Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos sigue haciendo la vista gorda ante la expansión de los asentamientos israelíes

Un hombre palestino ondea la bandera palestina durante una protesta contra la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania el 10 de diciembre de 2021 [Nedal Eshtayah/Anadolu Agency].

Los medios de comunicación israelíes han señalado que la administración de Biden en Washington no se preocupa demasiado por la expansión de los asentamientos ilegales del Estado de ocupación. Hay pocas razones para dudar de la veracidad de la afirmación. Hasta ahora, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha conseguido mantener un fino equilibrio entre su agenda a favor del compromiso de dos Estados y el legado de su predecesor, que promueve la anexión de más tierras palestinas por parte de Israel.

Mientras Biden se adhiera al consenso internacional sobre el compromiso de los dos Estados, todo lo que tiene que hacer es emitir condenas periódicas y mirar hacia otro lado, haciendo la proverbial vista gorda ante la expansión de los asentamientos israelíes. Al fin y al cabo, eso es lo que ha hecho la ONU desde que reconoció la existencia colonial de Israel.

"Nos oponemos firmemente a la expansión de los asentamientos, que es totalmente incompatible con los esfuerzos por rebajar las tensiones y garantizar la calma, y perjudica las perspectivas de una solución de dos Estados", declaró en octubre el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price.

De esta declaración se desprende que esta "preocupación" perpetua salva y perpetúa la retórica de la diplomacia de los dos Estados. Los asentamientos no se oponen por la desposesión de los palestinos de su tierra; esa consecuencia ya se ha enclaustrado en la agenda humanitaria. La comunidad internacional basa su relevancia en la cuestión en la política de los dos Estados, al igual que Estados Unidos. De ahí la táctica de oponerse sólo a un fragmento de toda la serie de repercusiones como resultado de la expansión de los asentamientos y la anexión de facto. Siempre que se menciona el compromiso de los dos Estados, rara vez aparece el pueblo palestino. Por lo tanto, es seguro afirmar que el paradigma no existe para conceder a los palestinos sus derechos, sino para mantener la injerencia internacional de modo que los palestinos sean siempre incapaces de reclamar sus legítimos derechos sobre su tierra.

LEER: Esperma sionista en el vientre del cine árabe

La semana pasada, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, reiteró la argucia de la administración Biden. En declaraciones a los periodistas en Washington, Gantz dijo que los funcionarios estadounidenses no critican la expansión de los asentamientos con el mismo fervor con el que hablan del compromiso de dos estados. Estados Unidos, dijo Gantz, se preocupa sobre todo por "mantener abierto un horizonte político entre nosotros y los palestinos, y por no crear una realidad que bloquee el desarrollo de ese horizonte".

Aún más reveladora fue la afirmación de Gantz de que hay "muchas diferencias entre lo que EE.UU. e Israel consideran una solución de dos Estados". Teniendo en cuenta que el compromiso de los dos estados ha sido declarado obsoleto y sigue siendo relevante sólo dentro de la diplomacia internacional, cualquier supuesta diferencia de la que habla Gantz es puramente hipotética.

Si a EE.UU. no le importa la expansión de los asentamientos, ¿por qué iba a preocuparse por cómo se aplica el paradigma de los dos Estados, teniendo en cuenta que ya no es viable e Israel está bien encaminado hacia la anexión de facto en cualquier caso? Si EE.UU. e Israel están en la misma página cuando se trata de preservar la Autoridad Palestina y su política comprometida (y la "sagrada" coordinación de seguridad con el Estado de ocupación), hay poca diferencia en cuanto al objetivo final que persigue Israel, que es el control total de todo el territorio palestino. Ciertamente, Estados Unidos no busca una realidad alternativa, no cuando está tan fuertemente invertido en Israel. Sólo el hecho de que Biden se haya alineado públicamente con el consenso internacional, mientras que Israel ha estado rechazando públicamente cualquier negociación política para una solución, le da a Gantz alguna razón para reclamar una divergencia política con Washington.

LEER: ¿Detendrá el muro israelí alrededor de Gaza la resistencia palestina?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines