Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es hora de descolonizar el Día de Acción de Gracias

Representación de los primeros colonos de la Colonia de Plymouth compartiendo una comida de Acción de Gracias con miembros de la tribu local Wampanoag en la Plantación de Plymouth, Plymouth, Massachusetts, 1621 [Frederic Lewis/Archive Photos/Getty Images].

A medida que se acerca el Día de Acción de Gracias, esperamos ver imágenes de palestinos-estadounidenses que celebran alegremente la fiesta anual. Publican fotos de elaboradas mesas llenas de comida: el pavo con el acompañamiento habitual como puré de patatas, boniatos, salsa de arándanos en lata, tartas de calabaza y relleno. Luego vienen las imágenes de los felices comensales después de haberse excedido.

Pero los palestinos no deberían celebrar Acción de Gracias. Nuestro pueblo puede relacionarse con el genocidio cometido contra los nativos americanos que, al igual que los palestinos, anhelaban su tierra hasta que se la robaron. Ningún grupo conocía mejor la tierra fértil de América que sus indígenas, que enseñaron a los colonos blancos europeos a cosecharla con éxito. Estos colonialistas, a su vez, esclavizaron a los nativos, y posteriormente trajeron esclavos negros de África Occidental para seguir "desarrollando" la tierra y el país. Este proceso es bastante similar al que se dio cuando los refugiados judíos (al principio) llegaron a la Palestina árabe desde Europa y los palestinos indígenas les enseñaron a cultivar la tierra en el Mediterráneo (algo a lo que los judíos europeos no estaban acostumbrados). Los palestinos acogieron con entusiasmo a los refugiados judíos y les ayudaron a establecerse, hasta que los palestinos fueron finalmente traicionados por el Movimiento Sionista. Esto dio lugar a un genocidio, con muchas familias palestinas asesinadas, y condujo a la expulsión de los palestinos de sus hogares (y para muchos a la migración forzada de la región), y finalmente a la confiscación de las tierras palestinas que todavía se produce hoy en día. Todo este proceso en Palestina es una colonización sistemática como lo fue para los nativos americanos.

América no era un mundo "nuevo" cuando fue descubierta por los europeos, sino que albergaba a más de 15 millones de personas con más de 600 tribus (las cifras varían) que llevaban miles de años viviendo allí, del mismo modo que Palestina no era "una tierra sin pueblo".

Los palestinos han residido en Palestina desde la Edad de Bronce. Y durante casi medio milenio, desde el año 630 hasta la invasión de Palestina por los cruzados, existió la administración oficial árabe islámica de Jund Filistine dentro de la región geográfica más amplia de Al-Sham. Antes de la migración judía a Palestina, la región poseía una amplia y próspera economía agrícola, florecientes escuelas y teatros, carreteras, ferrocarriles y sofisticados sistemas de alcantarillado. Todavía hoy se pueden ver restos de todo ello en los edificios y las tapas de alcantarilla que dicen "Palestina" en las ciudades antiguas. No hace falta mirar muy lejos para entender y ver los numerosos ejemplos de la historia moderna de Palestina en la región que han sido documentados por los ocupantes.

LEER: Declarar un Estado palestino independiente significaba aceptar pérdidas para los palestinos

Desde la colonización de Palestina, los judíos sionistas han insistido en que Dios es un agente inmobiliario omnipotente al afirmar que la tierra de Palestina es suya simplemente porque son "el pueblo elegido". Los colonos europeos blancos hicieron afirmaciones similares en América cuando adoptaron una línea de Salmos 2:8: "Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y los confines de la tierra como posesión".

El Día de Acción de Gracias debería ser un Día de Luto para los nativos americanos, no uno de conquista europea. Es uno de protesta contra la llegada de los colonos europeos y los siglos de opresión. Los primeros líderes de EE.UU. encabezaron la celebración de la fiesta de la misma manera que Israel celebra su Día de la Independencia en el día de la Nakba (La Catástrofe). Si los palestinos esperan que otros recuerden su sufrimiento en la Nakba, deben recordar el sufrimiento de otros que han corrido la misma suerte.

Este 25 de noviembre, como en cada Acción de Gracias, mi mesa estará vacía y me tomaré el tiempo para recordar a las personas cuyas vidas fueron aniquiladas por el colonialismo y rezar por justicia para todos.

LEER: Independencia del Estado de Palestina

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines