Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las criptomonedas podrían ser la última esperanza para los habitantes de Oriente Medio

Una representación visual de las criptodivisas digitales, Bitcoin, 16 de febrero de 2018 [Ilustración de Chesnot/Getty Images].

Todo lo que existe será incorporado al mundo online. Algunas cosas ya lo están. Así ha sucedido con los negocios, las compras, los servicios, la vida social, el periodismo, la guerra y, con el recientemente anunciado "metaverso", quizá incluso con nuestras vidas. Así que sólo era cuestión de tiempo que el propio dinero se integrara en esa dimensión.

Sin embargo, todo lo relacionado con las finanzas tiene efectos que repercuten y alteran todos los aspectos de la economía. No es de extrañar, pues, que las criptomonedas sean un concepto y una práctica controvertidos. Al igual que su propia existencia, las críticas vertidas contra ellas eran inevitables.

El mundo de las criptodivisas sigue desconcertando a muchos de los que se adentran en él por primera vez, y es comprensible: sigue siendo un concepto relativamente nuevo que no es mucho más antiguo que el smartphone. En pocas palabras, las criptodivisas son monedas y divisas en el ámbito digital, a través de las cuales un sistema conocido como criptografía o blockchain verifica las transacciones y mantiene los registros en una red entre pares.

El atractivo de las monedas y de la cadena de bloques no es sólo que -al igual que las acciones y los mercados- se puede inyectar dinero y obtener beneficios a través de las inversiones, sino principalmente que todo el sistema está descentralizado. No hay ninguna entidad central que lo gobierne o regule, y los monederos están protegidos y sólo pueden acceder a ellos quienes poseen sus "claves".

Por supuesto, hay formas de hackear los monederos en línea, pero sigue siendo un riesgo muy mínimo si se toman las precauciones de seguridad adecuadas. No hay ningún banco que pueda acceder a las cuentas.

Esa descentralización radical y esa protección garantizada la mantienen fuera del alcance de los gobiernos, los bancos y el sistema financiero mundial. Por algo se le conoce como "el dinero del pueblo".

Pero, desgraciadamente, esa falta de regulación y centralización también lo ha convertido en un refugio para las tramas fraudulentas, las redes de blanqueo de dinero y la financiación de grupos terroristas a lo largo de los años.

Sin embargo, estos riesgos y desventajas no disuaden a millones de personas corrientes de seguir comerciando con el sistema, ya que sus beneficios y su seguridad frente a las extralimitaciones del gobierno atraen a un grupo de personas en particular: los que viven en países que sufren crisis económicas o una elevada inflación.

LEER: Israel firma una orden de incautación de las cuentas de criptomonedas de Hamás

El Líbano es un ejemplo de ello. En los últimos años, especialmente desde la catastrófica explosión que afectó a gran parte de la capital, Beirut, el año pasado, el país se ha visto afectado por una crisis económica. La falta de un gobierno viable, la creciente división política y la corrupción desenfrenada no han hecho más que empeorar la situación, y el Líbano sufre una grave escasez de combustible y productos esenciales. Sobre todo, su moneda se ha desplomado bruscamente.

La crisis hizo que el Banco Central del Líbano emitiera normas y reglamentos que imposibilitaban la retirada de efectivo en forma de dólares, al parecer con el objetivo de proteger a los bancos de la quiebra. Incluso quienes tienen cuentas en dólares sólo han podido retirar liras libanesas -fenómeno conocido como "Lollar"-, lo que ha provocado una hiperinflación debido a que un dólar vale decenas de miles de liras libanesas en el mercado negro.

Mohamad Kalaaji, un desarrollador de software afincado en Beirut, me dijo que el cripto ofrece una forma de evitar estos obstáculos. "Se puede enviar cripto y cambiarlo a personas que sí tienen dólares... Los autónomos pueden recibir fondos al instante sin perder nada [y] sin necesidad de un banco y pueden intercambiar con cualquiera que quiera comprarles". El nuevo mercado que ha surgido, dijo, ha sido habilitado por "personas que trabajan como canjeadores donde tienen una cuenta bancaria en el extranjero que puede comprar en sitios como Binance o Coinbase, y luego venderlo aquí tomando un porcentaje (como uno a cinco por ciento). Además, hay algunos negocios que aceptan criptomonedas sin ningún problema".

El concepto se ha hecho tan popular y necesario en el país que el mes pasado se vio un cajero automático de Bitcoin en Beirut. Kalaaji dijo que "ofrece precios transparentes y es más seguro, ya que no tienes que arriesgarte a que te roben o te hagan daño cuando tratas con un intercambiador en persona". Añadió que "lo sorprendente es encontrar que hay varios cajeros automáticos en diferentes zonas del Líbano que se han introducido recientemente, y la gente se está volviendo loca por ello hasta el punto de que el Banco Central emitió una declaración contra los negocios que comercian con cripto."

Kalaaji cree que las criptodivisas tienen un futuro prometedor en el Líbano durante años y décadas: "Cambiará la situación económica del país si los libaneses expatriados deciden proporcionar cripto a los locales aquí. No sólo no se necesita un intermediario para recibir el dinero, sino que además no se necesita registro ni papeles para hacer funcionar un negocio, lo cual es una gran victoria... recibirá más adopción en el futuro".

Pero sobre todo, como para muchos libaneses, le ha beneficiado personalmente en la actual crisis económica, en la que, según él, el método más fácil de inversión "es destinar una parte de mi sueldo a Bitcoins". Aunque muchos pretenderían obtener un beneficio al comerciar con criptomonedas, se trata en general de una inversión a largo plazo. "Diría que es una clase de activo que me protegerá de la hiperinflación que está ocurriendo aquí para el futuro, donde vería sus beneficios... [en] los próximos diez años".

LEER: Turquía prohíbe las criptomonedas como medio de pago de bienes y servicios

También en Turquía, la economía está sufriendo un grave y severo aumento de la inflación, causado por una miríada de factores, entre ellos la batalla del presidente Recep Tayyip Erdogan contra los elevados tipos de interés, la falta de reservas de divisas y de posibles inversiones extranjeras en el país, y la consiguiente caída en picado del valor de la lira turca.

Al igual que sus homólogos libaneses, los turcos han recurrido cada vez más a las criptomonedas para aliviar sus problemas financieros. Algunos buscan obtener beneficios comerciando y otros invierten a largo plazo "guardando" sus ahorros en criptodivisas, cuyo uso ha crecido más de 11 veces desde el año pasado, según datos de julio.

Gokce, una profesora afincada en Estambul, me dijo que, debido a la devaluación diaria de la lira, "por supuesto que mantener mi dinero en una plataforma más rentable como las criptomonedas ha ayudado, ya que está ayudando a todo el mundo". Añadió que "la adopción de criptomonedas es grande en Turquía", citando los anuncios públicos que promueven su uso.

El gobierno turco, en cambio, tiene una opinión diferente. Erdogan, en septiembre, declaró una especie de "guerra" contra las criptomonedas y planteó su preocupación por su uso en lugar de la lira. Meses antes, en abril, el banco central del país prohibió su uso para el pago de bienes y servicios. Además, Ankara anunció en julio que estaba preparando un proyecto de ley para regular las criptodivisas.

Tales esfuerzos por parte de hombres fuertes como Erdogan, por supuesto, sólo contradicen lo que hizo que las criptomonedas fueran populares y que millones de personas confiaran en ellas en primer lugar: la descentralización y la desregulación. Una vez que una moneda o criptodivisa -o una plataforma en la que se intercambia- se regula, eso anula su propósito inicial.

Mientras que los bancos siempre han tenido la tendencia a plegarse a la voluntad de los gobiernos y, en ocasiones, a no actuar con independencia, el atractivo de las criptodivisas ha sido su independencia de las manos del Estado.

Alex Gladstein, jefe de estrategia de la Fundación de Derechos Humanos y experto y defensor del mercado de las criptomonedas, me dijo que las criptomonedas -en este caso utilizando el Bitcoin como ejemplo- son "una poderosa herramienta para la gente en economías quebradas y sociedades autoritarias de todo el mundo". En los últimos años ha actuado como 'oro digital' como tecnología de ahorro de alto rendimiento, y como 'efectivo digital' como red de pago resistente a la censura fuera del sistema bancario".

Destacó la importancia del concepto para quienes, especialmente en la región de Oriente Medio y Norte de África, atraviesan crisis económicas, diciendo que beneficia a "libaneses o turcos que escapan de la inflación, palestinos o iraníes que escapan de las sanciones y los controles financieros, o activistas de derechos humanos que llevan a cabo sus asuntos financieros cuando sus cuentas bancarias han sido congeladas".

Gladstein predijo que las criptodivisas en Oriente Medio "tendrán un futuro aún más brillante. Es algo que está teniendo un impacto demostrablemente bueno para millones de personas, incluso cuando los gobiernos y las instituciones internacionales siguen traicionándolos."

LEER: Irán prohíbe la minería de bitcoin en plena crisis energética

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaLíbanoNoticiasOriente MedioRegiónSmall SlidesTurquíaTurquía

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines