Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mientras Israel planea el final del juego en el Golán ocupado, Naftali Bennett debería aprender del pasado

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, el 23 de noviembre de 2021 [Oficina de Prensa del Gobierno israelí/Agencia Anadolu].

Mientras Siria sigue inmersa en su propia guerra, Israel ha estado reescribiendo activamente el libro de reglas sobre su conducta en el país árabe vecino. Atrás quedaron los días de la posibilidad de devolver los Altos del Golán, ilegalmente ocupados, a la soberanía siria a cambio de la paz, siguiendo el lenguaje de años anteriores. Ahora, Israel se dispone a duplicar su población ilegal de colonos judíos en el Golán, mientras que las bombas israelíes siguen cayendo con una frecuencia mucho mayor sobre diversos objetivos sirios.

Está en marcha una guerra unilateral; se informa de ella de forma casual como si fuera un acontecimiento rutinario y cotidiano. En la última década, muchos ataques "misteriosos" contra Siria fueron atribuidos a Israel. Este último no confirmó ni negó tales afirmaciones. Con el apoyo generalizado dado a Israel por la administración de Donald Trump en Washington, que reconoció su anexión ilegal de los Altos del Golán sirios en 1981, la reticencia de Israel a atribuirse el mérito de los frecuentes y cada vez más destructivos y sangrientos ataques aéreos se disipó.

Algunos en el gobierno israelí estuvieron, brevemente, preocupados por las posibles repercusiones de la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca hace un año. Les preocupaba que el nuevo presidente estadounidense pudiera dar marcha atrás en algunas de las decisiones pro-israelíes promulgadas por su predecesor, como el reconocimiento de la "soberanía israelí sobre los Altos del Golán", debido a la "importancia estratégica y de seguridad del territorio para el Estado de Israel". Biden, partidario de Israel desde hace mucho tiempo, no hizo tal cosa.

La preocupación inicial por un cambio en la política de Estados Unidos se convirtió en euforia y, finalmente, en una oportunidad, sobre todo porque el primer ministro israelí, Naftali Bennett, está deseando romper el dominio histórico de la derecha sobre el movimiento de asentamientos judíos en las tierras palestinas y árabes ocupadas. "Este es nuestro momento", declaró Bennett triunfalmente en una reunión del gabinete celebrada específicamente para la continuación de la colonización del Golán el 26 de diciembre. "Este es el momento de los Altos del Golán".

LEER: ¿Es realmente Al Fatah perseguido por Hamás en Gaza?

La siguiente declaración de Bennett dice mucho sobre el contexto de esto, y las intenciones de Israel: "Tras largos y estáticos años en cuanto al alcance de los asentamientos, nuestro objetivo hoy es duplicar los asentamientos en los Altos del Golán". La referencia a los "años estáticos" expresa su rechazo frontal a la congelación ocasional de la construcción de asentamientos que tuvo lugar en su mayoría durante el llamado "proceso de paz". Bennett -que en junio de 2021 fue abrazado por Washington y sus aliados occidentales como la antítesis política de la obstinación de su predecesor Benjamin Netanyahu- ha acabado de hecho con cualquier posibilidad de una resolución pacífica de la ocupación ilegal del Golán por parte de Israel.

Soldados israelíes en los Altos del Golán anexionados por Israel el 1 de septiembre de 2020 [JALAA MAREY/AFP/Getty Images].

Aparte de las previsibles y tópicas respuestas de Siria y la Liga Árabe, el enorme impulso de Israel para duplicar sus actividades de asentamiento en el Golán está pasando prácticamente desapercibido. No sólo los medios de comunicación de la derecha israelí, sino también Haaretz, celebran la inversión del gobierno en los territorios ocupados, estimada en casi 320 millones de dólares. El titular del artículo de David Rosenberg en Haaretz lo dice todo: "Pintoresco pero pobre, el Golán de Israel necesita un impulso gubernamental para prosperar". El artículo denuncia el "abandono" del Golán por parte del gobierno israelí; habla de las oportunidades de empleo; y se limita a cuestionar al gobierno de Bennett sobre si "mantendrá el rumbo". El hecho de que la ocupación del Golán, al igual que la de Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza, es ilegal según el derecho internacional está ausente de la cobertura mediática israelí.

El principal objetivo de Israel ahora es normalizar su ocupación de toda la tierra árabe. Pero si esa misión ha fracasado a lo largo de 54 años, ¿podrá tener éxito ahora?

En lo que respecta a Israel, las empresas de asentamientos ilegales en el Golán sirio ocupado y en la Palestina ocupada son sinónimos. Se inspiran en creencias ideológicas y religiosas muy arraigadas, obligadas por las oportunidades económicas y los intereses políticos y apaciguadas por la falta de una respuesta internacional significativa.

En el caso del Golán, la intención de Israel fue, desde el principio, ampliar su espacio agrícola, ya que la captura del fértil territorio sirio atrajo casi de inmediato a los colonos, que prepararon el terreno para crear enormes asentamientos agrícolas. El Golán, donde viven sólo 25.000 colonos judíos, se ha convertido en una importante fuente de producción de manzanas, peras y uvas de vino para el Estado de ocupación. El turismo local en el pintoresco Golán, salpicado de numerosas bodegas, ha prosperado, especialmente tras la anexión ilegal del territorio por parte de Israel en 1981.

LEER: ¿Por qué está aumentando la resistencia popular en la Cisjordania ocupada?

La difícil situación de la firme población árabe drusa del Golán, de casi 23.000 personas, es tan irrelevante a los ojos de Israel como la de los millones de palestinos ocupados, ya sea bajo asedio en Gaza o viviendo bajo una ocupación y apartheid perpetuos en Cisjordania y Jerusalén Este. La población del Golán está igualmente aislada y oprimida pero, al igual que los palestinos, sigue resistiendo a pesar del elevado coste. Sin embargo, es probable que sus dificultades aumenten con la duplicación prevista de la población de colonos judíos.

Israel es, por supuesto, consciente de que en algún momento se producirán levantamientos populares en respuesta a sus últimos esfuerzos coloniales, pero varios factores deben estar dando a Bennett la confianza para continuar con sus planes. Una de las principales fuentes de tranquilidad es que Siria podría tardar años en alcanzar un grado de estabilidad política que le permita plantear cualquier tipo de desafío a la ocupación israelí. Otra es que los dirigentes palestinos no están de humor para la confrontación, entre otras cosas porque vuelven a estar en buenos términos con Washington, que reanudó su financiación de la AP poco después de la toma de posesión de Biden el pasado enero.

Además, en Israel, el movimiento contra los asentamientos hace tiempo que ha remitido, cristalizado sobre todo en pequeños partidos políticos que apenas son críticos en la formación o el derrocamiento de coaliciones gubernamentales.

Y lo que es más importante, Washington no tiene interés en iniciar ningún tipo de esfuerzo diplomático para sentar las bases de futuras conversaciones en las que participen Israel y los palestinos, y desde luego no Israel y Siria. Cualquier intento de este tipo ahora, o incluso en los próximos años, representaría una apuesta política para la asediada administración de Biden.

Israel entiende esto absolutamente y planea aprovechar la oportunidad que se presenta, posiblemente sin precedentes desde las conversaciones de Madrid hace más de treinta años. Sin embargo, mientras Bennett insta a los israelíes en su búsqueda de la expansión de los asentamientos con gritos de guerra como "este es nuestro momento", no debe subestimar el hecho de que los palestinos y sirios ocupados también son conscientes de que su "momento" también se acerca. Todos los levantamientos populares palestinos han comenzado en momentos en los que Israel suponía que tenía la sartén por el mango y que la resistencia se había pacificado para siempre. Sigue siendo una suposición peligrosa. Mientras Israel planea el final del juego en el Golán ocupado, Bennett debería aprender del pasado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSiriaSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines