Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El elitismo no es la respuesta al populismo: Sobre los anti-vacunas y la desconfianza en el gobierno

Un trabajador sanitario extrae una dosis de la vacuna contra el coronavirus (COVID-19) en una jeringa en un centro de vacunación en Ankara, Turquía, el 28 de junio de 2021 [Erçin Ertürk/Anadolu Agency].

Mientras los anti-vacunas siguen enfrentándose a la policía en varias ciudades europeas, todo un discurso mediático se ha formulado en torno a las inclinaciones políticas de estas multitudes enfurecidas, describiéndolas en términos prácticos como teóricos de la conspiración, populistas y fanáticos de la derecha.

Si bien es cierto que los movimientos populistas y de derechas en toda Europa y en otros lugares han explotado activamente el enfado, la confusión y la falta de confianza en los gobiernos durante años, sigue siendo necesario entender las raíces de la desconfianza, en lugar de contribuir fácilmente a la asfixiante división.

Una encuesta de Gallup publicada en 2013 reveló el grado de desconfianza que los estadounidenses, por ejemplo, tienen en su propio gobierno, y el descenso de esa confianza en comparación con el año anterior. Según la encuesta, solo el 10% de los estadounidenses confiaba en su Congreso elegido, solo el 19% confiaba en el sistema sanitario del país, el 22% confiaba en las grandes empresas y el 23% en los medios de comunicación.

Esta crisis de la democracia tuvo lugar años antes de que Donald Trump considerara siquiera presentarse a la presidencia, años antes de la violenta irrupción en el Congreso de los Estados Unidos y mucho antes de que la pandemia de COVID inspirara resentimiento y conspiraciones.

La tendencia a la falta de confianza en el gobierno continúa sin cesar hasta el día de hoy, aunque Trump ya no sea el presidente. De hecho, es un fenómeno que ha afligido a la mayoría de las sociedades occidentales, aunque en distintos grados.

LEER: Miss Francia da positivo en Covid tras llegar a Israel

Puede parecer irracional que millones de personas se nieguen a tomar la vacuna contra el COVID-19, un medicamento que puede salvar vidas y que es necesario para lograr la inmunidad colectiva. Pero el problema va más allá de las multitudes aparentemente "locas", "fanáticas", "teóricas de la conspiración" y, por si fuera poco, también "racistas", que simplemente se niegan a salvar sus propias vidas o las de sus seres queridos, por pura ignorancia y mera estupidez.

Hay otras cuestiones que también merecen ser consideradas. La falta de confianza en el gobierno es un proceso acumulativo, resultado de una larga experiencia y de la conclusión predominante de que los gobiernos representan los intereses de los ricos y poderosos, no de los pobres y vulnerables. Esto no puede desaparecer como resultado de un supuesto editorial mordaz escrito por periódicos del establishment como el New York Times o el Washington Post.

La brecha de la desigualdad en Estados Unidos, por ejemplo, no ha dejado de aumentar en los últimos años. Un estudio realizado en 2017 por el Boston Consulting Group concluyó que, en 2021, casi el 70% de la riqueza de Estados Unidos se concentraría en manos de millonarios y multimillonarios. Podemos culpar realmente a un estadounidense pobre y de clase trabajadora por desconfiar de un gobierno que ha engendrado este tipo de desigualdad?

Los partidos políticos liberales, ya sean los demócratas en Estados Unidos, el Partido Socialista en Francia o el Partido Democrático en Italia, han orquestado, de hecho, gran parte de esta desigualdad y la consiguiente desconfianza y resentimiento que albergan millones de sus ciudadanos. Sus políticos y medios de comunicación insisten en una lectura reduccionista del auge del populismo en sus sociedades, simplemente porque quieren mantener el statu quo que les interesa.

Los llamados "moderados" son los que más articulan el discurso político del momento, simplemente porque una auténtica izquierda política impulsada por las bases está casi completamente ausente de la escena. El vacío resultante ha hecho que comunidades enteras, personas con quejas reales, sean vulnerables a los oportunistas de extrema derecha, como Marine Le Pen en Francia, Trump en Estados Unidos y Matteo Salvini en Italia.

LEER: Arabia Saudí, Bahréin y Sudán prohíben los vuelos procedentes de países africanos por la variante COVID

Se trata de políticos interesados con ideas políticas perturbadoras, ideologías a menudo chovinistas y, por supuesto, ambiciones personales. Al no haber nadie más que desafíe a los políticos de la corriente principal y a los medios de comunicación corporativos, a menudo son bienvenidos como liberadores, "drenando los pantanos" de Washington y de cualquier otro lugar donde exista el elitismo político.

Algunos de nosotros podemos evitar por completo este incómodo debate, probablemente por miedo a ser tachados de pertenecer al grupo equivocado o, posiblemente, como resultado de nuestra insistencia en entender el mundo desde nuestros propios y limitados puntos de vista políticos e ideológicos. Pero, al hacerlo, estamos fracasando en el análisis de las raíces del actual caos político.

Es cierto que ha habido intentos en los principales medios de comunicación de ofrecer una tercera forma de pensar sobre el tema, pero la mayoría de estas ideas siguen siendo limitadas en su alcance y contexto, y a menudo tímidas en su lenguaje. Por ejemplo, un reciente artículo del New York Times relacionaba el movimiento antivacunación con la "guerra cultural COVID" en Europa, pero apenas profundizaba en el componente económico y de clase de esa división.

Aunque los "vaxxers" y los "anti-vaxxers" pueden seguir movilizándose en torno a cualquier sistema de creencias que consideren, no es responsabilidad del intelectual seguir los dictados de la política identitaria superficial. Lo que se necesita es una verdadera comprensión de las raíces que subyacen a estos fenómenos culturales y políticos, con la esperanza de comprometerse y arreglar, en lugar de limitarse a condenar a la "otra parte".

El difunto intelectual antifascista italiano, Antonio Gramsci, había escrito sobre el "error del intelectual" de juzgar sin comprender verdaderamente, sentir y "apasionarse". Según él, no hay conocimiento posible "sin sentir las pasiones elementales del pueblo, comprenderlas y, por tanto, explicarlas y justificarlas en la situación histórica concreta".

Hay cientos de millones de personas con agravios reales, temores justificables y una confusión comprensible. Si no nos comprometemos con todas las personas en igualdad de condiciones para la mejora de la humanidad, se les deja que busquen respuestas en los "profetas de la fatalidad": chovinistas de extrema derecha y teóricos de la conspiración. Esta no puede ser la única opción.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAustraliaCoronavirusRegiónReportajes y AnálisisUS
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines