Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos impone nuevas sanciones a Irán, Siria y Uganda

El Departamento del Tesoro de EE.UU. en Washington, D.C., EE.UU., el lunes 19 de octubre de 2009 [Andrew Harrer/Bloomberg].

Estados Unidos ha impuesto nuevas sanciones a decenas de personas y entidades iraníes, sirias y ugandesas, alegando graves abusos contra los derechos humanos cometidos por ellas.

Anunciadas ayer por el Departamento del Tesoro y el Departamento de Estado de Estados Unidos, las sanciones se dirigen a funcionarios gubernamentales y de seguridad de los tres países, que han reprimido brutalmente las protestas y la disidencia a lo largo de los años, han cometido crímenes de guerra y han supervisado sistemas penitenciarios responsables de torturas y muertes masivas.

Entre las personas iraníes afectadas por las sanciones se encuentran Hassan Karami, comandante de las unidades policiales especiales de las Fuerzas de Seguridad (LEF) de Irán, que se encargan de controlar a las multitudes y reprimir las protestas, así como Gholamreza Soleimani, que dirige las fuerzas Basij del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC).

Estos hombres, junto con los demás iraníes incluidos en la lista negra, fueron responsables de la represión de las protestas en 2009 y 2019, en la que murieron unos 1.500 manifestantes y se detuvo a otros miles.

LEER: La ONU reitera la necesidad de exigir responsabilidades a los asesinos de Khashoggi

Entre los sirios sancionados se encuentran dos importantes generales de las fuerzas aéreas -Tawfiq Muhammad Khadour y Muhammad Youssef Al-Hasouri- que habrían sido responsables de ataques con gas químico contra civiles en 2017 y 2018, así como de más actos de represión contra quienes se oponían al régimen sirio.

El Tesoro afirmó que "estos altos funcionarios y las organizaciones con las que están asociados han encarcelado a cientos de miles de sirios que pedían pacíficamente un cambio. Además, al menos 14.000 prisioneros en Siria han muerto supuestamente como resultado de la tortura".

En cuanto al ugandés afectado por las sanciones estadounidenses, se trata del general de división Abel Kandiho, jefe de la inteligencia militar. Según el Tesoro, las personas detenidas por Kandiho y sus fuerzas "fueron sometidas a horribles palizas y otros actos atroces... incluidos los abusos sexuales y las electrocuciones, que a menudo provocaron importantes lesiones a largo plazo e incluso la muerte".

Andrea Gacki, jefa de la oficina de sanciones del Tesoro, dijo que "seguirá defendiendo el autoritarismo, promoviendo la rendición de cuentas por la represión violenta de personas que tratan de ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales".

El Secretario de Estado, Antony Blinken, también aseguró en un comunicado que Estados Unidos "está comprometido con la promoción de la democracia y la rendición de cuentas de quienes abusan de los derechos humanos en todo el mundo".

Categorías
ÁfricaIránNoticiasOriente MedioSiriaSmall SlidesUgandaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines