Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La guerra de independencia de la economía turca

Una imagen tomada el 7 de diciembre de 2021 en Estambul muestra billetes de liras turcas. [OZAN KOSE/AFP vía Getty Images]

Mientras el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dice a su pueblo que lo conduce hacia el crecimiento, la creación de más puestos de trabajo y el aumento de las exportaciones, vemos la continua caída libre de la moneda del país; la subida de precios y el aumento de la inflación.

La lira turca ha perdido más del 40% de su valor frente al dólar estadounidense este año. La inflación ha alcanzado un récord de tres años y los precios se han disparado entre un 40% y un 50%.

"Es como una película de terror", dijo Enver Erkan, analista de Terra Investment, con sede en Estambul, al Financial Times. Dijo que no podía predecir cuánto podría empeorar la economía debido a la conexión de este asunto con los responsables políticos del país.

De hecho, la situación económica de Turquía ha sido inestable y ha ocupado los titulares de todo el mundo. Los medios de comunicación, los analistas y a veces los funcionarios de todo el mundo han afirmado que Turquía se dirige a la quiebra y que podría abandonar el G20 en breve, pero Erdogan tiene una opinión diferente y sigue adelante con sus políticas económicas.

Tras una reunión del gabinete el 22 de noviembre, Erdogan declaró a los periodistas: "Vemos los juegos que se hacen con el tipo de cambio y los tipos de interés. Salimos con honor de todas las luchas en las que entramos adoptando una postura firme. Con la ayuda de Alá y el apoyo de nuestra nación, saldremos victoriosos de esta guerra económica de independencia."

Erdogan acusa a las potencias extranjeras y a ciertas instituciones monetarias internacionales, junto con los organismos regionales y locales, de forzar una guerra económica contra Turquía como castigo por sus posturas políticas, y para impedir que se convierta en un Estado económicamente independiente.

LEER: Las criptomonedas podrían ser la última esperanza para los habitantes de Oriente Medio

Erdogan cree que estar en deuda con las superpotencias significa ser incapaz de tomar decisiones independientes. Las superpotencias, dice, se esfuerzan por mantener su férreo control sobre las economías de los países en desarrollo, manteniendo a sus pueblos pobres y a sus regímenes gobernantes sumidos en la deuda para seguir controlando la arena política.

"Rechazo las políticas que contraen nuestro país, lo debilitan, condenan a nuestro pueblo al desempleo, al hambre y a la pobreza", dijo Erdogan en defensa de sus acciones. Sin embargo, sus oponentes políticos y algunos economistas no están de acuerdo con él, afirmando que está llevando al país a lo desconocido, citando la fuerte devaluación de la lira turca, la subida de precios y el aumento de las tasas de inflación.

El destacado empresario, economista y analista turco Yusuf Katipoglu me dijo que la situación sobre el terreno es diferente, citando estadísticas que muestran, por ejemplo, que la tasa de crecimiento del PIB estableció un récord de crecimiento sin precedentes en el segundo trimestre de 2021 y se espera que termine el año mostrando un aumento del 11%.

Por su parte, Abdul Hafez Al-Sawi, experto económico egipcio, calificó lo que ocurre en Turquía de "extraño" y "no tiene explicación científica". Respecto a la depreciación de la lira turca, dijo: "Es una guerra de especulación". Cree que la oposición del país y las potencias enfadadas con Erdogan por sus actividades geopolíticas están provocando la caída.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan habla durante las reuniones de la sociedad civil en Siirt, Turquía, el 4 de diciembre de 2021. [Mustafa Kamacı - Agencia Anadolu]

"La guerra contra la lira turca está manipulada interna, regional e internacionalmente", dijo Al-Sawi, subrayando que la reducción del tipo de interés no conduce necesariamente a la devaluación de la moneda local o al aumento de la inflación. "Es una guerra incruenta".

Citó las declaraciones de Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo y ex directora gerente del FMI, quien dijo que el aumento de los precios y la inflación, que ha estado afectando a la mayoría de los países del mundo, incluidos EE. Según Bloomberg, describió la actual subida de precios como temporal. "Una joroba acaba disminuyendo, y esto es lo que proyectamos para 2022. Creemos que ahora estamos en el nivel alto de la joroba y que empezará a declinar", dijo.

Un inversor, que habló bajo condición de anonimato, me dijo: "Sólo los inversores que tienen activos físicos, como inmuebles, se ven afectados porque el valor de sus activos disminuyó automáticamente. Sin embargo, otros, cuyos negocios están orientados a la producción, empezaron a obtener mejores ingresos debido a la disminución de los costes laborales y de los intereses de sus préstamos."

LEER: El declive de la moneda turca alimenta la lucha por el poder en el país

"Cuando los costes laborales descienden, los costes de producción también lo hacen", explicó, y añadió que esto significa que los productos turcos de alta calidad se vuelven competitivos en comparación con los productos importados.

Una guerra similar se libró contra Turquía en 2018, cuando Estados Unidos puso en marcha medidas para ahogar la economía del país como resultado de su decisión de comprar el sistema de defensa antimisiles S-400 de Rusia, y su detención de un pastor estadounidense que, según Ankara, estaba espiando.

"Acabo de autorizar la duplicación de los aranceles sobre el acero y el aluminio con respecto a Turquía, ya que su moneda, la lira turca, se desliza rápidamente hacia abajo frente a nuestro muy fuerte dólar. El aluminio será ahora del 20% y el acero del 50%. Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento!"

- Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 10 de agosto de 2018

Erdogan respondió: "Como no nos rendimos ante los golpistas y nos enfrentamos a los tanques con nuestras propias manos, no nos rendiremos ante los sicarios económicos".

Los analistas de Goldman Sachs dijeron al Financial Times: "Creemos que las presiones [sobre la lira turca] sólo remitirán tras un cambio de política", destacando que se trata de una guerra de propaganda.

John M Perkins, autor de "Confesiones de un sicario económico", dijo que fue contratado por el gobierno estadounidense para llevar a cabo su agenda. Dijo que su trabajo consistía en reunirse con jefes de regímenes y decirles: "Sólo quiero que sepas que en esta mano tengo un par de cientos de millones de dólares para ti y tu familia si juegas el juego a nuestra manera... Y en esta mano tengo una pistola con una bala en caso de que decidas cumplir tus promesas de campaña".

Erdogan dice que reconoce que se está librando una guerra económica contra su país. Dice que sabe lo que va a pasar y sabe lo que va a hacer y cuáles son los resultados a corto, medio y largo plazo. El principal obstáculo al que se enfrenta actualmente Turquía es la elevada factura de las importaciones, ya que este país importa la mayor parte de su energía y una gran cantidad de materias primas.

Para resolver este problema, Turquía ya ha empezado a utilizar su riqueza para producir materias primas y está trabajando duro para producir su propia energía utilizando sus reservas de petróleo y gas recién descubiertas, principalmente en el Mar Negro. Cuando éstas entren en el mercado, Turquía logrará una economía independiente gracias a la cual podrá adoptar las políticas que desee sin verse afectada por factores externos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines