Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La dimisión del primer ministro de Sudán deja un peligroso vacío político

Manifestantes sudaneses antigolpe de Estado portan el retrato del primer ministro Abdalla Hamdok, destituido por los militares, durante una concentración en Omdurman, ciudad gemela de la capital, el 30 de octubre de 2021, para expresar su apoyo a la transición democrática del país, que una toma de posesión militar y una represión mortal desbarataron. [AFP vía Getty Images]

La decisión del Primer Ministro de Sudán, Abdulla Hamdok, de dimitir tan sólo seis semanas después de haber sido restituido en el cargo deja un peligroso vacío político que parece que será muy difícil de llenar. Incluso si se encuentra rápidamente un sucesor, es poco probable que el pueblo de Sudán acepte a alguien que parece tener el respaldo de los militares.

En un discurso televisado, Hamdok dijo que el país se encuentra en un "peligroso punto de inflexión que amenaza toda su supervivencia". Añadió que había hecho todo lo posible para evitar que el país "se deslizara hacia el desastre", pero que "a pesar de todo lo que se ha hecho para alcanzar un consenso... no se ha conseguido".

El regreso del primer ministro a su cargo no sorprendió a los generales del ejército sudanés, ya que el objetivo de su destitución era, en primer lugar, marginar al movimiento Fuerzas de la Libertad y el Cambio, cuyos elementos comunistas de izquierda eran -en opinión de algunos, especialmente en el Golfo- un obstáculo para el "buen funcionamiento" de Sudán. Sin embargo, el golpe militar del 25 de octubre tuvo dos resultados inesperados: Hamdok perdió completamente la confianza del pueblo sudanés, que se apresuró a llamarle "traidor"; y los firmantes del acuerdo de Juba no estaban dispuestos a abandonar el gobierno.

Los esfuerzos concertados de los manifestantes, en su mayoría de entre 15 y 30 años, movilizaron a la gente en las calles e hicieron girar a la opinión pública contra el ejército. Al negarse a ser apoyados abiertamente por ningún partido político, los jóvenes grupos de protesta están bien organizados y son capaces de maximizar el número de manifestantes minimizando las bajas. Sin embargo, al menos 57 personas han muerto desde que se reanudaron las protestas el 25 de octubre.

El ejército esperaba que las manifestaciones se hubieran disipado con el nombramiento de un gobierno tecnócrata. Confiaban en la creación de un gobierno independiente, y hasta cierto punto la comunidad internacional estaría dispuesta a devolver la ayuda internacional si parecía que el primer ministro tenía el control firme. Sin embargo, las constantes presiones y protestas que han provocado pérdidas de vidas y problemas de seguridad han socavado la razón central declarada para el regreso del primer ministro a su cargo: "detener el derramamiento de sangre".

LEER: Estados Unidos pide un gobierno civil en Sudán tras la dimisión de Hamdok como primer ministro

Igualmente, la determinación de las ex fuerzas militares que habían firmado el acuerdo de Juba dejó muy claro que no renunciarían a los nombramientos políticos que se les habían otorgado tras la firma del acuerdo de paz. En declaraciones a un canal de televisión local, el firmante y gobernador de Darfur, Mina Arko Minawi, dijo en noviembre: "Si nuestra asociación con el componente militar termina, será una guerra total".

A este desacuerdo se sumó la falta de apoyo que los generales del ejército -en particular el vicepresidente del Consejo Soberano, Mohamed Hamdan Dagalo- tenían para el regreso de un gobierno independiente. El presidente del Consejo Soberano, Abdul Fatah Al-Burhan, se convirtió esencialmente en un espectador de las negociaciones, incapaz de apoyar públicamente la posición del primer ministro, que quería la instalación de un gobierno tecnócrata completo, tal como se había acordado. Al-Burhan consideró que apoyar a Hamdok pondría en peligro el acuerdo de paz.

Tras la dimisión de Hamdok, se pide la reinstauración del acuerdo constitucional y el nombramiento de un mediador internacional, algo a lo que aludió el primer ministro en su discurso de dimisión.

"Es hora de desplegar un mediador internacional que pueda hacer el trabajo que Hamdok fue incapaz de hacer: encontrar un compromiso político entre los militares, la calle y el FFC, para reescribir una hoja de ruta para seguir adelante", dijo Cameron Hudson, un ex funcionario del Departamento de Estado de EE.UU. que ahora trabaja en el Centro de África del Consejo Atlántico.

Los analistas han dicho que el controvertido acuerdo habría sido "una etapa intermedia que permite evitar los peores efectos del golpe". Según el Dr. Suliman Baldo, analista sudanés de asuntos africanos afincado en Estados Unidos y especialista en zonas de conflicto, dichos efectos incluyen "el derramamiento de sangre, el aislamiento internacional y la vuelta de Sudán a su antiguo estatus de paria en la comunidad internacional". Hizo su comentario en una entrevista con Radio Dabanga el mes pasado.

Baldo considera que el acuerdo Burhan-Hamdok tenía una misión muy específica, condicionada a que el Consejo de Ministros civil gozara de plenos poderes ejecutivos según lo estipulado en este marco. Cualquier posibilidad de reanudar el apoyo internacional dependía de que Hamdok no diera legitimidad al golpe militar al contar con un gabinete de tecnócratas independientes.

Oficial del ejército: las protestas en Sudán no conducirán a una solución política

La aceptación oficial de la dimisión del primer ministro pondrá fin a las continuas especulaciones sobre la posibilidad de que la comunidad internacional intervenga de nuevo para restituirlo. Sin embargo, parece probable que se nombre a un interino en la figura del ministro de Finanzas para supervisar el presupuesto de 2022, que aún no se ha acordado antes del nombramiento de un nuevo primer ministro.

Los analistas han sugerido que Buthaina Ibrahim Dinar, del Movimiento Popular de Liberación de Sudán, podría ser nombrado primer ministro. Otros nombres que se barajan son el de Kamil Eltayeb Idris, estadista sudanés, académico y funcionario internacional, que fue director general de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual desde noviembre de 1997 hasta 2008 y es muy conocido en los círculos internacionales.

En el momento de redactar este artículo, se especula con la posibilidad de que se recurra a estadistas africanos como el presidente de Ruanda, Paul Kagami, para salvar la brecha en las negociaciones. Parece claro que, si no se produce un avance que desemboque en el nombramiento de un gabinete independiente con poderes ilimitados, es posible que nunca se encuentre un primer ministro aceptado internacionalmente que impulse la democracia en Sudán.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesSudán

El periodista y productor de noticias de televisión.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines