Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El delito en el Egipto de Sisi no es ser corrupto, es denunciar la corrupción

El presidente de Egipto, Abdel Fattah Al-Sisi, en Atenas el 19 de octubre de 2021. [ARIS MESSINIS/AFP vía Getty Images]

Cada vez que se publican o difunden filtraciones de audio relacionadas con el régimen en Egipto y que afectan al presidente Abdel Fattah Al-Sisi como persona o a uno de sus ayudantes, el asunto es noticia y tendencia en las redes sociales durante días. El activista egipcio y You Tuber Abdullah Al-Sharif difundió hace unos días una filtración de este tipo. Fue la última de una serie de filtraciones de audio y vídeo que detallan los escándalos de este régimen desde que tomó el poder mediante un golpe militar contra el primer presidente civil elegido en julio de 2013.

Como periodista, trabajé en la investigación, preparación y presentación de una filtración de la oficina de Sisi en 2015. La última filtración suscitó una serie de preguntas, la más importante sobre la extrema comodidad con la que la "estrella", el general de división Farouk Al-Qadi, hablaba con un desconocido llamado Mervat. ¿Por qué un oficial de tan alto rango que trabaja como asesor de la presidencia hablaría con tanta ingenuidad hasta el punto de admitir haber recibido sobornos y estar implicado en la corrupción y el despilfarro de dinero público? Está claro que el hombre no sabía que le estaban grabando, de lo contrario no habríamos escuchado ni una sola palabra de lo que dijo.

También me pareció que la Sra. Mervat hacía preguntas capciosas para obtener confesiones de Al-Qadi. Algunos de sus comentarios sobre cifras o frases específicas mencionadas por él plantearon dudas sobre la naturaleza de la filtración y su realidad. Nada de esto resta importancia al hecho de que un gran grupo de hombres de Sisi está implicado en una gran corrupción porque no hay transparencia en la política egipcia y la Fiscalía y el poder judicial están politizados en cualquier asunto que sirva a los intereses del régimen.

LEER: Egipto, el país con el mayor número de periodistas encarcelados del mundo árabe

La cantidad de dinero mencionada por Al-Sharif en You Tube es de 4,3 millones de dólares. Esa es la cantidad que un solo oficial del ejército y asesor presidencial en Egipto pudo saquear del erario público. Es una cantidad asombrosa en el contexto de los datos de la Agencia Central de Movilización Pública y Estadística (CAMPAS) relativos a los altos índices de pobreza y extrema pobreza en Egipto. Según las estadísticas de CAMPAS, la renta media per cápita que se considera por debajo del umbral de la pobreza en Egipto es de unos 47 dólares, lo que significa que el asesor de Sisi y sus 4,3 millones de dólares podrían, en lugar de robar el dinero, haber evitado que unos 95.000 egipcios vivieran por debajo del umbral de la pobreza. Si aplicamos esa suma a los que viven en la pobreza extrema -con unos 32 dólares de renta per cápita-, entonces Al-Qadi podría haber rescatado a 137.000 ciudadanos egipcios de su situación.

Cuando Sisi anunció el fondo Tahya Misr ("Viva Egipto") en agosto de 2014, dijo que estaría bajo su supervisión directa y que resolvería los problemas de Egipto. Sin embargo, en esta filtración, su asesor le desautorizó por completo. Los oficiales del ejército, dijo Al-Qadi, toman del fondo Tahya Misr sin pagar nada en él; y que Mervat podría obtener una villa en la nueva capital administrativa por sólo 48.000 dólares en lugar de 382.000, con el saldo pagado por el fondo "Viva Egipto".

En las últimas semanas, en Gran Bretaña, Boris Johnson y su gobierno se han enfrentado a una gran crisis debido a las acusaciones de que se celebró una fiesta en el número 10 de Downing Street, el despacho del primer ministro, durante un cierre total de la pandemia en las pasadas Navidades. Se han formulado preguntas en el Parlamento y hay artículos e informes diarios en los medios de comunicación. Se ha pedido la dimisión de Johnson porque, según se afirma, no ha respetado sus obligaciones como primer ministro.

Imagínese que en Gran Bretaña se hubiera producido una filtración semejante sobre uno de los asesores del primer ministro. Habría una investigación inmediata y directa sobre el asunto. Las personas implicadas serían invitadas a comparecer ante los diputados para ser interrogadas. Los procedimientos legales y las consecuencias se habrían discutido en los medios de comunicación, y habría dimisiones y despidos. Los medios de comunicación y el público estarían informados en todo momento gracias a la transparencia del proceso.

Sin embargo, en el Egipto de Abdel Fattah Al-Sisi no hubo ninguna reacción por parte del régimen, la Fiscalía, el Parlamento o los medios de comunicación; todo siguió igual. La corrupción no era nada fuera de lo común. Tanto es así que, en lugar de una investigación sobre las evidentes irregularidades, el régimen y sus mansos órganos de comunicación lanzaron una campaña de hashtags en línea culpando a los Hermanos Musulmanes de filtrar detalles de la corrupción porque el movimiento quiere derrocar a Sisi.

El mensaje era sencillo: no hay que culpar al régimen y a las fuerzas armadas por su corrupción; hay que culpar a la Hermandad por sacar a la luz la corrupción. Eso no proporcionó ningún consuelo a los pobres y desesperados de Egipto. Definitivamente, todo seguía igual.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 11 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines