Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Negar lo inevitable: Por qué Occidente se niega a aceptar la condición de superpotencia de China

El Gran Salón del Pueblo en Pekín el 19 de marzo de 2018 [NICOLAS ASFOURI/AFP vía Getty Images]

Un artículo de Gideon Rachman en el Financial Times del pasado mes de julio es un excelente ejemplo de la limitada comprensión de la intelectualidad occidental sobre el ascenso sin obstáculos de China como superpotencia. "Convertirse en una superpotencia es un asunto complicado. Plantea una serie de cuestiones conectadas sobre capacidades, intenciones y voluntad", escribió Rachman.

Para ayudarnos a entender lo que significa precisamente esta afirmación, el escritor del FT utiliza una analogía. "Para utilizar una analogía deportiva, se puede ser un tenista extremadamente dotado y desear realmente ser campeón del mundo, pero no estar dispuesto a hacer los sacrificios necesarios para convertir el sueño en realidad".

Al menos, en el pensamiento de Rachman, China es capaz de ser un actor político, aunque sigue siendo incapaz de competir por el estatus de superpotencia, ya que supuestamente carece de "la voluntad" de hacer los "sacrificios" necesarios.

Aunque sólo visité Pekín una vez hace unos años, yo, o incluso cualquier visitante ocasional de la capital china, podría dar fe del poderoso motor económico colectivo que alimenta no sólo a China sino a gran parte de la economía mundial. Aunque los funcionarios chinos no afirman abiertamente que su objetivo final sea convertir a su país en una superpotencia -pues, francamente, rara vez las superpotencias son conscientes de los mecanismos que conducen a ese estatus-, los dirigentes chinos comprenden perfectamente la naturaleza del reto que tienen entre manos.

Tomemos el discurso del presidente chino Xi Jinping en octubre de 2019, con motivo del 70º aniversario de la fundación de la República de China. "En los últimos 70 años, bajo el fuerte liderazgo del Partido Comunista de China (PCC), el pueblo chino, con gran coraje y exploración implacable, ha abierto con éxito el camino del socialismo con características chinas. A lo largo de este camino, hemos inaugurado una nueva era", dijo. Obsérvense las constantes referencias de Xi a la ideología, el nacionalismo, la visión de futuro y la insistencia en la posición central de China en esta "nueva era". Xi fue elevado a la categoría de Mao Zedong -como "líder central" en 2019 y "timonel" en 2021- precisamente por su papel en la transición de China en términos de poder, política y prestigio mundial.

LEER: La rivalidad entre Estados Unidos y China en el Golfo: el programa de misiles balísticos saudí

De hecho, cuanto antes reconozcamos que China es una entidad política influyente que opera según una estrategia política clara y decisiva, más significativa será nuestra comprensión de la transformación geopolítica en Asia, y en el resto del mundo.

Desde el ascenso de Gran Bretaña como potencia colonial, y con ello el advenimiento de un nuevo orden mundial, determinado casi exclusivamente por las potencias occidentales, el centro de poder mundial, a partir del siglo XVIII, se había desplazado fuera de Asia y Oriente Medio.

Más tarde, a partir de mediados del siglo XX, la principal competencia a la que se vieron obligadas las potencias occidentales coloniales procedía de la Unión Soviética, su Pacto de Varsovia y sus aliados internacionales, principalmente las antiguas colonias europeas del hemisferio sur.

El colapso de la Unión Soviética, a partir de 1989, supuso el regreso del control occidental, esta vez liderado por Estados Unidos como único hegemón y amo neocolonial del mundo.

Sin embargo, pronto se hizo evidente que el paradigma global postsoviético era insostenible, ya que la influencia económica de Europa se estaba reduciendo rápidamente y el intento desesperado de Washington de vigilar el mundo estaba fracasando debido, en parte, a sus propios errores de cálculo, pero también a la fuerte resistencia a la que se enfrentaba en sus nuevos dominios coloniales, principalmente en Irak y Afganistán.

El coste de la guerra, además de su incalculable destrucción masiva y su coste humano -según una estimación muy modesta, casi un millón de personas murieron en las aventuras militares de Estados Unidos desde 2001- también ha supuesto un gran coste para la ya debilitada economía estadounidense. El proyecto Costs of War de la Universidad de Brown, publicado en septiembre de 2021, ha calculado que Estados Unidos ha gastado hasta 5,8 billones de dólares en sus fallidas operaciones militares en Afganistán e Irak desde 2001. El mismo informe también ha calculado que se gastarán otros 2,2 billones de dólares en los próximos 20 años en asistencia sanitaria y cobertura por discapacidad para los veteranos.

La implicación de Estados Unidos en guerras largas con objetivos indefinidos abrió espacios geopolíticos sin precedentes que Washington y sus aliados occidentales han dominado durante décadas. Por ejemplo, Estados Unidos tuvo un control geopolítico casi total sobre gran parte de Sudamérica a partir de la introducción de la Doctrina Monroe, en 1823. La misma afirmación puede hacerse respecto a África que, a pesar del fin formal del colonialismo en el largamente explotado continente, siguió girando en torno a las mismas potencias coloniales occidentales de antaño. Sin embargo, en las últimas tres décadas comenzó a producirse un cambio notable en la influencia geoestratégica de Occidente en estas regiones.

Mientras Occidente libraba guerras esencialmente inútiles en Afganistán e Irak como parte de la intencionadamente mal definida "guerra contra el terror", los actores políticos regionales e internacionales se movieron para llenar los vacíos creados por la ausencia estadounidense y occidental de sus diversas regiones de influencia. Rusia se ha ofrecido rápidamente como aliado militar y estratégico y como alternativa a Estados Unidos en partes de Oriente Medio, África y Sudamérica -en Siria, Libia y Venezuela, respectivamente-, mientras que China pasó a desempeñar un papel económico mucho más amplio, calificándose como un socio justo, especialmente si se compara con las potencias occidentales.

No fue hasta la gradual retirada de Estados Unidos de Irak en 2011 cuando Washington anunció su "Pivote hacia Asia", una nueva estratagema militar y política destinada a contrarrestar la influencia china en la región del Pacífico asiático. Gran parte del primer mandato del ex presidente estadounidense Barack Obama se dedicó a los reajustes políticos estratégicos de Estados Unidos en Asia-Pacífico.

"Estados Unidos es una potencia del Pacífico, y estamos aquí para quedarnos", declaró Obama en un discurso ante el Parlamento australiano en noviembre de 2011. "Mientras ponemos fin a las guerras actuales, he dado instrucciones a mi equipo de seguridad nacional para que nuestra presencia y misiones en Asia-Pacífico sean una prioridad absoluta".

Sin embargo, el cambio geopolítico estadounidense puede haber llegado tarde. Por un lado, las repercusiones de las empresas militares americanas en Asia Central y Oriente Medio -como el tiempo ha demostrado claramente- eran demasiado graves y costosas como para anularlas simplemente con una declaración de nueva estrategia. En segundo lugar, para entonces China había construido una compleja red de alianzas en Asia y en todo el mundo, lo que le permitía cimentar verdaderos lazos con muchas naciones, especialmente con aquellas preocupadas o hartas de la obsesión de Occidente por la superioridad militar y las intervenciones.

Según un informe publicado en octubre por el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible, en los últimos doce años, China ha sido el mayor socio comercial de África. "China ha creado 25 zonas de cooperación económica y comercial en 16 países africanos", se lee en el informe, "y ha seguido invirtiendo fuertemente en todo el continente a lo largo de la pandemia de COVID-19, según un informe gubernamental sobre los lazos económicos y comerciales entre China y África".

LEER: Arabia Saudí construirá sus propios misiles balísticos con ayuda de China

Por el contrario, según los datos publicados por el Departamento de Investigación de Statista en agosto, "después de un pico en 2014, la inversión extranjera directa (IED) en África procedente de Estados Unidos se redujo a 47.500 millones de dólares estadounidenses (desde 69.03) en 2020".

Aquí es precisamente donde muchos analistas se equivocan, al argumentar, como lo hizo Rachman, que "el peso económico de China, como mayor potencia comercial y fabricante del mundo, le da una importante influencia política a nivel internacional. [...] Pero el poder económico de Pekín no siempre es políticamente decisivo".

Este pensamiento limitado se basa en la suposición de que ser "político" es seguir el mismo modelo utilizado por Estados Unidos y sus socios occidentales en su enfoque de la política exterior, la diplomacia y las guerras ocasionales. Sin embargo, la visión china de la política siempre ha sido muy diferente. Según el pensamiento de Pekín, China no necesita invadir países para ganarse la designación de actor político. En lugar de ello, China se limita a aprovechar su propia trayectoria histórica de utilización de la influencia económica en su búsqueda de la grandeza y, posiblemente, del imperio. El hecho de que la Iniciativa del Cinturón y la Ruta -una estrategia a largo plazo destinada a conectar Asia con África y Europa a través de redes terrestres y marítimas- sea una interpretación moderna de la Ruta de la Seda, que era una red de antiguas rutas comerciales que unían a China con la región mediterránea, es suficiente para hablarnos de la naturaleza del modelo chino.

Teniendo esto en cuenta, China también ha dado muchos pasos que son inequívocamente "políticos", incluso desde la definición selectiva de la intelectualidad occidental. Uno de los muchos tratados que China ha iniciado, cofundado o al que se ha adherido es la Organización de Cooperación de Shanghai, que, desde septiembre, incluye también a Irán. El Pacto de Shanghai es una alianza política, económica y de seguridad euroasiática que se estableció en 2001 y que ha servido para contrarrestar las organizaciones transnacionales occidentales dirigidas por Estados Unidos.

Hasta la última década, Pekín había recurrido a la cooperación económica como la forma más productiva de facilitar su llegada a la escena mundial como superpotencia potencial o en ciernes. Sin embargo, se puede argumentar que, no fue hasta el "Pivote hacia Asia" de Obama, la guerra comercial de Donald Trump y las incesantes amenazas de Joe Biden a China sobre Taiwán, que Pekín comenzó a acelerar la dimensión política de su estrategia. La llamada "diplomacia del lobo" de China es una de las tácticas más confiables de Pekín, a través de la cual se envían mensajes claros y repetidos a Washington y sus aliados, de que la naciente nación de Asia Oriental no se doblegará ni se intimidará. La "diplomacia del guerrero lobo" describe un estilo más asertivo e incluso de confrontación empleado por los diplomáticos chinos para defender los intereses nacionales de China.

Según el entendimiento común de Occidente, China, o cualquier otro país que se atreva a operar fuera de los dictados de la agenda occidental, es una amenaza o una amenaza potencial. Sin embargo, incluso cuando las fortunas económicas de China iban en aumento, tras la exitosa campaña de reformas económicas de Deng Xiaoping en 1978, el país no era visto como una "amenaza" per se, ya que el ascenso económico de Pekín impulsó a Asia y, por extensión, a la economía mundial, llegando incluso a mitigar la Gran Recesión de 2008, que a su vez fue resultado del colapso de los mercados estadounidenses y europeos. China sólo se convirtió en una amenaza cuando se atrevió a definir sus objetivos geopolíticos en la región de Asia-Pacífico, empezando por los mares del Sur y del Este de China.

China no sólo es un actor político, sino que se podría afirmar que en la actualidad es el actor político más importante del mundo, ya que, de forma gradual pero segura, desafía el dominio estadounidense y occidental en varios frentes: militar en Asia, económico y político en otros lugares. La influencia de China también puede observarse más allá de Asia y África, en la propia Europa, ya que incluso los propios aliados de Washington están abiertamente divididos en su enfoque de la incipiente guerra fría entre EE.UU. y China y la insistencia de Estados Unidos en repeler el peligro chino invasor.

"Una situación para unirse todos contra China, es un escenario de máxima conflictividad posible. Este, para mí, es contraproducente", dijo el presidente francés Emmanuel Macron durante un debate emitido por el think tank con sede en Washington, el Atlantic Council, en febrero.

Nos corresponde a todos abandonar la idea de que a China sólo le interesan los negocios y nada más. Este pensamiento asfixiante con respecto a China contribuye a perpetuar la noción de que Estados Unidos ha utilizado su dominio mundial para lograr otros objetivos nobles, por ejemplo, "restaurar" la democracia y defender los derechos humanos. La degradación de China y la elevación de EE.UU. no sólo son esencialmente racistas, sino también totalmente falsas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaOriente MedioRegiónReportajes y Análisis
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines