Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una historia americana aún no contada por los afganos

Linda Thomas-Greenfield habla durante una entrevista con Bloomberg West Television en San Francisco, California, Estados Unidos, el 31 de mayo de 2016 [David Paul Morris/Bloomberg vía Getty Images].

Según los cristianos y el mundo postcristiano en el que muchos de nosotros vivimos, ésta es la época de la paz y la buena voluntad para todos. Sin embargo, me ha alegrado un poco la Navidad un increíble tuit enviado por Linda Thomas-Greenfield, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas esta semana.

Imagino que los afganos recién liberados no estarán muy impresionados por su respuesta a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para enviar la tan necesaria ayuda humanitaria a un Afganistán devastado por la guerra tras 20 años de ocupación por las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN. En un alarde de lo que sin duda ve como benevolencia estadounidense, Thomas-Greenfield tuiteó: "Aplaudo al #CSNU por haber votado unánimemente a favor de este carveout [sic], que la comunidad humanitaria necesita desesperadamente en Afganistán".

Pero lo que ella -y la mayoría de los medios de comunicación occidentales no mencionaron- es que millones de niños afganos están en situación de desesperación y al borde de la inanición porque el gobierno de Estados Unidos ha congelado los activos de Afganistán por valor de más de 9.000 millones de dólares, una medida que está destrozando la ya frágil economía. Es la forma que tiene Estados Unidos de castigar al pueblo afgano por no haberse levantado contra los talibanes cuando se lo ordenó el presidente estadounidense Joe Biden. También es una venganza al régimen por la humillante derrota y retirada que sufrieron las fuerzas estadounidenses a manos del movimiento.

18 millones de afganos, la mitad del país, necesitan ayuda humanitaria y aproximadamente 3 millones son desplazados internos - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Parece haber una conspiración de silencio en los medios de comunicación occidentales sobre la crisis que se avecina, aunque un periódico británico exclamó: "Millones de personas se enfrentan al hambre este invierno tras la retirada de la ayuda extranjera después de que el grupo islamista tomara el poder". La inferencia es clara: la culpa es del gobierno talibán de Kabul. No Occidente por ocupar Afganistán durante 20 años y fracasar estrepitosamente en lo que espera que los talibanes hayan conseguido en cuestión de meses. Y no el Tesoro de Estados Unidos por congelar esos activos tan necesarios. La culpa es de los talibanes.

Sin embargo, a principios de esta semana, cientos de afganos enfadados salieron a las calles de Kabul para protestar contra la inminente crisis humanitaria, y sabían exactamente a quién culpar. Los jóvenes de la plaza Abdul Haq de la capital habían protestado antes por las sanciones, los activos congelados del Banco Central Afgano y la crisis provocada por Estados Unidos.

Lamentablemente, estas manifestaciones son ignoradas por la mayoría de los periodistas, que se apresuran a entrar en los hospitales infantiles para contar la miseria humana fabricada en los viejos Estados Unidos, sin mencionar ni una sola vez el papel del Tío Sam. Es un poco como contar la historia de la Natividad sin mencionar a Herodes.

No importa cuánto brillo y vueltas se le dé a la participación de Estados Unidos en Afganistán durante las últimas dos décadas, cientos de miles de civiles inocentes han muerto como resultado directo de la invasión estadounidense. Ahora millones más se enfrentan a un futuro incierto que implica hambre y cosas peores.

LEER: El compromiso con los talibanes es imprescindible para evitar el colapso de Afganistán

Por supuesto, esta hipocresía no es nada nuevo para los afganos, que transmiten su historia de generación en generación de boca en boca para que no la olviden. Saben, por ejemplo, que fue Afganistán lo que aparentemente provocó la sed de guerra de Winston Churchill en 1897. "Todos los que se resistan serán asesinados sin cuartel", escribió, porque los pastunes necesitan "reconocer la superioridad de la raza". Churchill también escribió sobre cómo "cada miembro de la tribu que era capturado era alanceado o cortado de inmediato". Orgulloso del terror que ayudó a infligir al pueblo de Afganistán, un observador señaló que iba camino de convertirse en un maníaco genocida.

A Winston Churchill se le atribuyó una vez la frase de que la historia la escriben los vencedores, pero en el caso de Afganistán 2021 parece que los estadounidenses están decididos a reinventar su desastrosa aventura de 20 años en el llamado cementerio de imperios. Los medios de comunicación occidentales parecen ser cómplices de esta reelaboración de la historia reciente.

Para que conste, hay que reconocer que Estados Unidos perdió la guerra en Afganistán, se retiró precipitadamente y revivió los horribles recuerdos de la Caída de Saigón cuando las tropas estadounidenses huyeron de Kabul. Ese debería haber sido el final de la historia, pero la intromisión de Washington en los asuntos afganos continúa. Es un cuento americano que aún no han contado los afganos, pero algún día lo harán. Tengan por seguro que lo harán.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines