Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Mossad de Israel se compromete a hacer lo que sea necesario para impedir que Irán desarrolle armas nucleares

Un trabajador camina por el interior de una instalación de conversión de uranio, que forma parte del Programa de Energía Nuclear de Irán, a las afueras de la ciudad de Isfahan, Irán [Getty Images].

El Mossad de Israel ha enviado un mensaje escalofriante a Irán con la advertencia de que la República Islámica "nunca tendrá armas nucleares". Aunque no forma parte del acuerdo nuclear, que actualmente están renegociando Irán y Estados Unidos, Israel ha hecho todo lo posible por socavar los esfuerzos de las principales potencias para alcanzar un acuerdo.

Mientras se llevaban a cabo las delicadas negociaciones en Viena, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, pidió a EE.UU. que "detenga inmediatamente" el proceso, al tiempo que acusó a Irán de recurrir al "chantaje nuclear" como táctica.

La demanda de Bennett fue seguida por la noche con un mensaje del jefe del Mossad israelí, David Barnea. Israel hará "lo que sea necesario" para asegurarse de que Irán nunca desarrolle un arma nuclear, dijo este hombre de 56 años que se hizo cargo de la agencia de inteligencia que se cree que está detrás de varios asesinatos de funcionarios iraníes.

Irán "no tendrá armas nucleares, no en los próximos años, nunca", dijo Barnea en una ceremonia para los empleados del Mossad en Jerusalén, junto al primer ministro Naftali Bennett y el presidente Isaac Herzog.

"El compromiso del Mossad" es impedir que Irán desarrolle una cabeza nuclear, prometió Barnea. "Junto con nuestros colegas del establecimiento de defensa, haremos lo que sea necesario para mantener la amenaza lejos del Estado de Israel, y frustrarla de cualquier manera".

LEER: Israel almacena armas para un posible ataque a Irán

El máximo responsable de la diplomacia iraní, el ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amir-Abdollahian, ha afirmado que un acuerdo para reactivar el acuerdo nuclear de su país con las potencias mundiales estaba "al alcance de la mano", pero que ello dependía de la buena voluntad de Occidente.

Las conversaciones destinadas a reactivar el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y varias potencias mundiales -Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos- se reanudaron el lunes después de que Irán las pusiera en pausa en junio tras la elección del presidente Ebrahim Raisi.

El ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se apartó unilateralmente del acuerdo que su predecesor, Barack Obama, había cosido con tanto esfuerzo. La decisión, ampliamente considerada como imprudente, fue impulsada por su secretario de Estado, Mike Pompeo, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

A Trump le salió el tiro por la culata. Los halcones pro-israelíes admiten ahora que "fue una de las decisiones de seguridad nacional de Estados Unidos más tontas, mal pensadas y contraproducentes de la era posterior a la Guerra Fría".

Además del levantamiento de las sanciones, Irán busca garantías de que ninguna administración estadounidense pueda retirarse unilateralmente del acuerdo en el futuro. El temor en Teherán es que otro presidente republicano retome la idea de castigar a Teherán desde donde lo dejó la camarilla de Trump.

Categorías
IránIsraelNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines