez más profunda con El Cairo. En respuesta, el presidente francés Emmanuel Macron ha dicho que no condicionará los asuntos de defensa y cooperación económica a los desacuerdos sobre los derechos humanos, pero planteó el caso de Ramy en una conferencia de prensa con el presidente de Egipto Abdel Fattah Al-Sisi en 2020.

Su asociación fue objeto de un mayor escrutinio en noviembre, tras la filtración de cientos de documentos oficiales que revelaban una operación secreta de inteligencia militar franco-egipcia utilizada para atacar y matar a civiles cerca de la frontera con Libia, de la que, al parecer, la oficina presidencial francesa tenía conocimiento, pero no hizo nada para detenerla.

LEER: Los tiranos no pueden imaginar la vida sin tiranía

El año pasado, los destacados periodistas y ex presos políticos egipcios Esraa Abdel Fattah y Solafa Magdy obtuvieron la ciudadanía francesa honorífica mientras estaban en prisión, y posteriormente fueron liberados y ahora viven en París.

La liberación de Patrick, Ola y Ramy demuestra que la presión funciona, y que la represión egipcia está perjudicando considerablemente su propia posición diplomática y sus intereses económicos. Pero también establece un listón muy alto para la liberación, entre otras cosas porque se necesita una fuerte campaña internacional detrás, que un país europeo le ofrezca un pasaporte honorífico o que posea una oferta importante en cualquier negociación geopolítica que se esté llevando a cabo en ese momento.

Mientras tanto, otros destacados presos políticos, como Alaa Abdelfattah, Hoda Abdelmoneim y Aboul Fotouh, y otros 65.000 desconocidos, siguen encerrados, y a los egipcios con segundos pasaportes "estratégicos", por ejemplo, el turco, les preocupa que su regreso a Egipto pueda suponer una detención con el argumento de que el gobierno tiene algo que ganar si negocia después su liberación.

Cárceles de Sisi en Egipto - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente Medio]

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines