Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Irak encabeza las listas de los "peores" países del mundo?

Protestas contra el Gobierno iraquí frente a las Casas del Parlamento el 14 de diciembre de 2019 en Londres, Inglaterra [John Keeble/Getty Images]

Los estragos causados por el hombre en el medio ambiente ya no son un secreto; la naturaleza está devolviendo el golpe de forma dolorosa, tras décadas de advertencias de los científicos sobre un futuro catastrófico que requiere soluciones rápidas y radicales. Ya no hay lugar para la dilación ante los huracanes, las inundaciones, el aumento de las temperaturas, la desertización, la desecación de las tierras agrícolas, los incendios forestales, los gases de efecto invernadero y la contaminación atmosférica.

En los últimos años, los peligros del cambio climático encabezan la lista de problemas y preocupaciones en la mayoría de los países, ya sean del primer, segundo o tercer mundo. Ante la ira de la naturaleza, las fronteras que separan a los países se están derrumbando, con una rapidez cada vez mayor en los países del tercer mundo en particular. Es cierto que las repercusiones catastróficas afectan a todo el mundo, pero el tercer mundo, incluidos los Estados árabes, soporta la mayor carga. No porque la ira de la naturaleza lo elija por encima de América y Europa, por supuesto, sino por crecientes razones internas y externas, a través de las cuales las catástrofes, ya sean naturales o provocadas por el hombre, interactúan para aumentar el impacto y el tamaño de cualquier crisis que afecte a la población del país.

Oficial: Irak detuvo a más de 11.000 traficantes y consumidores de drogas en 2021

Irak, junto con Palestina, es un claro ejemplo de la crisis medioambiental resultante de la guerra, la ocupación y las políticas neocoloniales en el mundo árabe, que socavan la base social y económica de la vida en la región. Los efectos de esta crisis medioambiental se manifiestan en el devastador cambio climático, la contaminación de las industrias extractivas, el agotamiento de los recursos naturales, la escasez de agua y la contaminación del aire y el suelo debido al uso de municiones modernas, como el uranio empobrecido y el fósforo blanco, como se ha visto en Iraq y Gaza. Se calcula que la guerra contra Irak provocó la liberación de 141 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono entre 2003 y 2007. Eso es más del 60% del total de todos los países del mundo.

A pesar de la disponibilidad de estos datos y de su documentación por parte de las organizaciones internacionales de derechos humanos, y del hecho de que la situación medioambiental interna está en gran medida relacionada con el mundo exterior, Irak ha permanecido, hasta los últimos meses, al final de las listas de preocupaciones gubernamentales y públicas. Apenas se le menciona, salvo al margen de las conferencias internacionales o entre las listas de los "peores" países en los informes y estadísticas de los organismos y organizaciones de la ONU que se ocupan del medio ambiente y sus repercusiones económicas y sociales. Sólo entonces ocupa una posición elevada que nadie más iguala.

Irak se mantiene estable a la cabeza de los países más corruptos del mundo, y encabeza la lista de los países árabes más corruptos. El presidente iraquí, Barham Salih, es incapaz de cubrir las pérdidas financieras derivadas de la corrupción en el país a lo largo de los años. Irak ha perdido cientos de miles de millones de dólares, incluidos 150.000 millones de dólares contrabandeados al extranjero a través de lucrativos acuerdos desde 2003, una cifra que parece menor cuando se comparan el dinar y el dólar, y entra en juego la palabra "billones".

El presidente iraquí Barham Salih habla durante una conferencia de prensa en Bagdad, Irak, el 02 de septiembre de 2020. [Murtadha Al-Sudani - Agencia Anadolu]

Irak también se encuentra entre los países más peligrosos según el índice de riesgo para la seguridad, compitiendo con Libia, Siria, Yemen, Somalia, Malí y Afganistán. Esto se basa en la documentación de la guerra y la información sobre el terrorismo, las luchas internas, las insurgencias y los disturbios por motivos políticos. También fue el segundo país más mortífero para los periodistas en 2020, según Reporteros sin Fronteras. La antaño bella Bagdad, con su antigua civilización, no se libra de figurar en la lista de las ciudades menos limpias del mundo debido al abandono de la reconstrucción de los edificios y estructuras que la ocupación destruyó, así como de las infraestructuras, entre ellas el sistema de alcantarillado, las carreteras, el drenaje del agua y las centrales eléctricas.

En un reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Irak ocupa el quinto lugar en la lista de países más afectados por el cambio climático y el calentamiento global. Las repercusiones se resumen en la falta de agua potable y de riego, el uso indiscriminado de aguas subterráneas y la falta de agua en los ríos Tigris y Éufrates debido a la construcción de presas aguas arriba por parte de Irán y Turquía, vulnerando los acuerdos internacionales. Esto ha provocado el abandono de la agricultura y el desplazamiento de las poblaciones rurales a ciudades que no estaban preparadas para recibirlas. El Consejo Noruego para los Refugiados declaró la semana pasada que casi la mitad de la población iraquí necesita ayuda alimentaria en las zonas afectadas por la sequía.

A pesar de estas evidencias sobre el cambio climático y medioambiental, y sus repercusiones en todos los aspectos de la vida en Irak, lo que pasa por ser un gobierno sigue envuelto en la corrupción y la lucha por los resultados de las recientes elecciones. Al mismo tiempo, aumenta su exposición mediática uniéndose al coro de llamamientos a la protección del medio ambiente en las conferencias internacionales, sin tomar nunca ninguna medida real para hacerlo. El Ministro de Medio Ambiente de Irak, por ejemplo, habló en vísperas de la reciente Cumbre del Clima de Glasgow sobre las catastróficas repercusiones del cambio climático en la seguridad alimentaria y del agua. No mencionó las deficiencias de su gobierno en la aplicación de programas de reforma y desarrollo para contrarrestar el impacto de la crisis en Irak.

La última vez que Irak estuvo libre de intervenciones extranjeras fue durante la época de los abasíes, e incluso entonces duró poco

Para entender la actual catástrofe medioambiental en Irak, es necesario considerar la situación política, especialmente la fragmentación del Estado en bloques políticos, que luchan entre sí. Esto ha despojado al Estado de cualquier poder real y autoridad central que le permitiera reconstruir las infraestructuras y poner fin a los conflictos de cuotas sectarias y étnicas que se reflejan en la distribución de los recursos. También ha provocado la incapacidad del Estado para obligar a los países vecinos a respetar los derechos soberanos de Irak. Esto ocurre en un momento en que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha clasificado a Irak entre los 44 países que necesitan ayuda alimentaria exterior urgente.

Las causas locales y globales de esta trágica situación son conocidas, con la falta de aplicación de remedios eficaces -sobre la que ya se ha escrito mucho- y la creación de un suministro alternativo. A ello hay que añadir la complicidad política y económica de los gobernantes locales con los países colonialistas-imperialistas; el fomento de políticas de silencio, rendición y satisfacción con la trágica realidad, en lugar de rechazo y resistencia; y el creciente sentimiento de identidad regional y étnica, más que nacional, son responsables de la creación de conflictos incluso entre sus víctimas, lo que lleva a que los conflictos socioambientales por la tierra, los recursos y los medios de subsistencia ocupen el centro de la escena.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 20 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines