Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía se enfrenta a un nuevo asalto en su batalla económica

Un vendedor hace pasar un carrito junto a un anuncio que muestra billetes de liras turcas en la calle Istiklal de Estambul, Turquía, el lunes 20 de diciembre de 2021 [Moe Zoyari/Bloomberg vía Getty Images].

Turquía vivió una noche histórica el lunes tras las declaraciones del presidente Recep Tayyip Erdogan al anunciar que el gobierno tomaría nuevas medidas para evitar la caída de la lira turca frente al dólar. El precio del dólar cayó bruscamente en cuestión de minutos, pasando de un dólar a 18 liras turcas.

En su discurso, Erdogan anunció medidas económicas y alternativas financieras para calmar los temores de los ciudadanos causados por los altos tipos de cambio. El posterior impulso de la lira turca tras estas declaraciones demostró que la subida del dólar frente a la lira en las últimas semanas no se debía al colapso de la economía turca, ni reflejaba el valor real de la moneda turca. Fue el resultado de la manipulación de los especuladores. La recuperación de la lira también demostró que las garantías del gobierno pueden ayudar a proteger el valor de la moneda nacional de las intervenciones del Banco Central.

Turquía pretende librarse de los grilletes impuestos por las importaciones de energía gracias al gas natural que se encuentra en el Mar Negro - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

Las medidas económicas y las alternativas financieras anunciadas por Erdogan, cuyos detalles fueron explicados el martes por el ministro turco del Tesoro y Finanzas, Nureddin Nebati, permiten a los depositantes obtener los mismos beneficios potenciales por sus ahorros en divisas manteniendo sus activos en liras. Según el nuevo sistema, si los beneficios de los depositantes en bancos en liras turcas son mayores que el aumento del tipo de cambio del dólar, mantendrán sus beneficios, pero si el aumento del tipo de cambio es mayor que sus beneficios, la diferencia se les pagará mediante exenciones fiscales. En otras palabras, el gobierno está diciendo a los ciudadanos: "Dejen su dinero en liras turcas y no lo conviertan a dólares, y si obtienen beneficios, son suyos, y si pierden algo por la subida del precio del dólar, el gobierno compensará su pérdida".

Las últimas decisiones también pretenden tranquilizar a las empresas sobre el precio del dólar fijando un tipo de cambio a largo plazo a través del Banco Central, para que no tengan problemas a la hora de fijar los precios, o no retiren sus dólares del mercado y recojan todo lo que puedan para utilizarlo en el pago de futuras deudas en el extranjero. Ahora, las empresas no tendrán dificultades para determinar los costes y los beneficios, y no temerán la posibilidad de una subida inesperada del precio del dólar en el momento de pagar sus deudas en el extranjero.

LEER: Las criptomonedas podrían ser la última esperanza para los habitantes de Oriente Medio

Muchos ciudadanos que evitan depositar su dinero en los bancos por diversas razones, compran oro para mantener el valor de ese dinero y a menudo guardan el oro en casa. Se calcula que ese "dinero bajo el colchón" es de unas 5.000 toneladas de oro por valor de 280.000 millones de dólares. El gobierno turco está tratando de desarrollar nuevas formas de animar a los ciudadanos a introducir su oro en el sistema financiero, en lugar de mantenerlo inactivo en casa.

Los turcos progubernamentales disfrutaron de la caída de la cotización del dólar frente a la lira el lunes por la noche. Para algunos, fue similar a lo que sintieron tras el fallido intento de golpe de Estado de 2016, entre otras cosas porque consideran que la crisis que golpea el valor de la moneda turca es otro intento de derrocar al gobierno. Su fracaso es una victoria del país sobre la tutela económica.

El discurso sorpresa de Erdogan reveló que no está librando esta batalla sin cartas que jugar, y elevó la moral de los partidarios del gobierno y aumentó la confianza en el éxito del nuevo modelo económico que éste pretende implantar. Se espera que la mejora de la lira turca se refleje positivamente en los precios y la inflación. Algunas empresas ya han anunciado reducciones de precios para sus productos tras haberlos subido unos días antes debido a la subida del dólar.

OPINIÓN: ¿Por qué Estados Unidos y la UE guardan silencio con respecto al separatista serbio Milorad Dodik?

La oposición política en Turquía se ha visto expuesta por la medida del lunes de Erdogan, ya que apostaba por la continua subida del dólar frente a la lira para poder incitar al pueblo turco contra el gobierno y forzarlo a celebrar elecciones generales anticipadas. La tristeza que sentían muchos de los opositores esa noche era visible en sus rostros; claramente esperaban el colapso de la moneda nacional y de la economía del país por el bien de sus propios intereses políticos.

El gobierno turco ganó un importante asalto tras la mejora de la lira turca, pero la batalla económica es larga, por lo que cabe esperar más. Sin embargo, esta victoria ofrece una gran oportunidad para el éxito del nuevo modelo económico basado en la producción y la exportación, a la luz de las cifras e indicadores que indican la solidez y el crecimiento de la economía turca. Se trata de un modelo turco único que merece ser estudiado, aunque se asemeje en algunos aspectos a otros modelos económicos, como el de China, porque los dirigentes turcos subrayan que sus decisiones se mantendrán dentro del círculo de la democracia y de las reglas del libre mercado.

Este artículo apareció por primera vez en Arabi21 el 22 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónReportajes y AnálisisTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines