Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

2021 en Palestina: Una nueva generación se ha levantado por fin

Palestinos protestan contra el bloqueo de Israel en Khan Yunis, Gaza, el 25 de agosto de 2021 [Mustafa Hassona/Anadolu Agency].

Al principio, 2021 parecía ser otro año ordinario, de implacable ocupación israelí y continua miseria palestina. Aunque gran parte de eso seguía siendo cierto, la dinámica de la ocupación israelí de Palestina se vio desafiada por un sentimiento de unidad popular sin precedentes entre los palestinos, no sólo en la Jerusalén Oriental ocupada, Cisjordania y Gaza, sino también entre las comunidades palestinas de la Palestina histórica.

Un sentimiento predominante de cautelosa esperanza ha sustituido por fin al sentimiento predominante de desesperación de los años anteriores. Con ello, se ha registrado en toda Palestina un sentimiento de renovación y voluntad de adoptar nuevas ideas políticas. Por ejemplo, según una encuesta realizada por el Centro de Medios y Comunicación de Jerusalén (JMCC) y publicada el 22 de noviembre, hay más palestinos de Cisjordania que apoyan la solución de un solo Estado que los que siguen apoyando la prácticamente desaparecida solución de dos Estados, que dominó el pensamiento palestino durante décadas.

La pandemia hace mella

El año, sin embargo, comenzó con la atención puesta en algo totalmente distinto: la pandemia del Covid-19. Además de asolar a los palestinos asediados y ocupados, especialmente en la Franja de Gaza, la pandemia comenzó a extenderse entre los presos palestinos.

En febrero, la Autoridad Palestina, junto con grupos y organizaciones internacionales de derechos humanos, criticó a Israel por bloquear el acceso a las vacunas Covid-19 a la asediada Franja de Gaza. Las vacunas Sputnik 5 fueron donadas por Rusia, el primer país que contribuyó a la lucha contra la pandemia en Palestina. Con el tiempo, las comunidades palestinas fueron accediendo poco a poco a las vacunas que llegaban del programa COVAX. Sin embargo, la pandemia siguió haciendo estragos en la Palestina ocupada, especialmente porque las autoridades de ocupación israelíes siguieron bloqueando las medidas preventivas palestinas y desmantelando las instalaciones improvisadas de Covid-19 en los territorios ocupados. Según el sitio web Worldometer, 4.555 palestinos murieron a causa del Covid-19, mientras que 432.602 dieron positivo en la prueba de la mortal pandemia.

Otro ataque a Gaza: Israel exprime la vida de Gaza - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Elecciones anuladas

Al igual que el año anterior, la crisis política de Israel dominó rápidamente los titulares, ya que la lucha de poder entre el entonces primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y sus rivales continuó, lo que llevó a las cuartas elecciones de Israel en dos años. Las elecciones de marzo han cambiado finalmente el panorama político israelí, gracias a una extraña coalición de gobierno formada por el nuevo primer ministro de Israel, Naftali Bennett, el 13 de junio. La coalición incluía al político árabe Mansour Abbas, cuyo partido político fue decisivo para la formación del gobierno.

Mientras Netanyahu y su partido Likud se retiraban rápidamente a la oposición, poniendo fin a un reinado de más de 12 años, los palestinos anticipaban sus propias elecciones, que fueron anunciadas por el presidente de la AP, Mahmud Abbas, el 15 de enero.

Las elecciones parlamentarias y presidenciales de la AP estaban previstas para el 22 de mayo y el 31 de julio, respectivamente. Las dos rondas de votaciones debían ir seguidas de un acuerdo político que pusiera fin a la desunión política palestina garantizando una representación equitativa para todos los grupos políticos palestinos, incluidos Hamás y la Yihad Islámica, en una revitalizada Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Lamentablemente, nada de esto se ha producido. A pesar de las positivas conversaciones sobre la unidad palestina mantenidas en El Cairo durante varias semanas, Abbas canceló las elecciones previstas, con el pretexto de que su decisión se tomó en protesta por la negativa de Israel a permitir la participación de los votantes palestinos en Jerusalén Este.

A cambio de bloquear los esfuerzos palestinos por garantizar una apariencia de democracia, incluso bajo la ocupación israelí, se permitió a Abbas volver a la lista de aliados de Washington. De hecho, Estados Unidos reanudó su ayuda financiera a los palestinos en abril, prometiendo reabrir la oficina de la OLP en Washington, que fue cerrada por la Administración Trump y comprometiéndose también a reabrir su propio consulado en Jerusalén, que también fue cerrado por Trump en septiembre de 2018.

A pesar de estos gestos, que sirvieron para validar de nuevo a la AP, tras cuatro años de completa marginación por parte de Estados Unidos, la nueva Administración Biden no ofreció ni una hoja de ruta para un proceso de paz renovado ni presionó a Israel para que pusiera fin a su ocupación o para que frenara el ritmo de expansión de los asentamientos ilegales en la Palestina ocupada. De hecho, el ritmo de construcción de asentamientos por parte de Israel ha crecido exponencialmente en 2021, con el anuncio del plan de Israel de aprobar miles de nuevas viviendas israelíes en Cisjordania, en octubre.

OPINIÓN: La investigación de crímenes de guerra de la ONU sigue empañada por décadas de apoyo colonial a Israel

De Sheikh Jarrah a Gaza

Las acciones provocadoras de Israel habrían pasado desapercibidas para la comunidad internacional si no fuera porque el pueblo palestino adoptó una postura colectiva, utilizando todas las formas de resistencia, desde Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, hasta Gaza. Todo el episodio, que acabó desembocando en una guerra israelí contra Gaza en mayo, comenzó con un intento rutinario israelí de limpiar étnicamente a los palestinos de varios barrios de Jerusalén Este, como Sheikh Jarrah y Silwan. Sin embargo, los jerosolimitanos palestinos comenzaron a organizarse contra la orden judicial israelí de desalojarlos de sus hogares, para que fueran ocupados por colonos judíos israelíes, como ha sido la costumbre durante muchos años.

La resistencia popular en Sheikh Jarrah se enfrentó a la extrema violencia israelí, en la que participaron colonos armados, la policía israelí y las fuerzas de ocupación, lo que provocó que al menos 178 manifestantes palestinos resultaran heridos el 7 de mayo. Los palestinos de todos los territorios ocupados comenzaron a movilizarse en solidaridad con sus hermanos de Al Quds, lo que provocó otra devastadora guerra israelí contra la Franja de Gaza el 10 de mayo. La guerra se saldó con la muerte de más de 250 palestinos, miles de heridos y una destrucción masiva.

La guerra israelí pretendía distraer la atención de los acontecimientos que se estaban produciendo en Jerusalén Este. Sin embargo, los designios israelíes fracasaron por completo, ya que los palestinos de Ramallah, Nablus, Hebrón, Haifa y muchas otras ciudades, pueblos y campos de refugiados palestinos se manifestaron en solidaridad con Sheikh Jarrah y Gaza, articulando un discurso político que, por primera vez, carecía de referencias facciosas.

Para sofocar la rebelión palestina, Israel envió miles de soldados y policías, junto con colonos judíos armados y milicias en los territorios ocupados y en el propio Israel. Muchos palestinos murieron en los enfrentamientos y ataques resultantes. Sin embargo, los sucesos de mayo han puesto de manifiesto, no sólo la unidad existente entre los palestinos, sino también el profundo racismo que ha afectado a todos los sectores de la sociedad israelí. La noción de que los palestinos de la Palestina histórica se han asimilado a la nueva realidad y ya no forman parte de un cuerpo político palestino más amplio, resultó ser completamente falsa.

Opinión: La investigación de crímenes de guerra de la ONU sigue empañada por décadas de apoyo colonial a Israel

Boicots, desinversiones y la CPI

La resistencia palestina en casa movilizó aún más a la sociedad civil en todo el mundo. Organizaciones de derechos como Human Rights Watch y la propia B'tselem concluyeron que Israel es un Estado de apartheid.

El movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) recibió muchos impulsos a lo largo del año, ya que empresas como el gigante de los helados, Ben & Jerry's, decidieron desprenderse de los territorios ocupados y la multinacional del deporte, Nike, ha decidido poner fin a sus operaciones en Israel por completo, aunque sin racionalizar su decisión por motivos políticos.

Además, el mayor fondo de pensiones de Noruega, KLP, declaró el 5 de julio que dejaría de invertir en empresas vinculadas a los asentamientos israelíes. Más adelante, la famosa novelista irlandesa Sally Rooney anunció su negativa a que su bestseller "Beautiful World, Where Are You" fuera publicado por una empresa israelí.

Mientras tanto, continuaron los esfuerzos para que los criminales de guerra israelíes rindieran cuentas ante la Corte Penal Internacional (CPI). En marzo, la entonces fiscal jefe de la CPI, Fatou Bensouda, anunció la apertura de una investigación formal sobre presuntos crímenes de guerra en los territorios palestinos ocupados. Aunque Bensouda ya no está en la CPI, el caso palestino sigue activo, con la esperanza de que la justicia internacional pueda finalmente prevalecer.

A pesar de las numerosas dificultades, el espíritu de todos los palestinos se levantó, una vez más, cuando la delegación olímpica palestina entró en el Estadio Olímpico de Tokio en julio, portando una bandera palestina. La pequeña delegación incluía a palestinos de varias regiones, cimentando la unidad palestina también en la cultura y el deporte.

Resistiendo a través del hambre

Mientras tanto, los palestinos en huelga de hambre siguieron resistiendo dentro de las cárceles israelíes, y presos como Kayed Fasfous y Meqdad Al-Qawasmi protagonizaron prolongadas huelgas de hambre de 131 y 113 días, respectivamente, que estuvieron a punto de provocar su muerte. En una muestra más de desafío, seis presos palestinos se fugaron de la prisión de Gilboa el 6 de septiembre. Aunque todos ellos fueron capturados y, al parecer, torturados tras su nueva detención, la noticia cautivó a todos los palestinos, que se sintieron fortalecidos con lo que percibían como una heroica búsqueda de la libertad.

Sin embargo, muchos prisioneros palestinos también sufrieron a manos de la propia AP, que continuó con su práctica de detención ilegal y tortura de activistas palestinos disidentes. La muerte de Nizar Banat, a manos de las fuerzas de seguridad de la AP, el 24 de junio, dio lugar a protestas palestinas masivas en las que miles de personas exigieron responsabilidades y justicia para el crítico de la AP que fue golpeado hasta la muerte.

2021 fue un año de guerra, pérdidas y destrucción para los palestinos. Sin embargo, también fue un año de unidad, de logros culturales y de esperanza, ya que una nueva generación por fin está ocupando el centro de la escena, afirmando su identidad y su importancia para el futuro de su patria.

OPINIÓN: La violencia de los colonos israelíes empuja a los palestinos al punto de no retorno

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
IsraelOriente MedioPalestinaRegión
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines