Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las masas árabes siempre se opondrán a la existencia del Israel racista

Cientos de jordanos se reúnen frente a la mezquita de Al-Husayni, por convocatoria de los partidos y sindicatos de Jordania, en protesta por el acuerdo de "agua por energía" con Israel, en Amán, Jordania, el 3 de diciembre de 2021. [Mohamad Salaheddin - Agencia Anadolu]

Miles de jordanos se manifestaron la semana pasada en la capital, Ammán, contra el último acuerdo del régimen con el enemigo israelí.

A pesar de que se calcula que el 60% de los ciudadanos jordanos son también palestinos (refugiados y sus descendientes de la expulsión masiva sionista de 1948 que precedió inmediatamente a la creación de Israel), Jordania normalizó los lazos con Israel en 1994. Esto condujo al establecimiento de relaciones diplomáticas formales y a la apertura de embajadas mutuas.

Pero la normalización con Israel sigue siendo profundamente impopular en Jordania, con el rechazo de la gran mayoría de la población. Las últimas y multitudinarias protestas son sólo la última prueba de ello.

El mismo panorama es evidente en toda la región árabe. En Sudán, un enorme 86% de la población rechaza la normalización con Israel y se opone a los esfuerzos del régimen militar por establecer relaciones con este país.

Esta semana también se produjeron grandes protestas en la capital marroquí, Rabat, contra un nuevo acuerdo militar firmado entre el país norteafricano e Israel. Marruecos normalizó sus relaciones el año pasado, tras años de relaciones clandestinas con Israel.

LEER: La destrucción de cementerios históricos por parte de Israel amenaza la frágil situación de calma actual

Todo esto forma parte del esfuerzo por atraer a más países al llamado régimen de los "Acuerdos de Abraham", impuesto bajo los auspicios del imperio estadounidense.

Pero todos estos turbios acuerdos tienen algo en común: son rechazados de forma abrumadora por los pueblos de la región. Los países que normalizan sus relaciones con Israel son todos dictaduras, autocracias, regímenes militares y monarquías absolutistas. Algunos ni siquiera se molestan en fingir elecciones fijas a parlamentos sin poder.

Los pueblos indígenas de la región rechazan a Israel porque Israel, por su propia existencia, rechaza a los pueblos indígenas de la región y declara abiertamente su intención de expulsarlos y quitarles sus tierras, hogares y posesiones.

El sionismo es un proyecto europeo de colonos-coloniales para la expulsión de los judíos de Europa y su transformación en violentos supremacistas raciales que colonizan Palestina.

El sionismo significa un estado judío en una tierra (Palestina) que históricamente nunca ha sido étnica ni religiosamente exclusiva. El sionismo es una negación de la historia.

Un hombre palestino revisa un vehículo vandalizado por colonos judíos fanáticos en Al Bireh, Cisjordania, el 09 de noviembre de 2021. [Issam Rimawi - Agencia Anadolu]

La existencia de Israel no ha significado más que un incesante derramamiento de sangre, opresión, desplazamiento, inmisión, apartheid, ocupación militar, masacre y un largo genocidio dirigido contra toda una población durante más de 73 años.

Por ello, Israel nunca será aceptado por los pueblos árabes y tiene que contar exclusivamente con el apoyo del imperialismo occidental en alianza con las dictaduras regionales para que lo apoyen.

Sudán es el ejemplo perfecto de ello. La normalización es tan impopular allí que el nuevo gobierno interino conjunto de militares y civiles (hasta que fue derrocado en el reciente golpe militar) tuvo que ser esencialmente chantajeado por Estados Unidos para que anunciara su intención de normalizar con Israel.

Los pueblos de la región no se oponen a Israel principalmente por razones religiosas, ni siquiera por un sentido básico de humanidad y solidaridad comunes (aunque ambos juegan su papel); lo hacen simplemente porque saben que podrían ser ellos los siguientes.

Israel ocupó el sur del Líbano durante casi 20 años y sólo fue expulsado en el año 2000, tras una decidida campaña de guerrilla dirigida por el grupo de resistencia libanés Hezbolá.

Algunos políticos israelíes extremistas tienen una visión bíblica del "Gran Israel", que se extiende mucho más allá de los límites de la Palestina histórica (el río Jordán y el mar Mediterráneo). De hecho, Israel nunca ha declarado formalmente sus propias fronteras.

La actual embajadora de Israel en el Reino Unido, Tzipi Hotovely, declaró en una ocasión, en un discurso dirigido a colonos extremistas violentos en la ciudad palestina ocupada de Hebrón, que Israel debería ampliar sus fronteras hacia Siria y Jordania en el futuro.

LEER: El mundo ya no es un lugar seguro

Hay "dos orillas del Jordán", subrayó Hotovely en su discurso "a todos los jabotinskistas", invocando al histórico líder de la derecha sionista fascista y una canción hebrea compuesta por su movimiento.

La canción continúa: "esto es nuestro y aquello también", antes de exclamar: "que mi mano derecha se pierda/Si me olvido de la orilla oriental del Jordán".

Esto significa que la actual embajadora de Israel en el Reino Unido dio a entender en una ocasión que le gustaría que se declarara una guerra no provocada contra Jordania, país con el que Israel tiene un tratado de "paz" desde 1994.

No es de extrañar, pues, que los jordanos se opongan casi universalmente a los acuerdos de normalización con el enemigo israelí.

Sólo porque Jordania no es una democracia han podido ignorar la voluntad popular de esta manera. El rey ni siquiera se molestó en anunciar el acuerdo a su pueblo (obviamente, sabía que sería impopular), y los jordanos tuvieron que enterarse a través de los medios de comunicación extranjeros.

El acuerdo, que consiste en intercambiar electricidad generada por Jordania supuestamente por agua desalinizada procedente de "Israel", parece poco más que un plan descabellado que, al igual que otros acuerdos fantasma similares que nunca llegaron a materializarse, es poco probable que se lleve a cabo.

El verdadero propósito del acuerdo es esencialmente impulsar las relaciones públicas israelíes (y emiratíes).

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines