Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mohammed Bin Zayed: ¿pacificador o belicista?

El jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi, llega a una reunión con el primer ministro británico, Boris Johnson, en Downing Street el 16 de septiembre de 2021 en Londres, Inglaterra. [Leon Neal/Getty Images]

Hace dos semanas, el Washington Institute for Near East Policy (WINEP) entregó su premio más prestigioso al príncipe heredero Mohammed Bin Zayed Al-Nahyan de los Emiratos Árabes Unidos, aparentemente por su liderazgo en el establecimiento de la paz entre su país y el Estado de ocupación colonial de Israel, así como por su compromiso con la tolerancia religiosa. Según la WINEP, Bin Zayed no pudo asistir al acto de gala que se le organizó en Nueva York por estar ocupado en "asuntos urgentes de Estado", por lo que su Director Ejecutivo, el Dr. Robert Satloff, fue enviado para entregarle la medalla en una ceremonia especial en Abu Dhabi en octubre.

"Nuestro premio Scholar-Statesman reconoce a los líderes y figuras públicas cuyos logros se basan en los ideales que más valoramos: la erudición y el espíritu de Estado", explicó Satloff, "siendo el espíritu de Estado la capacidad de llevar a su gente, su país, su nación, su institución, a lugares a los que nunca han llegado... Usted, señor, ha merecido sin duda este premio".

Bin Zayed respondió que hizo la paz con Israel "por los propios palestinos", así como "para enviar un claro mensaje al mundo y a la región de que nos esforzamos por la paz". Afirmó: "Los resultados que lograremos juntos son mucho mayores que los inconvenientes. Cuando decidimos dar este paso, buscábamos un nivel de cooperación que fuera más allá de la propia paz."

Al escuchar al príncipe heredero de los EAU y al jefe del think tank pro-israelí, podríamos creer que Bin Zayed es realmente un pacificador. Sería un error hacerlo. Es todo lo contrario.

LEER: Irán acusa a Francia de "desestabilizar" la región con la venta de armas al Golfo

Puede que haya hecho la paz con el Estado de ocupación beligerante -de hecho, los dos Estados nunca estuvieron en guerra-, pero al hacerlo Bin Zayed ignora la actual ocupación militar de Israel y la brutalidad contra los palestinos que conlleva. Esto es coherente con su enfoque de los derechos humanos dentro de su propio país; los críticos del gobierno de los EAU son encerrados, y en sus cárceles se utiliza la tortura.

De hecho, mientras Satloff declaraba su orgullo por honrar a Bin Zayed, las fuerzas de ocupación israelíes expulsaron a una familia palestina, con varios niños, de su casa en Jerusalén y la demolieron. No escuchamos nada al respecto por parte de Bin Zayed ni de quienes lo elogian.

A principios de este año, Human Rights Watch publicó un informe detallado sobre el apartheid israelí en Palestina y el "trato discriminatorio de los palestinos por parte del Estado". El apartheid es un crimen contra la humanidad. ¿Puede Bin Zayed ser un pacificador si está haciendo la paz con criminales de guerra?

Si la paz con Israel es "para los propios palestinos", como afirma Bin Zayed, entonces ¿por qué está pagando para que el antiguo líder de Fatah, Mohammad Dahlan, compre propiedades palestinas en Jerusalén y las pase a colonos judíos israelíes? Es cómplice de la limpieza étnica de Palestina.

En 2014, Bin Zayed envió un convoy para ofrecer ayuda urgente a los palestinos de la asediada Franja de Gaza, que estaban bajo un brutal bombardeo israelí. Las autoridades palestinas de Gaza revelaron que no era más que un convoy de inteligencia destinado a espiar a los grupos de resistencia en nombre de los israelíes. El convoy fue rechazado.

¿Qué clase de pacificador abre un puente aéreo para proporcionar un amplio apoyo militar al gobierno etíope en su lucha contra las fuerzas de la región norteña de Tigray, como ha informado Al Jazeera? "La investigación descubrió que, entre septiembre y noviembre, hubo más de 90 vuelos entre los EAU y Etiopía, y que muchos de ellos ocultaron intencionadamente de dónde despegaron y dónde aterrizaron", ha señalado la cadena.

¿En qué marco internacional se inscribe este tipo de contrabando de armas? ¿Qué tipo de paz prevé Bin Zayed en Etiopía mientras echa leña al fuego del conflicto interno? Se dice que Tigray está siendo testigo de masacres y abusos de los derechos humanos a manos del gobierno etíope respaldado por los EAU, pero apenas se oye hablar de ello. Como confirmó Al Jazeera, "gran parte del norte de Etiopía está bajo un apagón de comunicaciones y el acceso de los periodistas está muy restringido, lo que dificulta la verificación de las afirmaciones sobre el campo de batalla". ¿Qué dice Satloff al respecto?

Los esfuerzos de los Emiratos Árabes Unidos para difundir la "paz" en Oriente Medio bajo Bin Zayed incluyen, según informó Al Jazeera en 2018, "una red de prisiones clandestinas establecidas por los Emiratos Árabes Unidos" en Yemen, en las que se utilizan "técnicas de interrogatorio brutales que incluyen la tortura física y psicológica" contra los prisioneros. El informe incluía descripciones de "abusos sexuales por parte de personal del ejército emiratí y sus sustitutos yemeníes."

Manifestantes marchan con un cartel en el que se lee en árabe "los EAU son los líderes de la destrucción y la fragmentación de la región árabe" durante una protesta en la ciudad yemení de Taez, en el suroeste del país, el 30 de agosto de 2019, contra los ataques aéreos llevados a cabo por los EAU en la segunda ciudad de Yemen, Adén. [AHMAD AL-BASHA/AFP vía Getty Images]

Otro informe daba detalles sobre el Consejo de Transición del Sur (STC), que quiere dividir Yemen en dos. "Desde 2016, los EAU han proporcionado apoyo militar y financiero al Cinturón de Seguridad, un grupo paramilitar ahora dominado por el STC y compuesto por unos 90.000 combatientes yemeníes."

A principios de este año, un panel de expertos de la ONU descubrió que EAU "ha establecido contacto directo con grupos armados sudaneses que luchan en Libia del lado de Khalifa Haftar, que luchaba contra el gobierno respaldado por la ONU en Libia." El año pasado, el Wall Street Journal informó de que los EAU, vulnerando un embargo de armas de la ONU, habían aumentado sus entregas de armas a Haftar. Bin Zayed, recordemos, es el líder de facto de los EAU.

Dentro de los propios Emiratos, alega Human Rights Watch, "decenas de activistas, académicos y abogados están cumpliendo largas condenas en las cárceles de los EAU, en muchos casos tras juicios injustos por cargos vagos y amplios que vulneran sus derechos a la libertad de expresión y asociación". Afirmó que "las prisiones de los EAU mantienen a los detenidos en condiciones pésimas y antihigiénicas, donde el hacinamiento y la falta de atención médica adecuada son generalizados."

LEER: Preguntas sobre la normalización emiratí

Los crímenes y el apoyo de EAU a los criminales de guerra, así como su desprecio por los derechos humanos, son aparentemente ilimitados. Dirigidos por Bin Zayed, los EAU están considerados como una de las principales razones de la inestabilidad en Oriente Medio. Lejos de recibir una medalla de la paz, Bin Zayed debería ser arrastrado ante el Tribunal Penal Internacional.

Cuando en septiembre se anunció el premio del Instituto de Washington para la Política de Oriente Próximo para Bin Zayed, el profesor adjunto de Estudios de Oriente Próximo Marc Owen Jones tuiteó "Los criterios del Instituto de Washington para los ganadores de su premio al estadista erudito parecen ser los que están profundamente involucrados en llevar el sufrimiento a Oriente Medio". Entre los anteriores galardonados, señaló, se encuentran el ex primer ministro británico Tony Blair y la ex secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice, quienes desempeñaron un importante papel en la destrucción y desestabilización de la región.

Entonces, ¿es el príncipe heredero de los EAU, Mohammed Bin Zayed, un pacificador o un belicista? Las numerosas víctimas de sus políticas en Oriente Medio dirían, unánimemente creo, lo segundo. Su premio del WINEP es, en el mejor de los casos, un error de apreciación, y en el peor, una burla a las leyes y convenciones internacionales.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSiriaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines