Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Llevarán a Libia las elecciones al caos o a la calma?

El jefe militar del este de Libia, Khalifa Haftar, durante un discurso en la sede local de la Alta Comisión Electoral Nacional en la ciudad oriental de Bengasi el 16 de noviembre de 2021. [ABDULLAH DOMA/AFP vía Getty Images]

Líderes y diplomáticos internacionales se reunieron el viernes en París, discutieron la situación en Libia y decidieron que el país norteafricano, rico en petróleo, debe atenerse al plan de la ONU de celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias el próximo mes. "Subrayamos la importancia de que todas las partes interesadas de Libia se movilicen con determinación en favor de la organización de unas elecciones presidenciales y legislativas libres, justas, inclusivas y creíbles el 24 de diciembre", confirmó el comunicado oficial emitido tras la reunión.

Las potencias rivales en Libia -el gobierno respaldado por la ONU y las fuerzas dirigidas por el mariscal de campo renegado Khalifa Haftar, respaldado por Francia, Egipto y los EAU, entre otros- acordaron un alto el fuego en octubre del año pasado. El acuerdo incluía la fecha de las elecciones.

El alto el fuego puso fin a una década de violencia que estalló tras el levantamiento popular que derrocó a Muamar Gadafi en 2011. Las potencias internacionales, entre ellas Francia y Rusia, se implicaron en el caos, bien a través de sus propias fuerzas y mercenarios que luchaban junto a Haftar, bien enviándole armas y material militar.

En un mensaje de vídeo dirigido a la Conferencia de París, el Secretario General de la ONU, António Guterres, dijo: "Libia está hoy más cerca de lo que ha estado en muchos años de resolver su crisis interna y romper el ciclo de transiciones políticas. No podemos perder esta oportunidad". Reiteró que las elecciones son el "siguiente paso esencial en el camino hacia la paz y la estabilidad, que tiene que construirse sobre una base sólida de marcos inclusivos y creíbles que puedan garantizar su éxito".

Existe un aparente deseo a nivel local, regional e internacional de completar el periodo de transición en el país devastado por la guerra. Sin embargo, el calendario y la controversia sobre los candidatos pueden sumir al país en el caos y el conflicto armado una vez más.

Durante su intervención ante la Asamblea General de la ONU, el presidente del Consejo de la Presidencia del Gobierno de Unidad Nacional de Libia, Mohamed Younis Menfi, declaró: "Libia se encuentra en una coyuntura crítica, de hecho, un momento decisivo... O tenemos éxito en nuestra transición democrática a través de elecciones libres, justas y transparentes, cuyos resultados sean aceptables para todos... o fracasamos y recaemos en la división y el conflicto armado".

Conferencia de París sobre Libia: esquivar las preguntas difíciles e ignorar las fáciles

Uno de los obstáculos que podría llevar al caos es la insistencia en que las fuerzas extranjeras abandonen el país, que era una condición del acuerdo de alto el fuego. Según el presidente francés, Emmanuel Macron, el nuevo compromiso de las fuerzas de Haftar en el este de retirar a 300 mercenarios extranjeros del país "debe" ir seguido de la retirada de Turquía y Rusia de "sus mercenarios".

El Grupo Wagner de Rusia tiene mercenarios en Libia, aunque se niega que estén allí bajo el control de Moscú. Están en Libia para apoyar a Haftar, y entraron en el país ilegalmente y violando el derecho internacional. Las tropas turcas, sin embargo, están en Libia por invitación del gobierno reconocido internacionalmente. Equiparar a ambos, como parece hacer Macron, es injusto. "El plan de retirada de los mercenarios debe aplicarse. Rusia y Turquía deben retirar a sus mercenarios sin demora", dijo Macron tras la conferencia de París. Turquía replicó que "Francia no tiene derecho" a hacer ese llamamiento.

De hecho, Turquía sospechaba que había una agenda oculta para la conferencia de París, por lo que envió una delegación de menor nivel. Rusia también sabía que su presencia en Libia estaba en el punto de mira, por lo que también envió un enviado de menor nivel a París.

Francia forma parte de una movilización internacional contra Turquía. Macron sabe muy bien que la presencia turca en Libia no viola el derecho internacional, pero aun así dijo que "las personas o entidades, dentro o fuera de Libia, que puedan intentar obstruir, socavar, manipular o falsificar el proceso electoral y la transición política" podrían enfrentarse a sanciones.

Los franceses no son los únicos que quieren hacerse con una parte de la riqueza petrolífera de la Libia posterior a Gadafi. Por eso, las potencias mundiales quieren instalar en el país a un dictador dócil que puedan controlar, como han hecho en otros países. A esa persona le importará poco el pueblo de Libia.

El hijo de Gadafi se presenta a las elecciones presidenciales - Caricatura [Sabaaneh/Middle East Monitor]

Hay dos posibles candidatos para este papel: Haftar -que tiene doble nacionalidad libia y estadounidense- y Saif Al-Islam Gaddafi, el hijo del difunto dictador. Ambos pueden servir a los intereses de las potencias externas a costa de la sangre y la riqueza de los libios.

Por eso, quienes se reunieron en París la semana pasada insistieron en el término "inclusivo" al hablar de las elecciones libias. Insisten en que no debe haber veto contra nadie, independientemente de quién sea y de lo que haya hecho.

Haftar no es popular en Libia debido a su hostilidad hacia los gobiernos legítimos y al hecho de que tiene sangre libia en sus manos. Lo mismo ocurre con Saif Al-Islam Gadafi, que participó activamente en el régimen opresor de su padre. Sus índices de popularidad están cayendo aún más dados sus renovados vínculos con el régimen de ocupación israelí.

Al Jazeera dijo de Gadafi: "Sigue siendo una especie de cifra para muchos libios, ya que ha pasado la última década fuera de la vista del público desde su captura en 2011 por combatientes de la región montañosa de Zintan... Para complicar sus ambiciones presidenciales, Gadafi fue juzgado en ausencia en 2015 por un tribunal de Trípoli en el que compareció por videoconferencia desde Zintan. Fue condenado a muerte por crímenes de guerra, incluida la matanza de manifestantes... pero posteriormente fue indultado".

A pesar de ello, y de estar buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra, Gadafi, licenciado en la London School of Economics, sigue siendo visto como un amigo por Occidente.

Además, Al Jazeera señaló: "Respaldado por Rusia, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, Haftar, un antiguo activo de la CIA, es una figura controvertida, despreciada por muchos en el oeste de Libia por la devastadora ofensiva de Trípoli del año pasado. También se le ha acusado de querer establecer una dictadura militar en el país. Su decisión de presentarse [como candidato presidencial] enfurecerá a muchos en la capital y en las regiones occidentales, que afirman que ninguna votación en las zonas en las que se encuentra puede ser justa y que le acusan de crímenes de guerra durante el asalto, algo que él niega".

Según el acuerdo de reconciliación respaldado por la ONU, la principal tarea del gobierno interino de Abdul Hamid Dbeibeh es preparar a Libia para las elecciones presidenciales y parlamentarias. Dbeibeh ha expresado en varias ocasiones su preocupación por que el país no esté preparado para las elecciones del 24 de diciembre y ha propuesto retrasarlas. No es el único que piensa así; muchos grupos populares y revolucionarios y funcionarios de Libia dicen lo mismo. Los consejos locales de todo el país se muestran firmes en que no se debe permitir que los "criminales de guerra" se presenten como candidatos.

LEER: El fiscal de Libia pide que se detenga la candidatura de Haftar y el hijo de Gadafi

Sin embargo, parece que las potencias mundiales están dispuestas a interferir en el proceso electoral. De ahí su insistencia en que sigan adelante en el plazo previsto. Esto va a ser problemático.

"El peligro radica en eludir el referéndum sobre el proyecto de constitución con las numerosas excusas que se han dado. El peligro fatal es que se celebren elecciones presidenciales sin que el pueblo apruebe la constitución", reflexionó un miembro del Alto Consejo de Estado en Libia, Abdurrahman Shater. Cree que el país necesita más tiempo para finalizar el proceso electoral y la ley porque "hay un complot internacional para la instalación de un nuevo dictador".

February TV informó de que el jefe de la Comisión de Defensa y Seguridad Nacional del Parlamento libio, Kamal Al-Jamal, dijo que "rechazamos todo lo que permita a la gente que quiere enfrentarse a la justicia presentarse a las elecciones".

Muchos en Libia creen que los resultados de las elecciones no se respetarán si siguen adelante en ausencia de la Constitución y en medio de las continuas divisiones en el país. Una verdadera reconciliación que acabe por completo con el caos, la violencia, las divisiones y los conflictos en el país debería basarse en unas elecciones que necesitan una constitución y leyes claras para ser libres, justas y transparentes.

"Todos sabemos que el camino hacia la reconciliación es largo y arduo, y para llegar al final es necesario aplicar la justicia transicional, la verdad, la apertura, el reconocimiento de los errores del pasado, la reparación y la identificación de los desaparecidos", concluyó Mohamed Younis Menfi. "Sólo con estos pasos podremos avanzar hacia una auténtica reconciliación nacional exitosa".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaLibiaOrganizaciones InternacionalesRegiónSmall SlidesUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines