Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los islamistas árabes y su ambigüedad ante los acontecimientos en Sudán

La diáspora sudanesa radicada en el Reino Unido protesta contra el gobierno militar en Sudán, en Whitehall, cerca de Downing street el 30 de octubre de 2021 en Londres, Inglaterra. [Guy Smallman/Getty Images]

La mayoría de los partidarios de los movimientos islámicos tendían a tener una posición clara de la revolución sudanesa de diciembre de 2018 que depuso al ex presidente sudanés Omar Al-Bashir y su régimen. Apoyaron la revolución, a pesar de que Bashir provenía de un entorno de islamismo político a la cabeza de un partido islamista. Esta conclusión se basa en pruebas anecdóticas más que empíricas, y es lógica hasta cierto punto, a pesar de la ausencia de estudios formales.

Para analizar la posición de los islamistas respecto a Sudán, especialmente los más jóvenes, es necesario comprender el cambio que se ha producido en el Islam político en las últimas décadas. Muchos islamistas, especialmente los más jóvenes, creían en la transición pacífica del poder a través de elecciones democráticas, pero otros no tienen fe en la democracia, especialmente después del golpe de Estado de 2013 en Egipto contra el primer presidente islamista elegido; el Dr. Mohamed Morsi fue encarcelado, y murió en los tribunales.

El apoyo a la revolución sudanesa surgió de la creencia de los islamistas en la libertad, la elección y los procesos democráticos. Aquellos que se sintieron traicionados por la democracia tras el golpe de Estado egipcio eran, sin embargo, entusiastas del gobierno civil en lugar del militar, tras haber pagado un precio masivo como resultado de este último en la Primavera Árabe.

Cuando la revolución en Sudán logró derrocar a Bashir después de que el ejército lo abandonara, los islamistas árabes se escandalizaron por la vía transitoria elegida, entre otras cosas porque la dirección de la transición en Jartum no adoptó posiciones claras ni se puso del lado de otras revoluciones populares árabes. Por el contrario, se puso del lado, incluso parcialmente, de los contrarrevolucionarios de Egipto, Arabia Saudí y los EAU.

Los miembros civiles del Consejo Soberano de Transición de Sudán han excluido a los islamistas y se han centrado en tomar medidas relacionadas con la identidad nacional. De ahí que se haya responsabilizado a todo el movimiento islamista de los excesos del régimen de Bashir, y se hayan cerrado instituciones benéficas y académicas dirigidas por los islamistas, además de otras medidas. El Comité de Eliminación del Poder en Sudán desempeñó un papel importante en el proceso de exclusión y se utilizó, según sus críticos, como herramienta para castigar a todos los islamistas.

LEER: Israel se ha convertido en la pasarela hacia el poder en el mundo árabe

Los defensores de estas medidas dicen que el movimiento islámico era el régimen y que se asemeja al Partido Nacional en Egipto. Esta analogía es incorrecta, porque el movimiento islámico es un amplio espectro con muchas diferencias entre sus componentes, las más importantes de las cuales son las que existen entre los partidos Congreso Nacional y Congreso Popular. Además, los islamistas son un movimiento popular con orígenes en la base, mientras que el Partido Nacional en Egipto no tenía ninguna base popular, ni ningún otro papel que el de representar al régimen y sus políticas, y beneficiarse de ello.

Los miembros civiles del Consejo de Transición adoptaron la idea de posponer las elecciones y prolongar el periodo de transición. Estaba claro que el objetivo era preparar las bases políticas, legales y de procedimiento para la victoria de los movimientos de izquierda y nacionalistas, y evitar que los islamistas tuvieran un papel político en el futuro.

El Consejo Soberano de Sudán adoptó políticas impopulares, la más importante de las cuales es la normalización con Israel. Aunque los iniciadores de la normalización fueron militares, los civiles no se opusieron al proceso, aparte de las tímidas objeciones del Partido Socialista Ba'ath, que finalmente optó por permanecer en el gobierno cuando el primer ministro (ahora destituido) Abdalla Hamdok les dio un ultimátum para que pusieran fin a sus objeciones o abandonaran el gobierno.

Cuando el general Abdel Fattah Al-Burhan dirigió el golpe contra los miembros civiles del Consejo de Transición, muchos islamistas árabes se enfrentaron a un dilema sobre cuál debía ser su posición. La mayoría está en contra de los golpes de Estado de cualquier tipo, ya que fueron las víctimas durante la Primavera Árabe. En este caso, los militares sudaneses junto con los miembros civiles del consejo han estado en contra de los islamistas. Sin embargo, los civiles efectivamente derrocados por el golpe de Burhan son los oponentes tradicionales de los islamistas, procedentes de los campos de la izquierda y el nacionalismo, y se les acusa de ser antidemocráticos en su deseo de posponer las elecciones por un período indefinido y excluir a los partidos islamistas. La afiliación de los grupos civiles a los estados contrarrevolucionarios también es un problema, al igual que su acuerdo para normalizar los vínculos con Israel.

Los militares de Sudán toman el poder y detienen al primer ministro, Abdalla Hamdok - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Además, los estados contrarrevolucionarios se enfrentan a un dilema similar, aunque en sentido contrario. Al final, apoyarán el golpe, aunque no abiertamente, porque sus intereses residen en la dictadura, independientemente de la ideología de los oficiales del ejército. Son hostiles a cualquier sistema que acepte el derecho del pueblo a elegir a sus gobernantes, porque saben que esto amenazará sus propias posiciones en casa. Los islamistas no deben ponerse del lado de los contrarrevolucionarios hostiles, ya que son los candidatos más fuertes para oponerse a los viejos regímenes en caso de que se produzcan nuevos levantamientos en el mundo árabe.

No hay que temer por la región en cuanto a su identidad islámica y árabe, con el debido respeto y aprecio a otros grupos religiosos, especialmente los cristianos y los pueblos no árabes, como los bereberes y los kurdos. Varios estudios publicados en los últimos años indican que el principal componente de la identidad regional es la religión, a pesar de los reveses sufridos por el movimiento islámico. De ahí que éste deba centrarse en otros aspectos no relacionados con la identidad y la religiosidad, porque cualquier intento de socavar esta identidad fracasará.

Curiosamente, en los periódicos israelíes se ha informado sobre el papel del Estado ocupante en el golpe de Burhan. Está quedando claro que el general Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como Hemedti, maneja muchos hilos en el ejército sudanés y se apoya mucho en empresas sionistas que trabajan para mejorar su reputación en Washington. Los islamistas deben oponerse a los patrocinadores de la normalización con la ocupación, aunque no estén de acuerdo con los miembros civiles y se escandalicen por sus prácticas excluyentes.

LEER: ¿Qué hace falta para que se condenen las tomas de poder en el mundo árabe?

La competencia política entre los islamistas y otros grupos civiles puede, por supuesto, cambiar la situación en el futuro, pero con el ejército, que monopoliza el poder y el control, no se puede competir en igualdad de condiciones. Los islamistas deberían aprender de la experiencia egipcia. Los movimientos civiles que apoyaron el golpe de Estado contra los Hermanos Musulmanes corren ahora la misma suerte, porque los ejércitos golpistas no quieren socios civiles más que cuando les conviene. Abandonan a todos cuando la lucha se resuelve a su favor.

Por último, con el aumento del número de bajas entre los manifestantes antigolpistas, la única posición moral posible sería ponerse de su lado para exigir el derecho a elegir ante la brutal respuesta del ejército. Cualquier reserva sobre los miembros civiles del Consejo de Transición y el proceso de transición debe dejarse a un lado hasta que se revierta el golpe.

Queda por decir que los partidos de izquierda y nacionalistas que formaron parte de la vía de la transición también deben moverse positivamente y adoptar posiciones que tranquilicen a los islamistas. En lugar de dar una oportunidad para que el golpe atraiga todo este apoyo para ser utilizado contra otros civiles, la situación actual está madura para la creación de un movimiento civil que trascienda la ideología y ponga fin a la exclusión, alzándose como uno solo contra el control militar de Sudán.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 15 de noviembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines