Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una niña palestina sigue los pasos de su padre encarcelado

Unas niñas palestinas se sitúan detrás de unas rejas simuladas durante una manifestación que pide la liberación de los presos palestinos de las cárceles israelíes, en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 20 de abril de 2014 [SAID KHATIB/AFP vía Getty Images].

Randa Rimawi sólo tenía 8 meses cuando su padre fue detenido por las fuerzas israelíes en la Cisjordania ocupada, informa la Agencia de Noticias Anadolu.

Su padre, Abd Al-Karim Rimawi, conducía su coche cuando fue detenido en el puesto de control militar de Halamish, al sur de Ramallah, en 2001.

Fue condenado a 25 años de prisión acusado de llevar a cabo ataques contra las fuerzas israelíes durante la segunda Intifada palestina.

En el momento de su detención, Abd al-Karim cursaba su último año de estudios en la Universidad de Birzeit.

"Crecí sin mi padre cerca", dijo Randa a la Agencia Anadolu. "Las fuerzas israelíes nunca le permitieron asistir a mis cumpleaños, a mi primer día de clase o a mi graduación en el instituto".

La joven de 22 años solía colocar las fotos de su padre alrededor durante la celebración de su cumpleaños para sentir que estaba cerca.

"He celebrado mi cumpleaños 22 veces sin mi padre", dijo la joven palestina. "Mi padre, por el contrario, celebra mis cumpleaños como puede".

La misma universidad

Dos meses antes del cumpleaños de su hija, Abd Al-Karim solía escribir una carta desde la cárcel y enviarla a su familia.

"Mi padre escribe la carta dos meses antes de mi cumpleaños para asegurarse de que llega a tiempo, ya que tarda mucho en llegar", cuenta Randa.

En cada carta, su padre encarcelado hace un dibujo de Randa.

"Un día, volví de la escuela para preguntarle a mi madre la razón por la que mi padre no vivía con nosotros como otros niños", recordó Randa. "Estas preguntas siguen en mi cabeza día y noche".

Al terminar el instituto, la joven palestina decidió ingresar en la Facultad de Periodismo de la Universidad de Birzeit, la misma en la que estudiaba su padre cuando fue detenido.

LEER: La AP advierte de una guerra religiosa por los crímenes de Israel

"Estoy en mi último año en la universidad. Ahora tengo 22 años, la misma edad que tenía mi padre cuando fue encarcelado", dijo Randa.

"Nunca imaginé que mi padre pasaría todos estos años en la cárcel. Muchas veces he soñado que mi padre y yo nos graduábamos juntos".

En las cárceles israelíes hay unos 4.850 detenidos palestinos, entre ellos 40 mujeres, 225 niños y 40 detenidos administrativos, según las instituciones que se ocupan de los asuntos de los presos.

Reunión

Recientemente, Abd Al-Karim recibió su licenciatura en ciencias sociales en la Universidad Abierta de Al-Quds. Su hija recibió el certificado de graduación en nombre de su padre encarcelado durante una ceremonia de graduación celebrada en Ramallah.

Sin embargo, el padre encarcelado sigue soñando con graduarse en la Facultad de Periodismo de la Universidad de Birzeit, según su hija.

"Creo que soy un reflejo de este padre luchador, así que estoy haciendo todo lo posible en mis estudios para que esté orgulloso", dijo Randa.

"Discuto con él cada detalle de mis proyectos universitarios y tengo en cuenta su opinión todo el tiempo", dijo la desafiante hija. "Intento hacer realidad algunos de sus sueños hasta que lo liberen".

En 2013, el único hermano de Rand, Majd, nació gracias a un esperma de contrabando que su padre logró sacar de la cárcel.

Tras el nacimiento de Majd, Abd Al-Karim fue recluido en régimen de aislamiento durante varios meses. También se prohibió a su familia visitarlo durante todo un año.

"El nacimiento de Majd ha traído una nueva luz a nuestra vida", dijo Randa. "Estamos esperando el día en que nos reunamos con nuestro padre y vivamos una vida normal".

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines