Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los mártires: una fuente de inspiración y esperanza

El líder palestino Yasser Arafat (derecha) posa con (de izquierda a derecha): El poeta palestino Mahmoud Darwish, el escritor estadounidense Russell Banks, el director estadounidense Oliver Stone y el disidente nigeriano Wole Soyinka, premio Nobel de Literatura, en su oficina de la ciudad cisjordana de Ramallah, el 25 de marzo de 2002 [AWAD AWAD/AFP via Getty Images].

Los mártires ocupan un lugar especial en el corazón y la mente de los palestinos. En la Declaración de Independencia de Palestina, escrita por el poeta palestino Mahmoud Darwish y proclamada por Yasser Arafat el 15 de noviembre de 1988, se hizo un juramento de lucha incansable ante y en honor al sacrificio de miles de mártires palestinos caídos en la lucha. Es una fuente de inspiración y esperanza para los que luchan por acabar con la ocupación y establecer la soberanía e independencia palestinas.

El martirio es uno de los conceptos importantes del Islam y se refiere no sólo al sacrificio y la entrega de la propia vida, sino también al beneficio del colectivo, la Ummah (Nación) islámica. Según el Islam, los mártires (Shahid en árabe) son aquellos que sufren persecución y mueren en el campo de batalla, enfrentándose al enemigo por una causa justa y legítima: el que muere para salvar a otros, las víctimas inocentes y el no musulmán que muere luchando por una causa justa o por su país.

En este contexto, el mártir es, sobre todo, un muyahidín o fida'yyin, un combatiente de la resistencia palestina; un combatiente musulmán dispuesto a sacrificar su vida por una causa basada en la justicia y la lucha contra la opresión. En el Corán, el libro sagrado de los musulmanes, se dice "Y no creáis que los que han sucumbido por la causa de Alá [Dios] están muertos; al contrario, viven graciosamente al lado de su Señor (3:169)".

LEER: Es hora de descolonizar el Día de Acción de Gracias

El martirio también denota el ejercicio de la Yihad, palabra árabe que significa "esforzarse", "luchar", "esforzarse" por conseguir algo, en este caso, esforzarse por la justicia o contra la injusticia. El esfuerzo por la defensa y la seguridad de la Ummah islámica indica que todo musulmán tiene el deber de luchar en nombre de su hermano en la fe y defender a la comunidad contra las amenazas extranjeras y las arbitrariedades internas.

A lo largo de los siglos, el pueblo palestino ha dado miles de mártires a su causa de liberación, que se remonta a las batallas contra los cruzados, los romanos, los persas, los otomanos, los británicos y, en los últimos 73 años, los judíos sionistas llegados de Europa para implantar un proyecto colonial de supremacía judía en Palestina.

En 2002, un grupo de más de 70 intelectuales palestinos, entre los que se encontraban Mahmoud Darwish, Rima Tarazi, Georges Ibrahim, Jamal Salsa, Izzat Ghazzawi y Mazen Saadeh, publicaron un manifiesto contra otra operación militar israelí de ese año. En uno de los pasajes, citan la dura realidad en la que: "A los vivos se les priva del derecho básico a la vida, y a los mártires se les niega una tumba para que descansen en paz. Pero, sobre todo, lo que vemos ahora es la expresión del deseo de un pueblo que no tiene más remedio que resistir".

Cuando los cristianos conquistaron Jerusalén por primera vez en 1099, hubo una masacre en la que fueron martirizados cientos de no cristianos (infieles). Cuando Salah Ad-Din Yusuf Ibn Ayyub (Saladino) reconquistó Jerusalén en 1187, se temía una masacre contra los no musulmanes. Sin embargo, Saladino, en la cúspide de su poder militar, mostró el mismo respeto y compasión por los habitantes cristianos que el califa Umar había dedicado cinco siglos antes, permitiéndoles recoger a sus difuntos y dándoles un trato adecuado.

Recientemente recordamos el martirio del líder histórico de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, que entregó su alma al Creador en la mañana del 11 de noviembre de 2004, en el Hospital Militar Percy de París. Arafat luchó durante 13 interminables días con una enfermedad que, según se supo más tarde, había sido causada por el envenenamiento de Israel con Polonio-210, según los estudios de los médicos forenses de Suiza, Rusia y Francia. Tras conocer el resultado de los análisis, su esposa Suha Arafat declaró que revelaba: "Un verdadero crimen, un asesinato político. Está científicamente probado que no murió de muerte natural".

Delegación de la OLP - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Arafat se llamaba a sí mismo un soldado palestino que utilizaría su arma para defenderse no sólo a sí mismo, sino también a todos los niños, mujeres y hombres palestinos, y a la existencia de Palestina. Una vez preguntó en una entrevista con Reuters: "¿Hay alguien en Palestina que no sueñe con el martirio?". Israel se negó a permitir que Arafat fuera enterrado en los terrenos de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén, donde nació. Sus restos están en el monumento construido junto a donde funcionaba Mukata'a, su oficina en Ramallah.

Otros mártires son venerados por los palestinos, como el jeque Ahmad Yassin, uno de los fundadores del Movimiento de Resistencia Islámica Hamás, que sobrevivió a dos intentos de asesinato. El primero, en 2002, tuvo lugar en el distrito de Sabra, en la ciudad de Gaza. El segundo, en septiembre de 2003, fue cuando se lanzó una bomba sobre un edificio donde se reunían varios dirigentes de Hamás.

OPINIÓN: Declarar un Estado palestino independiente significaba aceptar pérdidas para los palestinos

El jeque Yassin era conocido por su elevada moral, su fuerte voluntad, su determinación, su sabiduría en la gestión de las organizaciones islámicas, su profunda visión de las cuestiones relacionadas con la causa palestina y su firme actitud de no ceder ni un centímetro de Palestina, independientemente de las consecuencias. Fue martirizado en un ataque dirigido por el Mossad en Gaza el 22 de marzo de 2004, cuando un helicóptero disparó un misil que le alcanzó mientras viajaba en su silla de ruedas por las calles de la ciudad, matando también a otros nueve mártires palestinos.

El 22 de julio de 2002, aviones de guerra israelíes lanzaron una bomba de una tonelada que destruyó totalmente el edificio donde vivía Salah Shehade, matando a 18 palestinos, entre ellos Shehade, su esposa y una de sus hijas de 14 años, así como a guardias de seguridad y otros niños. Shehade es el fundador de la primera rama militar de Hamás, llamada Al-Mujahidoon Al-Filistiniyoon (los muyahidines palestinos). Posteriormente se transformó en las Brigadas Izz Al-Din Al-Qassam, el grupo más grande y mejor equipado que opera actualmente en Gaza, cuyo nombre hace referencia al clérigo Izz Al-Din Al-Qassam, un predicador musulmán nacido en Siria en 1882.

Gloria eterna a la memoria de los hombres y mujeres, de todas las razas y creencias religiosas, que son mártires en la batalla contra la injusticia y se atrevieron a luchar por la libertad, la soberanía y la autodeterminación de su pueblo. La sangre de los mártires seguirá alimentando la lucha por la libertad palestina contra la ocupación colonial israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Sayid Marcos Tenório es historiador y especialista en relaciones internacionales. Es vicepresidente del Instituto Brasil-Palestina (Ibraspal) y autor del libro Palestina: do mito da terra prometida à terra da resistência [Palestina: del mito de la tierra prometida a la tierra de la resistencia] (Anita Garibaldi/Ibraspal, 2019, p412).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines