Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El egipcio Al Sisi lleva una vida de lujo a pesar de las normas de austeridad

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi en Budapest, Hungría, el 12 de octubre de 2021. [ATTILA KISBENEDEK/AFP vía Getty Images]

Hace unos días, el presidente Abdel Fattah El-Sisi tomó la repentina decisión de dejar de conceder tarjetas de subsidio alimentario a las parejas recién casadas, declarando que el subsidio ha sido la razón del retraso de décadas del Estado hacia el desarrollo. Desgraciadamente, esta decisión fue precedida hace cuatro meses por otra similar de recortar las subvenciones al pan, aumentando así el precio de este producto, que es un alimento básico para los pobres de Egipto.

El presidente parecía -como de costumbre- muy molesto por la magnitud de las cargas soportadas por el gobierno y exigió a los pobres del país -como de costumbre- que asumieran los costes derivados de la supresión de las subvenciones. Esto es lo que están llamados a hacer por el bien del progreso de la nación. Sin embargo, parece que las consignas de austeridad de las que hace gala Sisi se dirigen únicamente a los pobres; no significan nada para él, ya que sigue disfrutando del dinero del pueblo, comprando nuevos aviones y construyendo lujosos palacios.

Cinco nuevos aviones presidenciales

Hace unos meses, Sisi compró un gigantesco avión de lujo Boeing B747-8, un Jumbo Jet, que cuesta unos 418 millones de dólares y que sustituye al actual avión presidencial.

El nuevo avión de Sisi se encuentra en los campos de Boeing desde 2012 después de que la compañía alemana Lufthansa cancelara su orden de compra, ya que formaba parte de un acuerdo cerrado por Lufthansa con Boeing para suministrarle 20 aviones. La compañía alemana aceptó 19 de ellos y rechazó este avión.

Refugiados en Egipto: La apuesta política de Al-Sisi

Según el sitio web German Flag Review, especializado en aviones, la razón por la que Lufthansa ha cancelado la compra del Boeing B747-8 se debe a dos motivos:

La primera es que Boeing ha incluido el avión en las pruebas de vuelo de forma más intensa de lo acordado en el contrato, además de la presencia de extraños cambios técnicos en el avión.

La vida volvió al avión B747-8 después de que fuera incluido en los pedidos de venta de Boeing el pasado mes de febrero, de modo que los técnicos de la compañía comenzaron a operar los sistemas mecánicos en julio. Luego, en agosto, el avión despegó directamente hacia el aeropuerto de Boeing en Everett Washington, donde apareció en la pista con el nombre "SU-EGY", lo que indica que se había afiliado al gobierno egipcio porque SU es el símbolo de la República Árabe de Egipto.

Esta foto tomada el 13 de marzo de 2020 muestra una vista aérea del desarrollo de la construcción en curso en el megaproyecto de la "Nueva Capital Administrativa" de Egipto, a unos 45 kilómetros al este de El Cairo [KHALED DESOUKI/AFP vía Getty Images].

Paradójicamente, el valor de este avión es ligeramente inferior al precio de 14 jets adquiridos por la presidencia durante los 30 años de reinado del difunto presidente Hosni Mubarak. Su valor combinado ascendía a 507 millones de dólares, mientras que Sadat poseía dos Boeing 707, que le regaló el jeque Zayed bin Sultan, gobernante de los Emiratos. También tenía un helicóptero que le regaló el ex presidente estadounidense Jimmy Carter.

En cambio, Gamal Abdel Nasser prefirió fletar un avión para sus desplazamientos y no compró un avión presidencial durante los largos años de su gobierno.

El B747-8 sustituirá al actual avión presidencial Airbus A340-200 SU-GGG de Egipto, en servicio desde 1995.

Este es el quinto avión presidencial que Sisi compra desde que asumió el cargo. Anteriormente había comprado cuatro aviones de lujo en 2016 del modelo "Falcon-7X" producido por la empresa francesa Dassault Aviation, en una operación por valor de 300 millones de euros (354 millones de dólares).

El Falcon mide 23,2 metros de largo, 2,34 metros de ancho y 1,88 metros de alto. Puede transportar ocho pasajeros, además de la tripulación de cabina, y puede volar aproximadamente 11.000 kilómetros. Viene equipado con muchos servicios, como teléfonos por satélite, cafeteras, hornos microondas para calentar la comida y amplias zonas para sentarse y dormir.

La ecuación de Al Sisi: inflación a cambio de préstamos

Este acuerdo se cerró mientras Egipto se enfrentaba a una grave crisis económica. Sólo tres meses antes, el gobierno decidió liberalizar el tipo de cambio de la libra, subir los precios de los productos petrolíferos y levantar los subsidios a la electricidad y otros materiales esenciales en noviembre de 2016.

Así, en sólo siete años, durante el periodo de su gobierno, Sisi ha comprado aviones por valor de 774 millones de dólares. Llega a reducir las subvenciones a las raciones y al pan con el pretexto de que no hay dinero, pidiendo al pueblo que lo soporte, pero no puede soportar el uso de aviones presidenciales que datan de las épocas de los regímenes anteriores.

Tres nuevos palacios presidenciales

Desde 2014, Sisi ha construido al menos tres nuevos palacios presidenciales y más de diez villas presidenciales que se suman a los 30 palacios históricos y casas de descanso presidenciales que Egipto ya poseía.

El enorme complejo del Palacio de Sisi que se está construyendo en la Nueva Capital Administrativa abarca unos 2,5 millones de metros cuadrados. Toda esta superficie equivale a unos 607 feddanes (625,2 acres) de terreno agrícola. En cuanto a la residencia presidencial, se calcula que tiene unos 50.000 metros cuadrados, diez veces más que la Casa Blanca, que sólo tiene 5.000 metros cuadrados.

Al-Sisi está construyendo otro lujoso palacio, al estilo de la Casa Blanca, a orillas del mar en la nueva ciudad de El Alamein, que decidió convertir en un lugar de veraneo para que el gobierno disfrute del aire fresco del Mediterráneo, en lugar del ambiente caluroso de El Cairo.

Sisi construyó el tercer palacio al principio de su reinado en el distrito militar de Hykestep. Es un lujoso palacio que contiene una pista de aterrizaje, jardines verdes y edificios administrativos. Junto a él hay cuatro lujosas villas con piscinas privadas que, según se dice, están dedicadas a los altos ayudantes militares de Sisi.

Al-Sisi no niega haber construido todos estos palacios. En un discurso pronunciado el 14 de septiembre de 2019 admitió: "Sí, hemos construido palacios y construiremos más, pero no para mí. Estoy trabajando para construir un nuevo Egipto".

Como resultado, Egipto, el gran país que menciona Sisi ante las críticas por gastar miles de millones de libras de dinero público en palacios presidenciales para él y su familia, se ha empobrecido cada vez más y no tiene dinero suficiente para mantener o proveer a sus ciudadanos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines