Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Nuevas filtraciones prueban supuestamente los sobornos y la corrupción entre los asesores presidenciales de Egipto

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi en Abiyán, el 11 de abril [ISSOUF SANOGO/AFP via Getty Images].

A principios de esta semana, la policía egipcia detuvo al padre del popular YouTuber Abdullah El-Sherif después de que difundiera una llamada telefónica entre dos asesores presidenciales en la que parecía que uno de ellos aceptaba sobornos a cambio de conceder al otro la licitación exclusiva de próximos proyectos de construcción.

En la grabación filtrada, el general de división Farouk Al-Qadi ofrece a la asesora Mervat Mohamed Ali dos millones de libras egipcias (127.000 dólares) por cada proyecto que adjudique a la Autoridad de Ingeniería de las Fuerzas Armadas, un organismo del Ministerio de Defensa que se encarga de los principales proyectos de construcción en el país. Desde 2014, la autoridad de ingeniería ha recibido proyectos por valor de 31.000 millones de dólares en Egipto.

Hace dos años, el denunciante Mohamed Ali acusó al presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi, a su esposa y a otros altos cargos militares de robar dinero a las empresas de construcción que trabajan con el ejército y de invertir en enormes proyectos de vanidad mientras el resto del país vive en la pobreza. La empresa de construcción personal de Alí recibió el encargo de construir un hotel de cinco estrellas y un palacio en Alejandría.

También en la llamada telefónica, Al-Qadi ofrece a Mervat una villa en la nueva capital administrativa por valor de seis millones de libras egipcias (382.000 dólares) y le asegura que sólo tiene que pagar 750.000 libras egipcias (47.750 dólares) por ella a plazos y que el resto lo pagará el Estado.

Como socio de un bufete de abogados y juristas, Al-Qadi añade los nombres de altos cargos del ejército en los contratos que redacta, para "aterrorizar" a los opositores, según revela la grabación de audio.

La llamada telefónica filtrada, si se demuestra que es auténtica, corrobora las denuncias que se vienen haciendo desde hace tiempo de que los asesores del presidente no sólo pasan los proyectos directamente al ejército sin que éste tenga que pujar por ellos, sino que reciben enormes sobornos a cambio de hacerlo y se aprovechan de su posición de poder.

LEER: El delito en el Egipto de Sisi no es ser corrupto, es denunciar la corrupción

Las autoridades egipcias, como era de esperar, han negado la veracidad de la llamada telefónica. El periódico estatal Al-Ahram publicó un artículo para decir que las autoridades habían detenido a tres personas, dos de ellas por hacerse pasar por altos funcionarios en una llamada telefónica inventada y filtrada, y la tercera por vender una filtración escenificada a un miembro de los Hermanos Musulmanes.

El lunes, el Ministerio del Interior emitió un comunicado en el que afirmaba que la seguridad nacional "puso al descubierto la veracidad de la filtración inventada atribuida a una de las instituciones del Estado y detuvo a los participantes en la conversación telefónica que se hicieron pasar por funcionarios del Estado".

También dijo que la difusión pretendía comprometer la seguridad del país, difundir noticias y rumores falsos con el objetivo de crear confusión entre los ciudadanos y distorsionar la imagen de las instituciones del Estado.

El ministro del Interior también negó que hubieran detenido al padre de Abdullah y dijo, en cambio, que lo habían citado para poder preguntarle sobre el dinero que había recibido del extranjero.

En Twitter, El-Sherif dijo que habían detenido a su padre, de 74 años, para "hacerlo callar". Detener a los familiares de egipcios francos en el extranjero es una táctica habitual utilizada por el régimen para obligarles a guardar silencio.

LEER: Egipto no quiere reconstruir las viviendas e instalaciones destruidas por Israel en Gaza

"La riqueza de Egipto es saqueada por estos ladrones mientras los pobres se van al infierno", escribió Ghada Naguib en Twitter en respuesta al audio filtrado. Naguib vive ahora en Turquía en el exilio después de haber desempeñado un papel importante en el levantamiento de 2011 y de haber atraído la ira de las autoridades. Naguib y la familia de su marido también han sido objeto de ataques y detenciones en Egipto.

Ola Qaradawi está en prisión preventiva desde julio de 2017 simplemente por ser la hija del erudito islámico Yusuf Qaradawi, que se opuso al golpe de Estado. La familia del asilado egipcio Aly Hussin Mahdy, que vive en Estados Unidos, fue detenida en Egipto a principios de febrero después de que publicara en Internet una serie de vídeos en los que criticaba al gobierno de su país.

La familia de El-Sherif fue atacada en marzo del año pasado después de que él difundiera un vídeo en el que se veía a soldados del ejército torturando y mutilando el cadáver de un joven en la península del Sinaí y luego prendiéndole fuego.

En aquel momento, el presentador de televisión anunció en Twitter que las milicias del ejército habían asaltado la casa de su padre en Alejandría y habían detenido a sus dos hermanos, Amr y Ahmed Al-Sherif. Según el propio bloguero, a día de hoy siguen en la cárcel.

Sin embargo, su padre ya ha sido puesto en libertad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegión

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines