Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La guerra por Israel en los campus británicos

Universidad de Bristol, es fotografiada en Bristol, Reino Unido, el 16 de mayo de 2019 [GEOFF CADDICK/AFP/Getty Images]

Durante la mayor parte de 2021, el lobby israelí libró una guerra en la Universidad de Bristol. Su principal objetivo era David Miller, entonces profesor de sociología.

Respaldado por el propio gobierno israelí, el lobby llevó a cabo una campaña de larga duración que tuvo como resultado el despido sumario de Miller por razones aún no reveladas. Pero es evidente que la política antisionista de Miller fue la verdadera razón.

Miller es probablemente el principal experto del Reino Unido en el movimiento sionista, el lobby israelí y la islamofobia. El despido de Miller fue una victoria sin precedentes para Israel y su lobby.

Por primera vez, una potencia extranjera hostil fue capaz de imponer su voluntad en un establecimiento académico británico hasta el punto de conseguir el despido de un profesor por sus opiniones críticas sobre esa misma potencia extranjera hostil.

El lobby consiguió a su hombre utilizando su táctica habitual: acusaciones inventadas de antisemitismo.

LEER: La bandera palestina

Miller fue calumniado incesantemente como un fanático antijudío por personas cuya verdadera agenda era bastante clara: defender a Israel y al sionismo, pase lo que pase.

A pesar de los años de desinformación contra Miller, dos investigaciones internas de Bristol llevadas a cabo por un QC reivindicaron a Miller. En ambos informes internos -que obtuve para The Electronic Intifada- el QC dijo que no sólo lo que Miller había dicho no era antisemita, sino que no tenía ningún caso por el que responder en primer lugar.

La Universidad de Bristol siguió adelante y lo despidió de todos modos.

En la actualidad, Miller está tramitando un recurso interno ante la universidad. Utilizo esta frase porque, dada la forma vergonzosa y deshonesta en que las autoridades universitarias han actuado todo el tiempo, considero casi imposible que lo reincorporen, a menos que se vean obligados a hacerlo.

Parece probable que Miller tenga que llevar su caso a un tribunal laboral. Es casi seguro que ganará el caso. Pero eso podría llevar mucho tiempo, y mientras tanto, el daño a su carrera académica ya está hecho. Parece que está acabado en los campus británicos.

Es una tragedia y una enorme injusticia, no sólo para los estudiantes de la Universidad de Bristol y para el propio Miller, sino para todo el país y, de hecho, para todo el mundo.

El despido de Miller es un duro golpe al concepto de libertad académica en este país. Significa que Israel -actuando a través de sus agentes en el Reino Unido- tiene ahora, hasta cierto punto, un veto sobre quién puede y no puede enseñar en los campus británicos. Las consecuencias de esto son escalofriantes.

Pero, como era de esperar, la falsa brigada derechista de la "libertad de expresión" no tiene absolutamente nada que decir sobre todo esto. Sólo parecen preocuparse por las ridículas cuestiones de la guerra cultural y la amenaza (habitualmente exagerada) de la llamada cultura de la cancelación.

Pero lo que el grupo estadounidense Palestine Legal ha denominado acertadamente la "excepción palestina a la libertad de expresión" se está extendiendo cada vez más al Reino Unido.

¿Quién es el responsable de esto?

Se ha hecho evidente que Israel está utilizando a una pequeña minoría de jóvenes estudiantes británicos como peones en su guerra por delegación contra la libertad académica y en defensa del racismo sionista en el campus.

Irónicamente, era precisamente esta insidiosa campaña de desinformación sobre la que Miller intentaba llamar la atención en primer lugar, y por la que fue atacado y calumniado.

Al igual que una gran mayoría de personas en el Reino Unido, la mayoría de los estudiantes apoyan los derechos humanos de los palestinos y quieren ver la igualdad para ellos y el fin de la ocupación y el apartheid israelí. Pero una pequeña minoría de estudiantes son sionistas convencidos y están dispuestos a jugar sucio para imponer su voluntad en el campus.

Israel ha trabajado durante muchas décadas para construir esta situación. A estudiantes británicos de tan corta edad como los de la escuela primaria se les prepara, se les lava el cerebro, se les radicaliza y se les recluta para el movimiento sionista.

Dos de los principales propagandistas pro-israelíes en el campus de Bristol eran excelentes ejemplos de este fenómeno tan real.

LEER: Gaza está a punto de estallar

Sabrina Miller y Edward Isaacs, de la Jewish Society (afiliada a la Unión de Estudiantes Judíos, que a su vez está constitucionalmente comprometida con la promoción de los intereses de Israel y también está vinculada al propio Estado israelí), desempeñaron ambos un papel destacado en la exitosa campaña para que Miller fuera despedida.

Ambos son claramente personas a las que hay que seguir de cerca en el futuro. La carrera de Sabrina Miller en el periodismo de derechas ha despegado desde que se dio a conocer haciendo que despidieran a su tocaya y escribiendo sobre ello en todos los medios de comunicación. Tras unas prácticas en The Spectator, ha pasado directamente a trabajar en el blog de noticias libertarias de extrema derecha Guido Fawkes. ¿Cuánto falta para que consiga una lucrativa columna en The Times o The Telegraph?

Isaacs, en cambio, parece haber sido preparado para el mundo de la política tory.

Ni siquiera tiene 21 años y ya es uno de los principales propagandistas antipalestinos del país. Fue uno de los oradores estrella del falso "7º Foro Mundial para la Lucha contra el Antisemitismo" del gobierno israelí a principios de este año, donde -rodeado de banderas israelíes- se declaró "orgulloso sionista" y pidió a la Universidad de Bristol que despidiera a Miller.

Más recientemente, se codeó con el Primer Ministro Boris Johnson y con el Ministro de Asuntos Exteriores israelí Yair Lapid en una recepción en el Número 10 de Downing Street.

Tanto Sabrina Miller como Isaacs se radicalizaron en la causa sionista cuando aún eran escolares. Ambas fueron premiadas con la "beca rápida para Israel" de la United Jewish Israel Appeal.

Si hubieran sido escolares musulmanes, probablemente ya habrían sido remitidos a PREVENT.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino Unido
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines