Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Derribando la falsa definición de antisemitismo de Israel

Protesta contra la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA) en Londres, Reino Unido, el 4 de septiembre de 2018 [Dan Kitwood/Getty Images].

El 1 de octubre, la Universidad de Bristol despidió al profesor David Miller, un experto de renombre mundial sobre el lobby israelí, el movimiento sionista y la islamofobia. No dieron una razón explícita para el despido, alegando únicamente que Miller "no cumplía con las normas de comportamiento que esperamos de nuestro personal".

Pero seguramente no es una coincidencia que el despido de Miller se produzca tras un año de campaña especialmente intensa por parte del lobby israelí, que ha pedido su despido por sus opiniones antisionistas. De hecho, el lobby israelí lleva años persiguiendo a Miller, difamándolo incesantemente como "antisemita".

Obtuve e informé sobre dos documentos internos de la Universidad de Bristol para The Electronic Intifada. Los dos informes, elaborados por un destacado QC, demostraban que incluso el abogado que la propia Universidad contrató para investigar a Miller por antisemitismo consideró que no tenía "ningún caso que responder".

El segundo documento, que se ha filtrado en su totalidad, contiene otra revelación.

Muestra que la Universidad instruyó al QC (cuyo nombre ha sido redactado en las filtraciones) para que "tuviera en cuenta" la falsa definición de antisemitismo del lobby israelí.

LEER: La diplomacia de la AP perjudica a Palestina

La "definición de trabajo" promocionada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto ha sido muy controvertida desde que se publicó en 2016 debido a que confunde la oposición a Israel y su ideología racista, el sionismo, por un lado, con el fanatismo antijudío, por otro.

Ambas cosas son muy diferentes, incluso diametralmente opuestas.

Pero la definición de la IHRA ha sido una herramienta útil para que Israel distraiga de sus crímenes y divida y destruya a los movimientos de solidaridad con los palestinos (así como a los movimientos populares de izquierda) fingiendo que son antisemitas y que sus críticas a los crímenes de guerra, el apartheid y el colonialismo israelíes están secretamente motivadas por el odio antijudío.

Pero el QC manejó la definición con lógica, señalando que incluso su propio texto la describe como una "definición de trabajo no legalmente vinculante".

"En otras palabras", explicaba el documento filtrado, citando al abogado de derechos humanos, Hugh Tomlinson, QC, "no puede ser interpretada de la misma manera que una definición estatutaria o una producida como parte de una guía estatutaria".

Así que las prohibiciones de la IHRA de criticar a Israel como el estado fundamentalmente racista que es no son legalmente vinculantes, incluso según la propia definición de trabajo. Por lo tanto, Miller debería ser libre de hablar.

El hecho de que un destacado abogado instruido por una importante universidad del Reino Unido deconstruya y desestime (a lo largo de 10 páginas) la definición de la IHRA es una señal de su declive y de la posibilidad de su desaparición.

La IHRA ha causado (como predije que haría en 2018) estragos en el Partido Laborista. Formó un componente importante de la campaña que derrocó a Jeremy Corbyn como líder de la oposición. Todavía hoy, tres años y medio después, la definición de la IHRA está siendo utilizada por el laborismo de Keir Starmer para purgar y marginar al partido de los políticos de izquierda que le quedan, así como para expulsar a la militancia en masa.

LEER: Hamás aplaude la postura antinormalización de Malasia

Pero la imposición de la definición a los laboristas por parte del lobby israelí puede resultar una victoria pírrica. El modo deshonesto y poco honrado en que se aplastó el debate sobre la definición fue una llamada de atención para las bases laboristas (por no hablar de la nación en general) sobre el modo escandaloso en que opera el lobby israelí y sobre la opresión de los palestinos.

A pesar de que el gobierno británico adoptó la falsa definición y de que el año pasado amenazó con desfinanciar a las universidades que no hicieran lo mismo, los problemas con ella son tan grandes que la mayoría de las universidades británicas siguen negándose a adoptarla.

A principios de este año, el consejo académico del University College de Londres votó a favor de un informe en el que se afirmaba que la definición de la IHRA "no es adecuada para el propósito en un entorno universitario y no tiene base legal para su aplicación".

¿Podría cambiar la situación? Las noticias de Canadá de esta semana parecen sugerirlo.

La Asociación Canadiense de Profesores Universitarios votó a favor de rechazar la definición de la IHRA en su conferencia anual. La CAUT representa a 72.000 académicos y personal de 125 universidades y escuelas superiores de todo Canadá.

La CAUT declaró en su moción que "apoya la libertad académica de sus miembros y reconoce la necesidad de salvaguardar los derechos de los académicos a criticar a todos los Estados, incluido el Estado de Israel, sin temor a la influencia política externa, a los recortes de financiación, a la censura, al acoso, a las amenazas y a la intimidación".

Es importante para el movimiento de solidaridad con Palestina que se revierta cualquier adopción de la definición de la IHRA. Este tipo de declaraciones son un buen comienzo en el proceso de avance hacia ese objetivo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines