Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recuerden esto: será Israel, no Irán, quien destruya cualquier nuevo acuerdo nuclear

Un miembro del personal retira la bandera iraní del escenario tras una foto de grupo con los ministros de Exteriores y representantes de Estados Unidos, Irán, China, Rusia, Gran Bretaña, Alemania, Francia y la Unión Europea durante las conversaciones nucleares con Irán en el Centro Internacional de Austria en Viena, Austria, el 14 de julio de 2015. [CARLOS BARRIA/POOL/AFP vía Getty Images]

Los líderes mundiales han intentado desesperadamente salvar el acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015 entre Irán y los países del P5+: Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Rusia, Francia y Alemania. La séptima ronda de conversaciones en Viena terminó el viernes con muy pocos indicios de que las principales partes vayan a acordar la reactivación del acuerdo.

La negativa de Washington a levantar todas las sanciones occidentales a Irán es un punto de fricción importante, al igual que la exigencia de Teherán de garantías de que ninguna administración estadounidense futura podrá abandonar el acuerdo. Es una postura que parece razonable teniendo en cuenta cómo hemos llegado a esta situación. Sin embargo, Estados Unidos y sus aliados europeos dicen que no pueden aceptar tal compromiso y han acusado a Irán de incumplir las promesas que hizo durante la anterior ronda de negociaciones. Mientras las conversaciones penden de un hilo, se ha desatado un debate paralelo sobre quién es el culpable del lío.

Fue el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien, en 2018, se apartó unilateralmente del acuerdo que su predecesor, Barack Obama, había cosido con tanto esfuerzo. Incluso en ese momento, la decisión fue considerada ampliamente como imprudente, pero pocos se molestaron en señalar que era uno de los muchos regalos de Trump a Israel.

Como era de esperar, se ha señalado con el dedo a Israel, aunque los que buscan culpar al Estado de ocupación no son sus críticos habituales; entre ellos hay comentaristas pro-Israel y antiguos funcionarios del Estado. La decisión de Trump "ha sido una de las decisiones de seguridad nacional de Estados Unidos más tontas, mal pensadas y contraproducentes de la era posterior a la Guerra Fría", escribió Thomas Friedman en el New York Times, por ejemplo.

El plan alternativo a las negociaciones: sobre el acuerdo nuclear de Irán

Friedman no es una paloma. Ha utilizado su influyente plataforma en el NYT para defender a Israel y justificar el imperialismo estadounidense, incluido el apoyo a la desastrosa invasión de Irak en 2003. En la cuestión nuclear, sin embargo, su búsqueda de alguien a quien culpar por lo que ahora llama un "desastre" le llevó en la dirección del ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y de Trump. Su liderazgo, argumenta Friedman, ha debilitado el estatus de Estados Unidos en el mundo. Tras salirse del acuerdo, Trump adoptó una política de "máxima presión" hacia Irán con la falsa esperanza de que los mulás volvieran a negociar de rodillas. En cambio, Irán se atrincheró e hizo todo lo contrario. Envalentonado por China, Irán llamó al farol de Washington y capeó el temporal.

El escritor Friedman, ganador del Premio Pulitzer, no es el único que señala con el dedo a Netanyahu y a Trump, que juntos representaron el mayor acto doble que los grupos pro-Israel podrían haber deseado. El ex ministro de Defensa israelí Moshe Ya'alon fue igualmente mordaz en su evaluación. "Mirando la política sobre Irán en la última década", dijo a Haaretz, "el principal error fue la retirada del acuerdo [nuclear]". Ya'alon, que fue ministro de Defensa bajo el mandato de Netanyahu de 2013 a 2016, explicó que aunque se opuso al acuerdo con Irán en el momento de su firma durante la administración Obama, retirarse de él fue un error aún mayor.

Un predecesor de Netanyahu, Ehud Barak, se hizo eco de los sentimientos de Ya'alon. "La política de Israel hacia Irán desde la firma del acuerdo nuclear en 2015 no ha sido más que un fracaso", dijo. El hombre de 79 años -uno de los varios ex primeros ministros israelíes que predijeron que el Estado de ocupación se dirigía hacia el apartheid- continuó argumentando que el "fracaso" se derivaba de la "ineptitud y las peligrosas ilusiones de su líder."

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pronuncia un discurso sobre el programa nuclear de Irán en el Ministerio de Defensa, en Tel Aviv, el 30 de abril de 2018. [JACK GUEZ/AFP vía Getty Images]

Por mucho que tales admisiones sean refrescantes, se olvida silenciosamente que Israel y su principal grupo de presión en Estados Unidos, el Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí (AIPAC), celebraron la retirada unilateral de Trump del acuerdo como un gran logro. Los medios de comunicación israelíes adoptaron la narrativa de que representaba una importante victoria geopolítica y la muerte del fantasma de Obama. Otros grupos sionistas expresaron sentimientos similares. Ron Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial, calificó la decisión de "valiente" antes de instar -con gran ironía- a la comunidad internacional a no permitir que Irán se salte el derecho internacional. Pidió que se impongan a la República Islámica "sanciones económicas del más alto nivel" si lo hace.

También se olvida la agresiva campaña del lobby pro-Israel en Washington antes, durante y después de que se acordara el JCPOA. Para Obama, el AIPAC y sus grupos de presión afines fueron una espina constante en su costado. "Vale la pena señalar que el AIPAC pasó muchos años y millones de dólares presionando implacablemente por una política que llevó a Irán a tener un programa nuclear sin restricciones", tuiteó Ben Rhodes la semana pasada cuando se inició el juego de las culpas.

LEER: Los intereses "militares y de seguridad" de Israel avanzan en su normalización con Marruecos

Como viceconsejero de Seguridad Nacional de Obama, Rhodes tuvo muchos roces con el lobby pro-Israel durante su estancia en la Casa Blanca. Conoce de primera mano la influencia del AIPAC en el Capitolio. El propio Obama dio fe de este hecho en su libro Una tierra prometida. "A los miembros de ambos partidos les preocupaba cruzarse con el Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí (AIPAC)", recordaba.

De hecho, Obama pintó una imagen en la que los presidentes de EE.UU. estaban bajo constante presión para hacer concesiones en nombre de Israel con el fin de evitar una derrota electoral. "Aquellos que criticaban la política israelí en voz demasiado alta se arriesgaban a ser etiquetados como 'antiisraelíes' -y posiblemente antisemitas- y a enfrentarse a un oponente bien financiado en las siguientes elecciones", dijo sobre la presión a la que se enfrentaba su administración.

Merece la pena recordar que, a pesar de haber sufrido posiblemente el incidente más humillante al que se ha enfrentado ningún presidente estadounidense en su cargo, cuando Netanyahu fue invitado a comparecer ante el Congreso para hablar en contra del acuerdo nuclear en el que tanto había trabajado, el regalo de despedida de Obama fue consentir al apartheid israelí con un paquete de ayuda militar de 38.000 millones de dólares.

Ahora Israel vuelve a amenazar con sabotear la última ronda de negociaciones nucleares. Con las conversaciones en la cuerda floja, el belicoso Estado sionista ha instado a EE.UU. a tomar medidas militares. Se espera que el ministro de Defensa, Benny Gantz, y el jefe de espionaje del Mossad, David Barnea, se reúnan con altos funcionarios de la Casa Blanca para defender una agenda militar contra Irán. El Mossad también ha enviado una escalofriante advertencia de que atacará el corazón del programa nuclear iraní.

Por mucho que se considere a Irán como una influencia desestabilizadora en Oriente Medio, es difícil negar que la intromisión de Israel en los asuntos mundiales es igual o más problemática. Si hay que creer a los profesores John Mearsheimer y Stephen Walt -y hay pocas razones para dudar de ellos-, el lobby pro-israelí no sólo fue decisivo en la desastrosa invasión de Irak por parte de Estados Unidos, sino que ahora también puede añadir el roto acuerdo nuclear con Irán a su lista de dudosos logros. Recuerden esto: será Israel, no Irán, quien destruya cualquier nuevo acuerdo nuclear y acerque a la región a otro conflicto armado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUIránIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines