Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Qasem Soleimani, el gran mártir de Jerusalén

La gente asiste a una ceremonia de conmemoración celebrada dentro del primer aniversario del asesinato del comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní, Qasem Soleimani, el 03 de enero de 2021 en Bahgdad, Irak. [Murtadha Al-Sudani - Agencia Anadolu]

La fecha del 3 de enero nos invita, por un lado, a reflexionar sobre la lucha contra el terrorismo y, por otro, a seguir luchando por la justicia, la libertad y la soberanía. Y es que, en esta fecha de 2020, una orden directa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se materializó en un atentado terrorista que martirizó al comandante de la Fuerza Quds, el general Qasem Soleimani, y al comandante de las Fuerzas de Movilización Popular iraquíes, Abu Mahdi Al-Muhandis.

Como motivo del asesinato de Soleimani, EE.UU. citó su apoyo a las manifestaciones que tenían lugar el 27 de diciembre de 2019 frente a la Embajada de EE.UU. en Bagdad, y la falsa denuncia de invasión (que no se produjo), que habría provocado muertos y heridos entre los ciudadanos estadounidenses e iraquíes. Sin embargo, sabemos que los motivos del asesinato son diferentes. Están relacionados con el papel de Soleimani en las victorias contra EE.UU. en Oriente Medio y la pérdida de su estatus como único actor en la región, y el aumento del papel de Rusia y China con Irán como centro de esta articulación antiterrorista.

También se sabe que las acciones estratégicas del general Soleimani contribuyeron a cortar el flujo de armas de Estados Unidos e Israel, no sólo a Daesh y otros grupos terroristas que operan en Oriente Medio, sino también a otros compradores regionales. Como mayor fabricante de armas del mundo y para el éxito de su negocio de tráfico de armas, EEUU necesita la acción de los grupos terroristas. Con las sucesivas derrotas de los terroristas de Daesh en Siria e Irak liderados por Soleimani y Al-Muhandis y la consecuente caída del negocio de las armas, EEUU decidió asesinar al general que era el símbolo de la resistencia contra estas bandas armadas.

LEER: Sobre las relaciones entre la resistencia palestina e Irán

El asesinato de Soleimani y Al-Muhandis fuera de una situación de guerra y en territorio extranjero fue algo más que una vulneración de la soberanía iraquí: fue un acto explícito de terrorismo de Estado y una violación de las convenciones y del derecho internacional. Esta acción fue otro intento inútil de Estados Unidos y sus socios de frenar el "eje de la resistencia" en el que participan Irán, Siria, el Hezbolá libanés, las Fuerzas de Movilización Popular iraquíes, los hutíes yemeníes, Hamás, la Yihad Islámica, el Frente Popular Palestino y el Frente Polisario del Sáhara Occidental, entre otros movimientos.

Soleimani y Al-Muhandis no fueron los únicos ni serán los últimos. Que se recuerden los nombres de los científicos martirizados en atentados terroristas, como Mohsen Fakhrizadeh, Massoud Ali-Mohammadi, Fereydoun Abbasi-Davani, Majid Shahriyari, Darioush Rezai, Mostafa Ahamdi-Roshan y otros. Son asesinatos que reflejan el espíritu criminal que domina la estructura de Estados Unidos e Israel. Las ilegalidades de EE.UU. dan cobertura y aliento a los crímenes cometidos por la ocupación israelí contra el pueblo palestino en los territorios ocupados y en el extranjero.

El general Soleiman desempeñó un papel importante en la estrategia victoriosa de Hezbolá que expulsó humillantemente a las fuerzas del invasor sionista del Líbano en 2006. Dio un importante impulso y apoyo al levantamiento de los hutíes de Yemen contra el régimen saudí. Desempeñó un papel central en la derrota del Daesh en Siria, así como en la creación, el entrenamiento y las acciones de las milicias de Al-Hashd Al-Sha'abi dirigidas por Al-Muhandis, que fueron responsables del colapso de los grupos terroristas en Siria e Irak.

El martirio de Soleimani y Al-Muhandis demostró al mundo que la revolución está viva y saldrá victoriosa. Además, los enemigos de la nación iraní fueron humillados por la grandeza del general asesinado, que se convirtió en el mártir de Jerusalén como figura clave en la estrategia victoriosa contra el terrorismo de Estados Unidos, Israel, Arabia Saudí y sus aliados en Oriente Medio y Eurasia.

Soleimani nació en una familia pobre de la región de Qerman el 11 de marzo de 1957. Comenzó su carrera militar con su ingreso en el Ejército de los Guardianes de la Revolución Islámica en 1979. En la década de 1980, fue nombrado comandante de la 41ª División del ejército iraní durante la guerra entre Irán e Irak. Su acceso al mando de la Fuerza Quds iraní de acciones en el exterior tuvo lugar en 1997. Fue ascendido al rango de general de división por el Líder Supremo de la Revolución Islámica, el imán Alí Jamenei, el 24 de enero de 2011, cargo en el que permaneció hasta su martirio.

La importancia de Soleimani en la lucha contra el terrorismo no fue solo militar; también desempeñó un importante papel político. En 2015, convenció a Rusia para que entrara en la guerra de Siria de forma más eficaz en la alianza trilateral entre Rusia, China e Irán para hacer frente a las bandas terroristas en Oriente Medio, así como en la realización de ejercicios militares marítimos conjuntos en el Mar de Omán y el Océano Índico, decisivos para romper el monopolio estadounidense en los mares de la región.

LEER: Israel admite su participación en el asesinato de Qassem Soleimani

Durante el funeral de Soleimani en Teherán, Jamanei declaró que quienes planearon y llevaron a cabo el asesinato del general seguramente pagarán el precio, ya que la venganza se producirá inevitablemente cuando las condiciones lo permitan. Según Jamanei: "El zapato de Soleimani vale más que la cabeza de Trump". Además, el líder señaló que los funerales de los mártires a los que asistieron millones de personas en Irán e Irak fueron una severa bofetada para Estados Unidos, pero la bofetada más dura será la eliminación de la arrogante presencia estadounidense en la región.

Soleimani se sacrificó por la causa más importante de la humanidad en la actualidad: la justa lucha por la liberación de los palestinos, centrada en la recuperación de las tierras árabes y palestinas y en el levantamiento de la sagrada mezquita de Al-Aqsa de los intentos de asedio y destrucción por parte del Estado de supremacía judía que se apoderó de Palestina desde 1948.

El ataque terrorista estadounidense que martirizó a Soleimani, Al-Muhandis y varios otros mártires iraníes e iraquíes que los acompañaban refleja el sentido criminal que domina la mentalidad de los dirigentes de Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí. Esta acción constituye un salvoconducto para todos los crímenes cometidos por la ocupación israelí contra el pueblo palestino en los territorios ocupados y en el extranjero.

El crimen de este consorcio terrorista, dirigido por EE.UU., no fue ni remotamente una victoria sobre la lucha de resistencia contra el terrorismo que difundió. Fueron EE.UU., Israel y Arabia Saudí los derrotados porque la lucha de resistencia continúa hasta la victoria final, como un derecho legal garantizado por las leyes y convenciones internacionales y reconocido por la Carta de las Naciones Unidas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Sayid Marcos Tenório es historiador y especialista en relaciones internacionales. Es vicepresidente del Instituto Brasil-Palestina (Ibraspal) y autor del libro Palestina: do mito da terra prometida à terra da resistência [Palestina: del mito de la tierra prometida a la tierra de la resistencia] (Anita Garibaldi/Ibraspal, 2019, p412).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines