Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel no se enfrenta a amenazas de deslegitimación

Cientos de personas se reúnen en el Columbus Circle y marchan por las calles como manifestación "Free Palestine" para protestar por la agresión de Israel a Gaza en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, el 17 de septiembre de 2021. [Tayfun Coşkun - Agencia Anadolu]

A los aliados de Israel les gusta afirmar categóricamente que se opondrán a cualquier esfuerzo por deslegitimar el Estado colonial de los colonos, pero estos "esfuerzos", aparte de señalar al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), apenas se especifican. ¿Quién trata de deslegitimar a Israel a nivel internacional, y cómo puede suceder, cuando la propia ONU se opuso al derecho internacional y legitimó la violencia colonial? Israel se deslegitima a sí mismo todos los días; nadie necesita mover un dedo para intentarlo siquiera, ya que ha conseguido elevarse por encima del derecho internacional con total impunidad.

Sin embargo, este tipo de declaraciones refuerzan la narrativa de Israel de que es asaltado por la oposición. Recientemente, fue la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, quien acusó a la ONU de deslegitimar la existencia de Israel. En sintonía con las invenciones expresadas por Thomas-Greenfield, el embajador de Estados Unidos en Israel, Thomas Nides, declaró "Me opondré a todos los esfuerzos por aislar y deslegitimar a Israel a nivel internacional". Si ésta es la principal preocupación de Nides, puede estar seguro de que tendrá una carga de trabajo reducida. A menos que asuma la responsabilidad de ilustrar a Israel sobre cómo sus acciones ilegítimas lo deslegitiman y lo han estado haciendo desde la Nakba de 1948. Si Nides lo hace, dará paso a una política alternativa, pero ese no es el objetivo de Washington, por supuesto.

Israel goza de un apoyo internacional sin parangón. La comunidad internacional ha normalizado la violencia de Israel hasta el punto de que se ha convertido en un tema de la agenda de la ONU, en lugar de tratarse de crímenes de guerra que merecen medidas punitivas y justicia. Hasta ahora, la ONU no ha apoyado a fondo la declaración de crímenes de guerra de la Corte Penal Internacional (CPI), prefiriendo la seguridad de sus resoluciones no vinculantes que castigan a Israel mientras se burlan de los derechos políticos de los palestinos.

LEER: ¿Hacia dónde se dirige Sudáfrica en su respuesta a la brutal ocupación militar de Israel?

La multitud de resoluciones no vinculantes de la ONU, de las que Israel ha rezongado y la Autoridad Palestina ha glorificado, no han hecho más que deslegitimar la lucha política del pueblo palestino. Israel gana incluso cuando los palestinos merecen un triunfo legítimo. La forma en que la comunidad internacional ha descuidado la ya defectuosa resolución sobre el derecho al retorno de los palestinos puede ser un ejemplo de cómo la ONU ha legitimado la presencia y las acciones de Israel a expensas del pueblo palestino. Ni una sola resolución se ha comprometido a deshacer el daño infligido a los palestinos cuando la Resolución 194 de la AGNU estableció la existencia de Israel antes que los derechos de los desposeídos. Al fin y al cabo, el Plan de Partición de 1947 sentó el precedente de la Resolución 194 y de las desastrosas secuelas actuales.

Cuando los diplomáticos estadounidenses hablan de esta absurda conspiración para deslegitimar a Israel, deberían reconocer que no existe ningún plan por la sencilla razón de que la comunidad internacional se pliega a los planes de colonización de Israel. Esa retórica no es más que un adorno para los planes de Israel, y el peligroso aprieto en el que se encuentran los palestinos es que la comunidad internacional está dispuesta a adoptar la narrativa de la "deslegitimación de Israel" para permitir más violencia israelí contra el pueblo palestino. Esto es lo que pretenden Nides y sus colegas cuando hablan de que Israel se enfrenta a supuestas amenazas de deslegitimación: no reprender a Israel por infringir el derecho internacional y cometer crímenes de guerra. Es la mayor desgracia para los palestinos que los mismos actores políticos hayan decidido tanto la impunidad de Israel como el destino de Palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines