Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Diez meses más tarde, los combates continúan en Marib

Miembros de tribus yemeníes mantienen posiciones durante los combates contra los hutíes en la ciudad de Marib el 27 de junio de 2016 [ABDULLAH AL-QADRY/AFP/Getty Images].

Han pasado diez meses desde la escalada militar entre los rebeldes hutíes y las fuerzas gubernamentales por la provincia central yemení de Marib, situada a 173 km al noreste de la capital, Saná, informa la agencia de noticias Anadolu.

Desde febrero, los rebeldes hutíes, alineados con Irán, han intensificado sus ataques para hacerse con el control de la provincia de Marib, rica en petróleo, uno de los bastiones más importantes del gobierno legítimo y donde se encuentra la sede del Ministerio de Defensa de Yemen.

Los hutíes han avanzado en varios distritos de Marib, como Abdiya, Al-Jubah, Jabal Murad y Harib, en medio de enormes pérdidas humanas y materiales entre los bandos enfrentados.

Los rebeldes afirman controlar todos los distritos de Marib, a excepción del centro de la ciudad. Pero fuentes gubernamentales sostienen que sus fuerzas controlan los distritos de Serwah, Al-Jubah y Raghwan.

Grandes pérdidas

Los combates en curso en Marib han infligido grandes pérdidas humanas y materiales tanto a las fuerzas gubernamentales como a los hutíes.

El 20 de noviembre, el ministro de Información yemení, Muammar Al-Eryani, declaró que al menos 15.000 hutíes han muerto en Marib y sus alrededores desde junio.

"Las montañas, los desiertos, los valles y las colinas de Marib se han convertido en fosas comunes para los líderes y elementos de la milicia hutí", dijo el ministro en declaraciones citadas por la agencia estatal de noticias, SABA.

LEER: La coalición liderada por Arabia Saudí destruye 4 drones de rebeldes en Yemen

Por otro lado, estimaciones no oficiales sugieren que miles de fuerzas gubernamentales han muerto o han resultado heridas desde que los hutíes intensificaron sus ataques en Marib.

Varios altos cargos militares del gobierno, el último de ellos el general de brigada Hilal Al-Khalidi, comandante de la brigada Al-Majd, han perdido la vida en los combates contra los hutíes en Marib.

Los rebeldes hutíes también han perdido a decenas de comandantes militares.

Coste humano

Las feroces batallas en la provincia han provocado el desplazamiento de casi 100.000 personas desde septiembre de 2021, según el gobierno yemení. La ONU cifra el número de desplazados, durante el mismo tiempo, en más de 45.000 personas, pero estima que la cifra total desde el inicio de la guerra supera el millón de desplazados.

El organismo mundial informó de que la mayoría de los desplazados viven en condiciones humanitarias extremadamente difíciles y necesitan urgentemente ayuda.

En noviembre, el subsecretario de la provincia de Marib, Abd Rabbo Miftah, instó al mundo a prestar más apoyo para ayudar a aliviar la crisis humanitaria en Marib.

LEER: UNICEF proporciona ayuda a miles de yemeníes desplazados en Marib

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informó el 24 de noviembre de que en los 137 lugares de desplazamiento de Marib se había multiplicado por diez el número de nuevas llegadas desde septiembre, con hasta 40 personas obligadas a compartir una pequeña tienda de campaña.

Llamadas a la tregua

En un intento de mitigar el conflicto, la ONU ha emprendido una diplomacia itinerante con el objetivo de detener la escalada en Marib, pero sin éxito.

Tanto el gobierno yemení como los rebeldes hutíes se acusan mutuamente de intensificar los ataques.

La ONU también pidió a los actores internacionales que intervinieran para detener la escalada, incluidos Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea.

El viernes se celebraron conversaciones entre el enviado estadounidense a Yemen, Tim Lenderking, y el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, David Beasley.

Ambos expresaron su profunda preocupación por la escalada de los combates en torno a la ciudad de Marib y en otros lugares de Yemen, y advirtieron de que la escalada sólo provocará más sufrimiento a los yemeníes.

LEER: Los hutíes de Yemen utilizan el aeropuerto de Saná como base militar, afirma la televisión saudí

Yemen está sumido en la violencia y la inestabilidad desde 2014, cuando los rebeldes hutíes capturaron gran parte del país, incluida la capital, Saná.

Una coalición liderada por Arabia Saudí que pretende restablecer el gobierno yemení ha empeorado la situación, provocando una de las peores crisis humanitarias del mundo provocada por el hombre, ya que casi el 80%, es decir, unos 30 millones de personas, necesitan asistencia humanitaria y protección, y más de 13 millones están en peligro de morir de hambre, según estimaciones de la ONU.

Un reciente informe de las Naciones Unidas preveía que, para finales de año, el número de víctimas mortales del conflicto yemení, que dura ya siete años, ascenderá a 377.000.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioSmall SlidesYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines