Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bielorrusia deporta por la fuerza a los sirios buscados por el régimen de Assad

Los migrantes siguen esperando en un área cerrada asignada por el gobierno bielorruso la frontera bielorrusa-polaca en Grodno, Bielorrusia, el 28 de noviembre de 2021 [Sefa Karacan / Agencia Anadolu].

Al parecer, Bielorrusia ha obligado a los refugiados sirios a regresar a Siria a pesar de ser buscados por el régimen de Bashar al-Assad, en un esfuerzo por deshacerse de los miles de solicitantes de asilo traídos al país en los últimos meses.

Desde septiembre, un consorcio de contrabandistas y compañías aéreas trasladó a Minsk a migrantes y refugiados de países como Siria e Irak, que se acumularon en la frontera de Bielorrusia con Polonia y otros estados cercanos.

Miles de los migrantes fueron retenidos en la frontera de Bielorrusia con Polonia en particular, donde las fuerzas bielorrusas supuestamente los golpearon, abusaron de ellos y los obligaron a cruzar la frontera en condiciones climáticas adversas.

Varsovia ha acusado a Minsk de intentar provocar un enfrentamiento utilizando a los solicitantes de asilo para cruzar a los Estados de la Unión Europea (UE) como forma de vengarse de las sanciones occidentales, y el mes pasado el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, admitió que sus fuerzas podrían haberles ayudado a entrar en el país.

Mientras que muchos de los migrantes han recurrido a ser repatriados a Irak y Siria, un informe del medio de comunicación estadounidense National Public Radio (NPR) ha revelado que las autoridades bielorrusas obligaron a algunos refugiados sirios a regresar a su país de origen a pesar de enfrentarse a un peligro potencial allí.

Según dos sirios que regresaron en un vuelo de la compañía aérea Cham Wings, sancionada internacionalmente, unos hombres se acercaron a su albergue en Minsk y se identificaron como funcionarios del gobierno bielorruso con placas. Los funcionarios les dijeron a los sirios que tomaran el vuelo de regreso a Siria o que organizaran un vuelo a otro país, dándoles sólo tres días de aviso.

Los refugiados suplicaron más tiempo -ya que no disponían de recursos para organizar el transporte a otro país, ni muchos países conceden visados de viaje a los sirios, especialmente con tan poco tiempo de antelación-, pero los funcionarios se negaron. Les confiscaron los pasaportes y sólo se los devolverían cuando se presentaran en el aeropuerto con un vuelo concertado.

LEER: Un tribunal británico anula la condena a 4 solicitantes de asilo que cruzaron el Canal de la Mancha

Los refugiados también solicitaron asilo en Bielorrusia, pero también les fue denegado. "Les dijimos que muchos de nosotros no podemos volver a Siria porque nos busca el régimen sirio", dijo uno de los hombres. "No nos escucharon".

Uno de ellos, padre de dos hijos y antiguo activista contra el régimen de Assad que ahora está de vuelta en la capital siria, Damasco, dijo a NPR que sólo tiene semanas para encontrar una manera de volver a salir del país. Si no, podría enfrentarse al reclutamiento militar o al encarcelamiento después de que el acuerdo de reconciliación temporal que firmó con el régimen expire en menos de dos meses.

Otro refugiado, que actualmente sigue atrapado en Bielorrusia, intentó cruzar a un Estado de la UE varias veces antes de que los soldados bielorrusos lo detuvieran junto con otros sirios y los obligaran a tomar el vuelo de regreso a Siria.

A pesar de sus súplicas a los soldados y de su insistencia en que se enfrentaría a la muerte a su regreso, "Sólo me decían en un inglés roto: 'Vete a Siria'". Cuando Zoubi y los demás sirios se subieron a un taxi pagado por el gobierno -en el que "todos los chicos del coche lloraban"- intentaron comunicarse con el conductor utilizando Google Translate para explicarle su destino de encarcelamiento, tortura y muerte.

El conductor les dejó salir en la esquina del aeropuerto, dándoles la oportunidad de escapar a Minsk, donde se alojaron en una casa privada pagada por uno de los primos de los hombres y que funcionaba como "casa segura". La última vez que NPR contactó con Zoubi, al parecer estaba de vuelta en los bosques de Bielorrusia intentando de nuevo cruzar la frontera en las duras y frías condiciones.

 

Categorías
BielorrusiaNoticiasOriente MedioPoloniaSiria

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines