Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Con la visita de Herzog a Hebrón, ¿se plantea Israel un acuerdo de microestado para los palestinos?

El presidente israelí Isaac Herzog (C) en la mezquita de Ibrahimi en la ciudad cisjordana de Hebrón el 28 de noviembre de 2021 [MENAHEM KAHANA/AFP/Getty Images].

El presidente israelí Isaac Herzog decidió celebrar la fiesta judía de Hanukkah -la "Fiesta de las Luces"- en la mezquita Ibrahimi, en la Hebrón ocupada, acompañado por un grupo de dirigentes de los colonos. "La afinidad histórica del pueblo judío con Hebrón, con la Cueva de los Patriarcas [debajo de la Mezquita Ibrahimi], con la herencia de nuestras matriarcas y patriarcas, no está en duda", dijo Herzog. "El reconocimiento de este apego debe estar más allá de toda controversia".

Con esta incursión fuertemente armada, Herzog y los colonos extremistas demostraron su alineación con la ideología más derechista y extremista de Israel, a pesar de que el presidente pertenece al Partido Laborista, nominalmente de izquierdas, del que fue líder. Está claro que su visita a Hebrón en este momento fue un intento de demostrar que es el presidente de todos los israelíes, tanto de izquierdas como de derechas, entre otras cosas porque el gobierno de ocupación ha anunciado la ampliación del asentamiento de Kiryat Arba en las afueras de Hebrón. A pesar de su conexión con el Partido Laborista, ¿estaba buscando la aprobación de la extrema derecha?

El mensaje que Herzog envió a los israelíes, a los palestinos y, de hecho, a la comunidad internacional, fue que Israel ni siquiera está pensando en poner fin a su ocupación en Cisjordania y Jerusalén Este, sino que va a seguir construyendo y desarrollando sus asentamientos ilegales, judaizando los territorios ocupados y acabando con una solución de dos Estados de una vez por todas. Su visita a Hebrón se produjo en la víspera del Día Internacional de la Solidaridad con el Pueblo Palestino, lo que resulta irónico. No ha habido ninguna respuesta oficial palestina que reconozca la amenaza a la causa palestina como resultado de las políticas y los crímenes israelíes contra el pueblo palestino, cuyos legítimos derechos nacionales, políticos y humanos son vulnerados sistemáticamente a todas horas.

Antes de la incursión de Herzog en la mezquita de Ibrahimi, hubo amenazas, declaraciones y consignas, parte de las cuales comparaban su visita con la de Ariel Sharon a la mezquita de Al-Aqsa en 2000, que desencadenó la Segunda Intifada. Sin embargo, apenas se tomaron medidas para intentar impedir o interrumpir la visita. No me refiero a la resistencia armada, sino a las protestas pacíficas, como una gran manifestación para bloquear el camino de Herzog e impedirle visitar el corazón de Hebrón, como mínimo. Dónde estaban las organizaciones que compiten para emitir declaraciones y dónde estaba la Autoridad Palestina que debería haber tomado algún tipo de posición al respecto si no es por otra razón que para salvar lo que todavía cree que queda de la legendaria solución de dos estados; para mantener la opción viva y viable para el establecimiento de un estado palestino en los territorios ocupados desde 1967.

LEER: Derribando la falsa definición de antisemitismo de Israel

Nos hemos convertido en meros coreadores de consignas, aparte de los héroes que se enfrentan a los colonos en algunos puntos calientes como el pueblo de Beita, en los barrios de Jerusalén y en otros lugares a pequeña escala. Incluso las facciones de la resistencia en Gaza se repiten y no tienen otra agenda que la seguida durante las ofensivas militares de Israel, que no hace nada para avanzar en una solución política y acabar con la odiosa ocupación. Las facciones ni siquiera han conseguido ayudar a los palestinos de la Franja de Gaza a tener los requisitos básicos para una vida digna. Aparte de los eslóganes, la condición de la gente se ha deteriorado, y buscan la salvación de la crisis económica, social y humanitaria a cualquier precio. Desgraciadamente, Israel no nos toma en serio ni a nosotros, ni a nuestras amenazas, ni a nuestras súplicas.

Nadie nos tomará en serio si no cambiamos la realidad en la que vivimos en más de un nivel. La primera clave para el cambio es la unidad nacional, que todavía parece estar fuera de alcance. La segunda es restablecer el respeto entre los dirigentes y el pueblo. Esto no puede lograrse con eslóganes; necesita un esfuerzo tangible y comienza con una auténtica reforma de los procesos de toma de decisiones y de las instituciones que rigen la vida de los ciudadanos. Esto requiere elecciones y la reforma de las instituciones palestinas. Existe un vínculo muy importante entre la unidad y la reforma.

La realidad en la que vivimos anima no sólo a Herzog, sino también al primer ministro Naftali Bennett, a la ministra del Interior Ayelet Shaked y a otros políticos israelíes, a hablar abiertamente y sin vergüenza ni miedo de que un acuerdo con los palestinos es un imposible; de que la mejor solución es continuar la normalización con los países árabes que se precipitan hacia Israel y olvidan todo lo demás. Estos estados árabes han olvidado incluso su propia Iniciativa Árabe de Paz.

Esto anima a Israel a aplicar el "acuerdo del siglo" sobre el terreno, con un microestado en Gaza y guetos palestinos en gran medida no contiguos en Cisjordania. La tendencia actual de Israel es impulsar la idea de un Estado en Gaza, pero se está frenando debido a los israelíes retenidos en el territorio costero. En el momento en que se resuelva esta cuestión, creo que asistiremos a la rápida puesta en marcha de este proyecto, que ha comenzado lentamente pero que evoluciona constantemente. En cuanto a Cisjordania, incluida la Jerusalén ocupada, Israel pretende dividirla y mantener el control sobre la mayor parte del territorio ocupado, con una anexión en todo menos en el nombre. Seguir con las consignas y el ciclo de mentiras será suficiente para que lo perdamos todo.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Ayyam el 1 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines