Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La última vez que Irak estuvo libre de intervenciones extranjeras fue durante la época de los abasíes, e incluso entonces duró poco

Bandera de Irak el 25 de mayo de 2021 en Bagdad, Irak [Taha Hussein Ali/Getty Images].

Es perfectamente razonable que los nacionalistas y patriotas iraquíes exijan que su país esté libre de injerencias y patrocinios extranjeros. Esto se ha manifestado sobre todo en relación con la gobernanza corrupta en medio de la creciente influencia política del vecino Irán, pero también con la percepción de que Irak es un Estado cliente de Estados Unidos. Si bien estos agravios son comprensibles, la posibilidad de que Irak sea "libre" es algo totalmente distinto. Esto es así porque, por incómodo que parezca, desde su historia moderna como Estado-nación, Irak nunca ha sido realmente un país independiente.

De hecho, habría que remontarse en la historia premoderna hasta el califato abasí (750 d.C.-1258 d.C.), con sede en la región correspondiente a "Irak", que fue realmente autónomo. Sin embargo, incluso los gobernantes abbasíes acabaron reduciéndose a ser poderes simbólicos sólo de nombre, cediendo la autoridad real a emires y visires regionales dominantes, como los buyíes persas y los turcos selyúcidas, consecuencia del declive abbasí a partir de mediados del siglo IX.

Tras una serie de invasiones y gobernantes dinásticos, a partir del siglo XVI y principios del XVII Irak, y especialmente Bagdad, cambiaría de manos entre los imperios rivales otomano y safávida, y serviría de hecho como zona de amortiguación entre las respectivas potencias suníes y chiíes de Oriente Próximo. Cuando los otomanos reconquistaron Bagdad y la mayor parte de Irak de manos de los safávidas por segunda vez en 1638, nunca más volvería a estar bajo control persa, permaneciendo bajo control otomano hasta que cayó bajo gobierno británico en 1918, durante la desintegración del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial. El siglo pasado, por tanto, representó un paréntesis en el patrón histórico de la competencia turca e iraní por la preeminencia en Irak.

[Twit]

Irak: 5 escaños parlamentarios cambian tras el recuento manual de votos

Ante las revueltas que se produjeron en todo el país contra el Mandato Británico propuesto para Mesopotamia en 1920, un año después se estableció un Reino de Irak bajo el rey extranjero Faisal, instalado por los británicos, con el poder concentrado en la minoritaria élite educada suní, como había sucedido bajo los otomanos. Sin embargo, la supuesta "independencia" del reino de Gran Bretaña se produciría más tarde, en 1932, en forma de Reino Hachemita. Esto no significaba que fuera una nación soberana, ya que Gran Bretaña, que había intervenido durante la Segunda Guerra Mundial por un golpe de estado pro-nazi en 1941, restableció al rey Faisal. El reino duró hasta el golpe militar de 1958, que eliminó violentamente la monarquía y cimentó a Irak como república y marcó el fin de la influencia británica en el país.

El coronel Abd Al-Karim Qasim, líder de la revolución del 14 de julio, se convirtió en el primer Primer Ministro de la república y fue posiblemente el primer líder independiente del Irak moderno. A pesar de haberse convertido en un autoritario, muchos iraquíes lo miran con nostalgia por su fuerte postura nacionalista, opuesta al panarabismo, y por sus reformas sociales, que elevaron el nivel de vida y fomentaron la tolerancia étnica y religiosa.

Marines estadounidenses e iraquíes son vistos el 9 de abril de 2003 mientras la estatua del dictador iraquí Saddam Hussein es derribada en la plaza al-Fardous en Bagdad, Irak. [Wathiq Khuzaie /Getty Images]

Sin embargo, su decisión de retirarse del Pacto de Bagdad, favorable a Occidente, en favor de estrechar lazos con la Unión Soviética, y de contar con el apoyo del Partido Comunista Iraquí, pronto provocó su caída, espoleada por el resentimiento de los panarabistas y el estallido de una revuelta kurda. Nadie estaba más preocupado que Estados Unidos, que para entonces había asumido un mayor interés en la región en plena Guerra Fría. La CIA conspiró para asesinar a Qasim, y llevó a cabo un intento fallido en 1959; entre sus activos se encontraba un joven Saddam Hussein de un grupo de otros cinco baasistas. Qasim sería derrocado y ejecutado en 1963 tras el presunto golpe de estado baazista respaldado por la CIA.

VER: Descubre Babilonia, Irak

Bajo el mandato de Saddam Hussein, en 1979, Irak fue testigo de la nacionalización de los intereses petroleros extranjeros y desarrolló uno de los mayores ejércitos del mundo, al tiempo que equilibraba las relaciones entre Estados Unidos y los soviéticos. Además, llegó al poder tras la Revolución Islámica en Irán, iniciando la Guerra Irán-Irak al año siguiente. Una vez más, Irak sirvió como una especie de zona tampón, esta vez, con el apoyo de Occidente y de los jeques del Golfo, como baluarte suní contra la amenaza de que Irán exportara su revolución a la región. Saddam se consideraba un aliado de Estados Unidos, que creía haberle dado luz verde para invadir Kuwait, pero también se desharía de él en una invasión ilegal con apoyo internacional, vulnerando la soberanía de Iraq. Por primera vez en su historia moderna, el poder se desplazó hacia la mayoría chiíta, y el gobierno se alineó con Irán, que acogió con satisfacción la destitución de Saddam y vio la oportunidad de ejercer su propia influencia en el país, aunque a nivel interno había ampliado las divisiones sectarias preexistentes, quedando esta vez marginada la minoría suní.

[Twit]

La cuestión de la soberanía y la debilidad de Irak como Estado ha sido una característica persistente de la era posterior a 2003. Por ejemplo, Turquía e Irán han llevado a cabo con frecuencia ataques aéreos contra las milicias kurdas del norte sin apenas repercusión. La aparición y la presencia persistente de Daesh, que en su momento álgido controlaba el 40% del territorio iraquí. Dicho esto, también se debió en gran parte al apoyo de Irán a través de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), que el Daesh fue derrotado territorialmente y se impidió que llegara a Bagdad y a importantes ciudades santuario chiítas del sur. También está la cuestión de por qué Estados Unidos tiene un complejo de embajadas más grande que el Vaticano en la Zona Verde de Bagdad, la más grande del mundo.

Los últimos acontecimientos nos muestran que Irak todavía no es un Estado independiente desde que obtuvo la independencia y sigue siendo muy vulnerable a la intromisión extranjera en sus asuntos; el descarado intento de asesinato con drones del mes pasado contra el primer ministro Mustafa Al-Kadhimi es un ejemplo de ello.

Parece que hay algunos cambios en el horizonte tras la noticia de que el bloque político liderado por el clérigo chiíta nacionalista Muqtada Al-Sadr ha sido declarado ganador en las disputadas elecciones parlamentarias de octubre. El segundo bloque, formado por poderosas facciones proiraníes, había alegado fraude electoral tras haberse convertido en el mayor perdedor de las elecciones. Tras la reunión de ayer de Al-Sadr con un grupo de partidos chiítas rivales que impugnaron los resultados, indicó en Twitter que el próximo gobierno iraquí mayoritario estará libre de injerencias extranjeras. Si esto resulta ser cierto, sería algo sin precedentes en la historia moderna de Irak.

OPINIÓN: La islamofobia es a menudo fomentada por los principales medios de comunicación; he sido testigo de ello

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines