Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Acercamiento a los EAU: ¿Está cambiando Turquía su política exterior?

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (d), y el príncipe heredero de Abu Dhabi, el jeque Mohammed bin Zayed al-Nahyan (i), posan para una foto tras una ceremonia de firma de acuerdos bilaterales en el Complejo Presidencial de Ankara, Turquía, el 24 de noviembre de 2021. [Ali Balıkçı - Agencia Anadolu]

Las últimas semanas han supuesto un importante cambio en la región, representado por la visita del príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed, a Turquía y su reunión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, donde fue recibido calurosamente. Los dos países firmaron varios acuerdos y memorandos de cooperación, principalmente en los sectores comercial y económico.

La visita representa el punto culminante del camino de acercamiento entre Turquía y una serie de países que se situaban en lados opuestos a ella en diversos asuntos regionales, e incluso formaban un eje para enfrentarse a ella, a saber, Arabia Saudí, los EAU, Egipto y, en menor medida, Bahréin.

Mohammed bin Zayed visitó Turquía coincidiendo con el ministro de Asuntos Exteriores bahreiní y el ministro de Comercio saudí. También se celebraron previamente numerosas reuniones entre El Cairo y Ankara con el objetivo de mejorar las relaciones. Luego, el presidente turco coronó todo esto subrayando que los "pasos firmes" dados por su país con Abu Dhabi se darán pronto en El Cairo y Tel Aviv.

Dada la gravedad de la polarización que ha caracterizado las relaciones de ambas partes en los últimos ocho años, especialmente de Ankara y Abu Dhabi, incluyendo el apoyo de cada una de ellas a diferentes partes en varios países y conflictos, la pregunta que muchos se hacen hoy es si algo cambiará en las políticas regionales de estos países, y cuáles serán las repercusiones de esto en los asuntos de la región.

LEER: Las criptomonedas podrían ser la última esperanza para los habitantes de Oriente Medio

Desde un punto de vista teórico y de principios, debe haber un cambio después de todos los pasos dados por las dos partes, aunque no debemos sobreestimar su valor. Sin embargo, los cambios, en una u otra medida, parecen lógicos y esperables. Algunos indicios iniciales comenzaron a aparecer, como la liberación por parte de los EAU de un empresario turco que había sido detenido desde 2018 tras la visita de Mohammed bin Zayed, y antes de eso, Turquía liberó a una persona acusada de espiar para los EAU mientras su juicio ante la justicia turca continuaba.

Sin embargo, es poco probable que se produzcan cambios radicales relacionados con las principales direcciones de la política exterior. Para Turquía, cuestiones como Siria, Irak, Libia y el Mediterráneo oriental constituyen el núcleo de su visión de la política exterior y las claves de su seguridad nacional. Por lo tanto, no se espera que Ankara haga ningún cambio tangible en sus políticas allí, y -junto con el resto de los países- no cambiará su posición y su visión de la región y sus asuntos sólo porque se reconcilie con otros, o porque se calmen sus tensiones.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el príncipe heredero de Abu Dhabi, el jeque Mohammed bin Zayed al-Nahyan (C-R), posan para una foto durante su reunión en el Complejo Presidencial en Ankara, Turquía, el 24 de noviembre de 2021. [Murat Kula - Agencia Anadolu]

Por otro lado, esto tampoco significa que no vaya a haber ningún cambio en la política exterior turca y en sus relaciones con estos países. Es probable que se produzcan tres cambios:

El primero es el lenguaje del discurso, y se espera que disminuya la intensidad de los enfrentamientos mediáticos y las discusiones entre ambas partes. Esto ya ha comenzado recientemente y se espera que continúe.

El segundo cambio está relacionado con las relaciones bilaterales directas entre ambas partes, especialmente en los ámbitos de la economía, el comercio y la inversión. Estos pasos ya han comenzado recientemente y se han visto reforzados por la visita de Mohammed bin Zayed y el anuncio de una inversión de 10.000 millones de dólares en Turquía como primera etapa. Lo que hace más probable esta vía es la ausencia de obstáculos importantes y fundamentales en el camino de las relaciones bilaterales directas entre ambas partes.

LEER: Preguntas sobre la normalización emiratí

En cuanto al tercer cambio, está relacionado con la oposición árabe residente en Turquía, que está en el centro de la situación de polarización entre Turquía y el eje mencionado. Por lo tanto, es lógico esperar repercusiones de la nueva vía hasta cierto punto, sobre todo porque existe un ejemplo de la cuestión, que es la "restricción" por parte de Turquía de la labor de los medios de comunicación de la oposición egipcia que operan en su suelo una vez que inició el diálogo con El Cairo.

En conclusión, el camino del acercamiento hoy en día es requerido y deseado por ambas partes de la ecuación -Turquía y el otro eje- lo que significa que hay algo que cada parte ofrecerá a la otra para que tenga éxito. Aunque en este artículo nos hemos centrado en los cambios del lado turco, lógicamente, veremos cambios similares y otros en el otro lado.

Sin embargo, esto no significa que el éxito del camino y que llegue al final de la etapa esté garantizado o sea seguro, ya que todavía está en las etapas iniciales y pasará por muchas pruebas de buena voluntad y sinceridad. También existe la posibilidad de que se produzcan cambios en el entorno internacional y regional que reduzcan el deseo de las partes o de algunas de ellas de completar el camino.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 6 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaOriente MedioRegiónTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines