Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué se oponen los políticos libaneses a la investigación de la explosión del puerto de Beirut?

Una mujer sostiene la bandera libanesa alrededor del lugar de la explosión mortal en el Puerto de Beirut que provocó explosiones masivas el 4 de agosto en Beirut, Líbano, el 9 de agosto de 2020 [Houssam Shbaro/Anadolu Agency].

La investigación sobre la explosión del año pasado en Beirut se reanudará después de que un tribunal rechazara la última de las demandas que habían llevado a suspender la investigación durante más de un mes. La investigación de la explosión, una de las mayores explosiones no nucleares jamás registradas, se ha enfrentado a la oposición de un sistema político en el que la impunidad se ha afianzado desde el final de la guerra civil de 1975-1990.

Esto es lo que hay que saber sobre el enfrentamiento:

¿QUÉ ESTÁ INVESTIGANDO EL JUEZ?

La explosión fue causada por sustancias químicas que se dejaron en el puerto durante más de seis años y que mataron a más de 215 personas, hirieron a miles y devastaron franjas de Beirut.

El juez Tarek Bitar, de 47 años, quiere interrogar a varios políticos y funcionarios de seguridad de alto nivel.

Funcionarios de seguridad y del gobierno de alto nivel "previeron la importante amenaza para la vida... y aceptaron tácitamente el riesgo de que se produjeran muertes", ha dicho Human Rights Watch.

Los esfuerzos de Bitar se han convertido en un grito de guerra para muchos libaneses contra décadas de corrupción y mala gestión sin control.

¿A QUIÉN QUIERE INTERROGAR EL JUEZ?

A algunas personas muy poderosas.

Los más destacados son el ex ministro de Finanzas, Ali Hassan Khalil, mano derecha del presidente del Parlamento, Nabih Berri, y aliado de Hezbolá, apoyado por Irán, y el general de división Abbas Ibrahim, jefe de la Seguridad General del Líbano.

El juez también ha intentado interrogar a Hassan Diab, un académico que era primer ministro en el momento de la explosión.

VIDEO: Francia y Arabia Saudí se unen para resolver la crisis del Líbano

Muchos de ellos podrían enfrentarse a penas de prisión si son declarados culpables de negligencia o de causar muertes, aunque el Líbano no tiene casi ningún historial de exigir responsabilidades a los altos cargos.

Todos niegan haber actuado mal.

¿CÓMO SE OBSTACULIZAN LOS ESFUERZOS DE BITAR?

Todos los funcionarios actuales y anteriores a los que Bitar ha intentado interrogar como sospechosos se han resistido, argumentando que tienen inmunidad o que carece de autoridad para procesarlos.

Esta resistencia a sus acciones se ha manifestado en los tribunales, en la vida política y en las calles.

Los sospechosos han inundado los juzgados con más de dos docenas de causas judiciales en las que se solicita la destitución de Bitar por supuesta parcialidad y "graves errores", lo que ha provocado varias suspensiones de la investigación.

Los ex ministros dicen que cualquier caso contra ellos debería ser juzgado por un tribunal especial para presidentes y ministros.

Este tribunal nunca ha responsabilizado a ningún funcionario, y pasaría el control de la investigación a los partidos gobernantes en el parlamento, enterrando probablemente las esperanzas de rendición de cuentas.

Las sensibilidades sectarias han entrado en juego.

La medida contra Diab, por ejemplo, suscitó las objeciones de los líderes políticos y religiosos musulmanes suníes, que dijeron que era un intento de apuntar al puesto de Primer Ministro, que está reservado a un suní en el sistema político sectario del Líbano.

¿POR QUÉ SE PREOCUPA HIZBOLÁ?

Bitar no ha acusado a ningún miembro conocido de Hezbolá, el grupo musulmán chiíta que tiene una poderosa influencia política y una milicia fuertemente armada. Pero las acciones del juez, incluidos sus intentos de interrogar a poderosas figuras aliadas de Hezbolá como sospechosos, han llevado al grupo a acusarle de parcialidad.

En septiembre, un alto cargo de Hezbolá le envió un mensaje en el que le advertía de que el grupo lo "desarraigaría".

Hezbolá y sus aliados han presionado para que Bitar sea destituido a través del poder ejecutivo, lo que ha desencadenado una disputa que ha paralizado al gobierno.

VIDEO: Recordando la Gran Hambruna del Monte Líbano (1914-1918)

Junto con sus aliados, Hezbolá convocó una protesta contra Bitar en octubre, que derivó en una violencia mortal.

Hezbolá ha acusado a Estados Unidos, que incluye al grupo en su lista de organizaciones terroristas, de inmiscuirse en la investigación. El embajador estadounidense lo ha negado.

Hezbolá rechazó las acusaciones realizadas en el momento de la explosión de que tenía un almacén de armas en el puerto y dice que no tuvo nada que ver con la explosión. Sus adversarios llevan tiempo acusando al grupo de controlar el puerto, algo que también niega.

¿QUÉ ESTÁ EN JUEGO?

Cualquier esperanza de rendición de cuentas.

Para los defensores de la reforma, la pugna por la investigación forma parte de una lucha más amplia por el estado de derecho y por hacer rendir cuentas a los funcionarios por la corrupción y el mal gobierno, responsables también de otras catástrofes, como el colapso financiero del Líbano.

Los críticos afirman que la élite está utilizando su influencia para bloquear cualquier intento de sentar un precedente de exigencia de responsabilidades a los funcionarios y quieren enterrar cualquier escrutinio de la gestión del puerto, que es un microcosmos del sistema sectario que reparte los recursos públicos para servir a los intereses de los principales actores, no del Estado.

Los lazos de Beirut con los gobiernos occidentales, cuya ayuda podría resultar vital para sacar al Líbano de su crisis económica, pueden verse aún más afectados si se torpedea la investigación.

El Líbano se levantará de sus cenizas - Caricatura [Sabaaneh/Monitor Medio Oriente]

Categorías
LíbanoNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines