Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las Fuerzas de Autodefensa liberaron a antiguos combatientes del Daesh a cambio de dinero, según una investigación

Un mural con el logotipo de Daesh el 1 de marzo de 2017 [AHMAD AL-RUBAYE/AFP/Getty Images].

Las milicias lideradas por los kurdos en el noreste de Siria habrían liberado a antiguos combatientes del grupo terrorista Daesh a cambio de grandes sumas de dinero, en un proceso de "reconciliación" revelado por el diario The Guardian.

A lo largo de dos años, tras la derrota militar y territorial de Daesh en la ciudad siria de Baghuz en marzo de 2019, los combatientes rendidos y capturados fueron encarcelados, mientras que sus esposas e hijos fueron colocados en campos de detención como el de Al-Hol y el de Roj en el noreste.

Sin embargo, basándose en los relatos de dos de los excombatientes y de una fuente anónima de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), el periódico informó de que las FDS están permitiendo ahora que los prisioneros compren su liberación y la de sus familias.

Según los dos ex combatientes con los que habló el periódico -Abu Jafar y Abu Muhamad, que fueron capturados tras la derrota del grupo-, firmaron declaraciones en las que prometían que no volverían a unirse a ningún grupo armado y que abandonarían los territorios controlados por las FDS con sus familias.

A continuación, viajaron a la provincia noroccidental de Idlib, controlada por la milicia opositora Hayat Tahrir Al-Sham (HTS), desde donde se dirigieron a la vecina Turquía.

Uno de los hombres, Abu Jafar, dijo que durante unos dos años después de su captura "estuvimos esperando que un tribunal o algo así aclarara nuestros destinos. Después de un tiempo, supimos que teníamos que encontrar nuestra propia manera de salir de ese lugar". Pagó su salida con una multa de 8.000 dólares, y con otros 22.000 dólares a varios funcionarios de las Fuerzas de Autodefensa, utilizando el dinero que los miembros ricos de la familia vendieron para conseguir propiedades.

A pesar de que era un oficial de seguridad en el bastión del Daesh de Raqqa que servía en una de sus ramas infames por castigar y ejecutar a los locales, afirmó que él mismo nunca hizo daño a nadie. También afirmó que no podía abandonar fácilmente el grupo, ya que "irse no es algo que puedas controlar. En el momento en que te vas, te consideran kafir [infiel] y tienes que morir".

LEER: Un miembro de la familia Assad admite el uso de barriles bomba para "limpiar la tierra de insectos"

El otro excombatiente, Abu Muhammad, fue detenido en Baghuz después de sobrevivir en el frente durante cinco años, en los que lideró una unidad del Daesh en la batalla para tomar la ciudad fronteriza de Kobane en 2014.

Dijo al periódico que "el proceso de liberación no fue fácil, pero después de contactar con muchos líderes de las SDF mi familia pudo sacarme de la cárcel después de pagar 14.000 dólares en sobornos, además de los 8.000 dólares oficiales al departamento de finanzas públicas de las SDF."

Detalló las torturas que las FDS llevaron a cabo dentro de su sistema penitenciario, algo que la milicia ha negado durante mucho tiempo, diciendo que "los guardias de las FDS solían colgarnos en el techo de las salas de investigación para torturarnos, y nos dejaban hambrientos y sedientos".

Abu Muhammad admitió que "hacían lo mismo que nosotros hacíamos a las personas que deteníamos cuando estábamos al mando como líderes del Daesh. Ahora lo lamento mucho, pero no puedo describirme como una víctima después de todo lo que hice".

Ese elemento de arrepentimiento es, al parecer, común entre los antiguos combatientes que consiguen salir de las cárceles, ya que muchos de ellos habrían luchado, no por ideología, sino por dinero, influencia o debido a la coacción. En cuanto a Abu Jafar y Abu Muhammad, uno de ellos dijo que nunca creyó en la ideología extremista de Daesh, mientras que el otro dijo que, aunque se unió por motivos religiosos, no sabía que el grupo se volvería tan violento.

Cuando se le presentaron los informes de The Guardian y una copia de las declaraciones de liberación -proporcionada por una fuente de la milicia dirigida por los kurdos-, las Fuerzas de Autodefensa negaron haber liberado a ningún ex combatiente por dinero.

Farhad Shami, uno de sus portavoces, dijo que las Fuerzas de Autodefensa habían liberado anteriormente a prisioneros mediante un proceso de reconciliación y acuerdos con las tribus a las que pertenecían, a cambio de la promesa de no volver a unirse al grupo. Añadió, sin embargo, que "sus manos no estaban manchadas de sangre de civiles inocentes y [ellos] no cometieron ningún crimen. Eran empleados en oficinas dirigidas por Daesh o fueron obligados a unirse".

The Guardian afirma que, a pesar del desmentido de las FDS, los dos ex combatientes confirmaron que la declaración que se les mostró era la misma que ellos firmaron.

Categorías
NoticiasOriente MedioSiriaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines