Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ful medames, al estilo palestino

Se dice que el Ful se remonta al antiguo Egipto, y que se descubrieron 2.600 habas en un yacimiento del Neolítico tardío en las afueras de Nazaret. El hecho de que este plato haya resistido la prueba del tiempo demuestra lo sabroso que es, en todas sus versiones, que se pueden encontrar en Oriente Medio, Egipto, el Golfo y África.

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día y, en mi opinión, Oriente Medio tiene algunos de los mejores desayunos. Incluso en los días más sencillos, nunca se trata de un solo plato, sino de una variedad de sabores, texturas y alimentos, y seguro que se encuentra al menos una cosa que le guste en la mesa.

Uno de estos deliciosos platos para el desayuno es el ful medames, una salsa hecha con habas. La mayoría de los países de Oriente Medio elaboran su propia versión: algunos cocinan las habas hasta obtener una pasta suave, mientras que otros optan por una salsa más gruesa, pero en cualquier caso, ¡está absolutamente deliciosa! Hoy voy a preparar la versión palestina, que es más gruesa y lleva tomates frescos y perejil, lo que realza este plato y le da un toque de ensalada.

Se dice que el Ful se remonta al antiguo Egipto, pues se descubrieron 2.600 habas en un yacimiento del Neolítico tardío en las afueras de Nazaret. El hecho de que este plato haya resistido la prueba del tiempo demuestra lo sabroso que es, en todas sus versiones, que pueden encontrarse en Oriente Medio, Egipto, el Golfo y África.

VIDEO: Baklawa turca con pistachos

Aunque el ful es más popular como alimento para el desayuno, mucha gente lo disfruta también para la cena, ya que es bastante común en Oriente Medio que el desayuno y la cena sean similares en cuanto a que son alimentos más ligeros y el almuerzo suele ser la comida principal del día. Cuando crecí, no me gustaba el ful, salvo cuando lo preparaba mi padre. Hay algo en su técnica de limón picante, ajo y chile picante, y tomates frescos que me atraía. Me gusta aderezar el ful de forma contundente, ya que tiende a ser bastante soso y puede tomar mucho sabor, pero te aconsejo que añadas un poco de todo y sigas probando hasta que lo consigas a tu gusto.

Este plato se prepara muy rápidamente, sobre todo si se utilizan alubias de lata, pero asegúrate de comprar las simples y aliñarlas tú mismo, ya que muchas alubias de lata ya vienen aliñadas. Se pueden utilizar las secas, que hay que dejar en remojo toda la noche, pero a mí me parece que las de lata son deliciosas y más rápidas. La consistencia de tu ful depende del gusto personal, y puedes añadir más del líquido de la lata si quieres aflojar la tuya. Si tu ful está demasiado líquida para tu gusto, déjala reducir en el fuego un poco más.

Sírvelo solo con un poco de pan de pita caliente, o como parte de un plato más grande. El té de menta o salvia es el complemento perfecto para este delicioso y saciante desayuno que te mantendrá en marcha durante todo el día, especialmente en los meses más fríos.

Ingredientes

3 latas de habas (450g cada una)

1 cucharada de ajo triturado

2-3 cucharadas de pasta de tahina

2-3 cucharadas de zumo de limón

Pimiento picante, picado finamente (opcional)

2 cucharadas de aceite de oliva, y más para decorar

1 tomate grande, finamente picado

2 cucharadas de perejil finamente picado

Sal y pimienta al gusto

2 cucharaditas de comino

Instrucciones

  1. Vaciar el contenido de las 3 latas en una olla, junto con la mayor parte del líquido, y calentar a fuego medio. Dejar cocer a fuego lento durante unos minutos, luego retirar parte del líquido y reservar a un lado.
  2. Bajar el fuego al mínimo y empezar a machacar las alubias con un mortero, un pasapurés o el dorso de una cuchara de madera. Sólo hay que triturar algunas de ellas, dejando algunas enteras. La intención es que quede en trozos, no una mezcla suave.
  3. Añada el ajo, la pasta de tahina, el zumo de limón, el aceite de oliva, las especias, la mitad de los tomates y la guindilla (si la utiliza). Si cree que la mezcla empieza a secarse, añada un poco del líquido reservado.
  4. Pruebe y ajuste la sazón, así como la textura. Siga añadiendo líquido hasta alcanzar la consistencia deseada. Debe ser lo suficientemente espesa como para recogerla con el pan, pero no demasiado. Añada la mitad del perejil y retire del fuego.
  5. Servir en una fuente y cubrir con el resto de los tomates picados y el perejil y añadir un chorrito de aceite de oliva. Servir con pan de pita caliente y una taza de té y ¡a disfrutar!
Categorías
NoticiasPalestinaSírvase Usted MismoSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines