Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los agentes de seguridad de la AP avergüenzan y humillan al pueblo de la Palestina ocupada

Fuerzas de seguridad israelíes hacen guardia antes de que los colonos entren en el sector H1 de Hebrón, controlado por la autoridad palestina en la Cisjordania ocupada, el 16 de octubre de 2019 [HAZEM BADER/AFP vía Getty Images].

Como era de esperar, las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina protegieron a dos colonos israelíes que entraron en Ramala hace unos días. Como ya ha sucedido en otras ocasiones, el incidente pasó prácticamente desapercibido hasta que los agentes de la AP tuvieron que proteger a los colonos de la ira de los jóvenes palestinos en la rotonda de Al-Manara, y devolverlos sanos y salvos al ejército israelí, que amenazaba a la ciudad con una gran escalada si los colonos resultaban perjudicados.

Este no ha sido el primer incidente de este tipo. En ocasiones anteriores, fuimos testigos de la disciplina de las fuerzas de seguridad de la AP al devolver a israelíes que se habían extraviado en las calles de Cisjordania en zonas bajo control de la AP. Por ello, este último incidente parecía casi normal, y cualquier otra respuesta se consideraba una locura; la AP no podía limitarse a ignorar a los colonos y dejarlos a su suerte a manos de palestinos enfurecidos. La AP podría, por supuesto, haber hecho una locura total al retener a los colonos y ofrecerlos a cambio de prisioneros palestinos retenidos por Israel; aunque fuera un solo prisionero.

Semejante locura no es comprensible ni se espera de la AP, incluso entre quienes alabaron y celebraron el acto heroico de los jóvenes que quemaron el coche de unos colonos en el centro de Ramala, sin importarles que fueran perseguidos por las fuerzas de seguridad de la AP y de la ocupación, que no dejarán que su acción quede impune. Aunque se hicieron muchas bromas políticas en las redes sociales sobre la respuesta de la AP, nadie hizo una demanda seria ni preguntó por qué la autoridad no se quedaba con "el botín" que se había adentrado en una zona nominalmente controlada por la AP.

OPINIÓN: ¿Hacia dónde se dirige Sudáfrica en su respuesta a la brutal ocupación militar de Israel?

Esta propuesta, aunque se considera una locura en las zonas de Cisjordania gobernadas por la AP, es un procedimiento normal en Gaza, donde la AP está notablemente ausente. De hecho, ha ocurrido varias veces, a pesar del precio que hay que pagar en términos de vidas y bienes cada vez que se captura a un soldado de la ocupación israelí en Gaza. Por ello, las autoridades de ocupación se lo piensan muy bien antes de lanzar cualquier ofensiva militar dentro del territorio asediado. Son muy conscientes de que, por ejemplo, en noviembre de 2018 los soldados de la Brigada Al-Qassam en Khan Yunis frustraron una incursión armada de la unidad especial de reconocimiento Sayeret Matkal de Israel, matando a un oficial e hiriendo a otros. El ala militar de Hamás perdió a siete de sus soldados, incluido el comandante Noor Baraka, que Dios se apiade de sus almas.

La cuestión es que la conciencia colectiva ha sido programada para anticipar acciones de alto nivel en zonas que no están controladas por la AP, y para esperar respuestas de bajo nivel en zonas bajo control de la AP. Mantener a los colonos en Ramallah nunca fue una opción considerada por las fuerzas de seguridad de la AP. Entregarlos parecía ser la acción más sabia para evitar en Cisjordania las consecuencias de la ira israelí, como se vio cuando tres colonos fueron capturados al norte de Hebrón en 2014, o cuando dos soldados israelíes fueron asesinados en el mismo lugar de Ramallah al comienzo de la Intifada de Al-Aqsa en 2000.

La Segunda Intifada estalló el 28 de septiembre de 2000 - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Los elogios a la quema del coche vacío de los colonos ilustran el alcance de la humillación que han producido las políticas de la AP, y la vergüenza de sus acciones en las que destaca la protección del enemigo. La AP honra a los colonos y humilla a los palestinos en su incapacidad para defenderlos de la agresión israelí; persigue a quienes toman partido y llevan a cabo una legítima resistencia patriótica contra la ocupación israelí. Ni siquiera los que acaban de ser liberados de las cárceles israelíes se salvan. Sus convoyes de "bienvenida a casa" son atacados para impedir las celebraciones de su liberación.

¿Le molesta a la AP que la gente cante por los "invitados" en las calles de Ramallah, mientras las llamas devoraban el coche de los colonos? Este cántico no sólo preservaba la dignidad palestina por la que la gente está dispuesta a pagar con su sangre y sus vidas, sino que también era un insulto a los que traen la desgracia y la humillación sobre nosotros, incluso mientras llevan armas y siguen los movimientos y rituales de la falsa soberanía. Los corazones y las mentes del pueblo palestino ya no prestan ninguna atención a quienes les humillan, ni les piden ningún acto de bondad, por la sencilla razón de que no les queda ninguna credibilidad.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en the Palestinian Information Centre el 6 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines